Michelle Bachelet acusa a China de cometer graves violaciones a los derechos humanos en la región de Xinjiang

·3  min de lectura
Manifestación en el exterior de la Casa Blanca contra China por el trato inhumano a los uigures, en 2020 (Archivo)
Manifestación en el exterior de la Casa Blanca contra China por el trato inhumano a los uigures, en 2020 (Archivo)

GINEBRA.- La comisionada saliente de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, declaró este miércoles en un esperado informe que China ha cometido “graves violaciones de los derechos humanos” contra los musulmanes uigures de la provincia de Xinjiang, y que pueden constituir crímenes contra la humanidad.

El informe condenatorio de Bachelet se publicó cuando solo faltaban 11 minutos para que finalizara su mandato. La publicación se retrasó por la entrega en el último momento de una respuesta oficial china que contenía nombres y fotos de personas que la oficina de la comisaria de la ONU tuvo que tachar por motivos de privacidad y seguridad.

Ancianos de la minoría uigur
Miembros de la perseguida etnia uigur en China

“El alcance de la detención arbitraria y discriminatoria de miembros de los uigures y de otros grupos predominantemente musulmanes, de acuerdo con la ley y la política, en el contexto de las restricciones y la privación más general de los derechos fundamentales de los que se disfruta individual y colectivamente, puede constituir crímenes internacionales, en particular crímenes contra la humanidad”, señala el informe.

Protestas internacionales

Estados Unidos y otros países han afirmado que el encarcelamiento masivo de uigures y otros musulmanes en Xinjiang, la destrucción de mezquitas y comunidades y el aborto y la esterilización forzados para reducir la población equivalen a un genocidio. Sin embargo, el informe de la ONU no hablaba de genocidio.

La alta comisionada de las Naciones Unidas, cuyo mandato de cuatro años llegó así a su fin, había enfrentado críticas por ser demasiado blanda con China durante una visita en mayo, tras la cual decidió no presentarse a un segundo mandato.

Michelle Bachelet, durante una conferencia de prensa en Ginebra (Archivo)
Michelle Bachelet, durante una conferencia de prensa en Ginebra (Archivo) - Créditos: @Jean Marc Ferré

El embajador de China ante la ONU había declarado horas antes que Pekín estaba “totalmente opuesta” a la difusión del esperado reporte sobre la situación en Xinjiang.

El embajador Zhang Jun declaró que China le había dicho repetidamente a Bachelet que Pekín no quería que se publicar el reporte y repitió una serie de denuncias de que, si el documento salía, sería por presiones diplomáticas de Occidente.

“Es un desafío sin precedentes a las mentiras de Pekín y al horrible trato a los uigures”, dijo Sophie Richardson, directora de Human Rights Watch en China. “Los hallazgos condenatorios de la alta comisionada explican por qué el gobierno chino luchó con uñas y dientes para evitar la publicación de su informe de Xinjiang, que deja al descubierto los abusos de los derechos humanos por parte de China”.

Los críticos dicen que su enfoque en gran medida le hizo el juego a Pekín.

“Al publicar este informe crucial con solo unos minutos restantes de su mandato, solo ha hecho lo mínimo”, dijo Sarah M. Brooks, directora de programas del Servicio Internacional para los Derechos Humanos. “Ahora debemos presionar para que su oficina, su sucesor y los Estados garanticen que los sobrevivientes obtengan respuestas y que los perpetradores enfrenten responsabilidades”.

Agencias AFP y Reuters