¿Van a operar a Schumacher con células madre? La historia sin pruebas que se está haciendo viral

Michael Schumacher en 2009, en su época en Ferrari. Foto: Mark Thompson/Getty Images.

Michael Schumacher es una de las grandes leyendas del automovilismo; por ahora nadie ha conseguido igualar los siete campeonatos mundiales de Fórmula 1 que ganó a lo largo de su carrera durante los años ‘90 y la primera década del siglo actual. Tras su retirada, sin embargo, toda la actualidad que protagoniza está relacionada con un hecho lamentable: el accidente que sufrió en diciembre de 2013 mientras esquiaba, que le causó lesiones cerebrales graves. El alcance concreto de los daños y su estado actual no se conoce con precisión, puesto que su familia siempre ha sido muy celosa de su intimidad y ha mantenido mucho secretismo.

Esto ha tenido como consecuencia que surjan cada cierto tiempo todo tipo de especulaciones sobre cómo se encuentra y sobre posibles tratamientos médicos, a cuál más revolucionario y extraño, que le permitieran recuperarse. Sin ir más lejos, la prensa deportiva hispanohablante acaba de hacerse eco masivamente de un nuevo sistema que, al parecer, le pretenden aplicar con la esperanza de causarle alguna mejoría. Se trataría de una intervención quirúrgica con células madre, con el objetivo de “regenerar el sistema nervioso central” del piloto alemán.

Los medios que lo cuentan (que son muchísimos) no escatiman detalles. Indican que el encargado de operar a Schumi será el doctor Philippe Menasché, un afamado cardiólogo francés que ya se había ocupado de él hace unos años. Incluso se atreven a decir que el deportista, de 51 años, sufre de atrofia muscular y osteoporosis, como consecuencia del tiempo que lleva postrado en la cama.

Todos los servicios de información que lo han repetido (sí, nosotros al principio también) se basan en una nota de la agencia EFE. Esta, a su vez, cita como fuente a una publicación italiana llamada “Contro Copertina”. Y es aquí donde comienzan los problemas y surgen las sospechas.

Dicha página existe de verdad, pero un primer vistazo no anima a considerarla un recurso informativo demasiado fiable. Para empezar, el nombre ya genera suspicacias: se puede traducir como “contraportada”, que, como sabrán los lectores familiarizados con la prensa en papel, suele ser el lugar utilizado para abordar temas “alternativos” con un punto de vista no diremos menos riguroso (siempre confiamos en la profesionalidad de los compañeros), pero sí normalmente un poco más desenfadado. Confirma esta sensación el hecho de que casi todos los textos que aparecen en cuanto se accede se refieren a personajes de la farándula transalpina, en su mayoría desconocidos fuera de sus fronteras.

Otros factores de desconfianza serían fácilmente detectables por un lector estándar, no digamos por un periodista especializado. El diseño gráfico, más propio de un blog que de un periódico serio, y el hecho de que casi todos los textos, independientemente de la sección, vayan firmados por los mismos dos o tres autores (uno de ellos se hace llamar “luca”, con minúscula y todo), refuerzan las dudas. Si quedaba alguna, se disipa en el aviso legal (“disclaimer”), que lo indica con claridad meridiana: “Contro Copertina no es una cabecera periodística, de hecho no está sujeta a actualizaciones periódicas, y por eso no se rige por la normativa de productos editoriales”.

Tenemos, entonces, que una de las agencias de noticias más prestigiosas del mundo ha sacado una información de tanta relevancia de un blog de lo más oscuro (un tanto venido a más, justo es reconocerlo: en Facebook supera los 35.000 seguidores). Y que innumerables otros medios se lo han tragado sin rechistar y sin hacer un mínimo ejercicio de revisión que, lo decimos por experiencia, no habría llevado más de diez minutos. Lo cual, no nos engañemos, ya de por sí es lo suficientemente grave como para que alguien asumiera responsabilidades.

Pero, por si fuera poco, resulta que la noticia como tal no existe. En la última semana Contro Copertina no ha publicado nada, ni auténtico ni falso, acerca de Michael Schumacher, y mucho menos de ningún método médico extraordinario. Revisando la sección de deportes de la página, lo último que aparece es del 8 de abril y se refiere a la muerte de Donato Sabia, un atleta que defendió al país en los Juegos Olímpicos de 1984 y 1988. Antes de eso, llevaban sin subir contenido nuevo desde Navidad.

Sí hay artículos sobre el piloto en el apartado Gossip e TV, el último de ellos del 31 de mayo, aludiendo a unas fotos que le sacó sin permiso un paparazzo y las puso a la venta por un millón de libras, tal como había dicho el Daily Mirror hace seis meses. Las posibles referencias a la atrofia muscular y la osteoporosis son también de enero, haciéndose eco de una entrevista que el doctor Nicola Acciarri (quien es neurocirujano pero no forma parte del equipo que trata a Schumacher) concedió a Motorsport, pero hablando siempre en condicional “porque nadie tiene pruebas de lo que se dice públicamente y, entre otras cosas, se informa muy poco”. De tratamientos con células madre, absolutamente nada.

Ignoramos de dónde se ha sacado EFE todo esto (en su web ya no aparece, aunque se puede seguir viendo en caché). Que lo mismo es verdad y todo, porque suena plausible: de hecho, el mismo doctor Menasché ya se hizo célebre hace años por trabajos en este sentido, aunque, según contó en 2019, indicó que con Schumacher no hacía ni “experimentos” ni “milagros” y que el ciclo de pruebas con células madre había acabado dos años antes. Lo único que sabemos con certeza es que la noticia que se ha contado en estos días está basada en supuestos que no coinciden con la realidad. Aunque puede que ese detalle sea secundario para muchos diarios en lengua española, que quién sabe cuántos clics han podido obtener gracias a titulares tan impactantes como, por qué no decirlo, sensacionalistas.

Más historias que te pueden interesar: