Michael J. Fox vive el año más difícil de su vida

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 31 (EL UNIVERSAL).- Si bien es cierto que en 1991 la vida del actor Michael J. Fox cambió para siempre, cuando fue diagnosticado con Parkinson a la edad de 30 años, este 2022 tampoco ha sido nada fácil para él, pues ha vivido momentos muy duros, tanto físicos como emocionalmente.

En entrevista para la revista People, el protagonista de la saga de "Volver al futuro" reveló que en estos últimos meses la enfermedad empeoró, lo que lo llevó a enfrentar nuevas complicaciones, entre las que destacan diferentes fracturas y operaciones.

"Me rompí la mejilla, la mano, luego el hombro. Me pusieron un hombro de reemplazo y me rompí el brazo derecho, luego el codo. Tengo 61 años y cada vez lo siento más", dijo.

Por si fuera poco, ha perdido en gran parte su capacidad de moverse; incluso relató que sufrió una fuerte infección en la mano que le provocó problemas de equilibrio y caídas cada vez más frecuentes, las cuales terminaron por mermar en su estado anímico: "Nunca he sido un tipo malhumorado, pero me ponía de mal humor. Trataba de cortarlo de raíz y les decía a mis cuidadores: 'Diga lo que diga, imagínense que por favor al principio y gracias al final'", agregó.

Pero el golpe más duro que tuvo que vivir fue la pérdida de su madre, quien falleció el pasado mes de septiembre a la edad de 92 años.

Sin embargo, Fox revela que no ha perdido la ilusión por vivir y espera poder se run ejemplo para aquellos que creen que las dificultades a veces son imposibles de vencer: "Ha sido un enorme esfuerzo, pero soy feliz. Lo digo porque espero que, a ciertos niveles, haya gente capaz de encontrar la felicidad pese a todo aquello por lo que estén pasando".

Ahora en lo que se ha enfocado es en continuar mejorando, tanto como su condición se lo permita y dejar una evidencia de que la actitud lo es todo: "Justo ahora se me está curando una de las últimas heridas y tengo el brazo bien. Ahora mi objetivo es no caerme. Uso todo tipo de herramientas: ya sea un andador, una silla de ruedas, un bastón o un tipo que me ponga un cinturón alrededor de la cintura para agarrarme".

Hace unas semanas el actor reapareció ante el público junto a Christopher Lloyd, el querido Doc, durante una convención en Nueva York y además de regalarle a los fans un momento inolvidable, también dejaron claro que su amistad trasciende cualquier cosa.