Michelle Bachelet defiende su polémica visita a China

·1  min de lectura

La Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU Michelle Bachelet defendió el sábado su polémica visita a China, e instó a las autoridades a evitar medidas "arbitrarias e indiscriminadas" en Xinjiang, una región en la que Pekín está acusada de abusos generalizados.

El viaje de Bachelet, previsto desde hace tiempo, la llevó a dicha región del extremo occidental, donde se acusa a China de haber detenido a más de un millón de uigures y otras minorías musulmanas, así como de esterilizaciones forzadas. Estados Unidos califica las acciones de China en Xinjiang de "genocidio" y "crímenes contra la humanidad", acusaciones que Pekín niega con vehemencia, pues afirma que sus medidas de seguridad son una respuesta necesaria al extremismo.

Washington expresó el sábado su preocupación por los "esfuerzos de China para restringir y manipular" la visita de Bachelet a Xinjiang, según un comunicado. El secretario de Estado, Antony Blinken, dijo en el comunicado que esas condiciones "no permiten una evaluación completa e independiente de la situación de los derechos humanos en la República Popular China, incluido Xinjiang". Bachelet insistió el sábado en que su visita "no es una investigación".

La gira fue duramente criticada por grupos de derechos humanos y de uigures en el extranjero. Luego de una reunión por video que Bachelet mantuvo con el presidente Xi Jinping, los medios de prensa estatales sugirieron que apoyaba la visión china sobre los derechos humanos. Pero su oficina aclaró posteriormente que sus comentarios no contenían un respaldo directo al historial chino sobre derechos humanos.

- Acceso sin supervisión -


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.