Michelle Bachelet denuncia "presiones" por el informe sobre los uigures en China

·4  min de lectura
REUTERS - PIERRE ALBOUY

Mientras se acerca el final de su mandato de cuatro años al frente de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OHCHR), Michelle Bachelet aseguró este jueves 25 de agosto que el informe detallado y largamente esperado sobre la situación de la minoría uigur en China, será publicado, a pesar de las "enormes presiones" que recibe desde varias partes.

El informe de la OHCHR sobre el trato que China reserva a la comunidad uigur lleva tres años de preparación. Pero su publicación, prometida desde hace meses, sigue pendiente por razones que se desconocen.

La falta de compromisos firmes por parte de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en una conferencia de prensa llevada a cabo este jueves 25 de agosto, ha alimentado las críticas de las ONG que defienden los derechos humanos.

Preguntada por los retrasos en la publicación del informe, la Alta Comisionada, de 70 años, explicó que necesitaba más tiempo para integrar las observaciones que hizo durante su visita a la República Popular de China en mayo pasado, pero también para examinar los comentarios que Beijing hizo sobre el informe.

Aunque el procedimiento permite a la oficina de Bachelet presentar un informe inédito para que lo revise el país interesado por el mismo, muchos temen que esto permita a China moldear el contenido a su antojo.

"Nuestra preocupación es que, cuanto más tiempo se espera antes de publicar el informe, más probable será que se encubra", dijo Renee Xia, directora de la Red de Defensores de los Derechos Humanos de China.

Una "enorme presión" ante la que Bachelet insiste en que no cederá

Bachelet trató de mostrarse tranquilizadora, afirmando que trataría de hacer lo que "prometió": publicar el informe antes de que termine su mandato el 31 de agosto. Sin embargo, no confirmó del todo que esta promesa se hará realidad.

Y las organizaciones de derechos humanos se están impacientando. Sophie Richardson, directora de Human Rights Watch para China, dijo que la postura de Bachelet era "lamentablemente inadecuada", dado el supuesto trato de China a los uigures. Por su parte, Michele Taylor, embajadora de derechos humanos de Estados Unidos en Ginebra, pidió que se publicara el informe, afirmando que "el mundo merece un relato independiente y honesto" de la situación.

El mes pasado, la agencia de noticias Reuters informó de que China había pedido a Bachelet que enterrara el informe en una carta cuya autenticidad habría sido confirmada por diplomáticos. La expresidenta chilena, que soportó el régimen carcelario y las torturas del general Pinochet en la década de 1970, confirmó este jueves que había recibido la carta rubricada además por unos otros 40 Estados, pero aseguró que su oficina no cedería a esas presiones.

La alta comisionada dijo que a la vez había tenido "una enorme cantidad de reuniones" con representantes de países que le pedían publicar lo antes posible el informe.

"He estado bajo una enorme presión para publicar o no publicar [el documento] pero no serán esas presiones las que harán que lo publiquemos o no", sentenció.

El caso de los uigures y de las supuestas violaciones de sus derechos por parte de China han desacreditado los últimos meses de Bachelet en el cargo. Desde hace semanas, la Alta Comisionada es objeto de críticas, especialmente por parte de las organizaciones de derechos humanos, que la acusan de adoptar una postura demasiado laxa con respecto a China, sobre todo, desde su polémica visita a ese país el pasado mes de mayo.

En aquel momento, muchos observadores, activistas y defensores de la causa uigur arremetieron contra Bachelet.

La Alta Comisionada había visitado una prisión y un antiguo campo de internamiento para uigures en la Región Autónoma de Xinjiang (una de las cinco regiones autónomas de China y hogar de 12 millones de miembros de la minoría musulmana uigur), pero se limitó a recordar a China que "debe cumplir sus obligaciones de acuerdo con las leyes de protección de los derechos humanos".

Al frente de la agencia de la ONU desde septiembre de 2018, la alta comisionada termina su mandato a finales de este mes. Bachelet no se presentará a la reelección en septiembre. De hecho, ningún titular ha cumplido un segundo mandato desde que se creó el cargo en 1993, y la única que ha prorrogado su mandato fue la sudafricana Navi Pillay, que lo hizo en 2012 por sólo dos años tras una petición específica de la Asamblea General de la ONU.

China niega todas las acusaciones sobre el trato a los uigures

Los países occidentales acusan a Beijing de encerrar masivamente a los uigures, una comunidad de mayoría musulmana y de habla turca del oeste de China, en grandes campos de trabajo.

Según grupos de defensa y la diáspora uigur, más de un millón de musulmanes han sido detenidos en Xinjiang desde 2017, hacinados en campos de "reeducación" construidos para los sospechosos, a menudo arbitrariamente, de radicalización islámica.

El Gobierno chino niega estas acusaciones y asegura que las cárceles secretas son simples centros de formación profesional.

EFE, Reuters