‘Lo que en Miami te toma 10 años, aquí lo logras en cuatro’. Esta ciudad se llena de cubanos

·9  min de lectura

Berta Polo pasó del calor de Manzanillo, una de las ciudades de la zona oriental de Cuba, a las seis o siete pulgadas de nieve que caen algunos días de invierno en Louisville, Kentucky. Y de ser vicerrectora de una institución pedagógica en su ciudad natal a limpiar oficinas y a tener varios trabajos para mantener a dos hijos pequeños.

“Me sentía la mujer más feliz del mundo”, recuerda Polo, que cuando llegó hace 26 años a Louisville era parte de una pequeña comunidad de cubanos que hoy alcanza alrededor de 35,000 en el estado.

“Siempre he tenido una actitud de gratitud”, señala Polo, que recuerda con cariño a esos primeros colegas que le enseñaron inglés cuando trabajaba limpiando y a los que le dieron la oportunidad de entrar al distrito escolar del condado de Jefferson, donde está Louisville, cuando solo había cuatro hispanos y ella tenía que aprenderse de memoria la lección del día siguiente para servir de intérprete a los estudiantes que no hablaban inglés.

En la actualidad, desde su posición de coordinadora del programa de ESL (Inglés como Segunda Lengua) de las escuelas públicas del condado de Jefferson, Polo ayuda a los inmigrantes a que la experiencia de dejar a sus hijos en la escuela sea más llevadera.

“Si el niño habla otro idioma que no sea inglés, pasa por mis manos”, dice Polo, que siempre recuerda esos primeros días cuando veía irse a sus hijos en el autobús escolar, con aprensión y sin poder hacerle preguntas al chófer, porque no hablaba inglés.

“Hoy todas las familias cubanas de Louisville tienen alguien que llegó por la frontera”, dice Polo.

Louisville está recibiendo un constante flujo de cubanos –la organización humanitaria Kentucky Refugee Ministries calcula más de 1,000 al mes– como parte del éxodo de más de 170,000 que han huido de la isla hacia Estados Unidos desde octubre, según datos federales.

También llegan cubanos que se habían establecido en otras ciudades de Estados Unidos, buscando oportunidades de trabajo y de vivienda asequible, especialmente desde Miami y Tampa donde el precio de los alquileres y de los bienes raíces se han tornado inalcanzables para muchas familias trabajadoras.

“Esta ciudad me ha sorprendido. Hay bastantes latinos y cubanos y mucho trabajo, prácticamente puedes hacer lo que tú quieras”, dijo a el Nuevo Herald Eddie González, un cubano de 44 años que se mudó de Des Moines, Iowa, a Louisville hace unos meses y encontró trabajo de bartender en uno de los hoteles más grandes de la ciudad.

Cansados de los altos precios de la vivienda, miamenses se van a otros estados buscando un respiro

“La gente está viniendo para acá. Yo ayudé a un muchacho que llevaba dos meses en Tampa y no encontraba ni casa ni trabajo”, precisa González.

Nuevo destino para los cubanos en Louisville

Kentucky, un estado sureño en el que Polo encuentra muchos valores que coinciden con los de los hispanos: protectores de la familia, trabajadores y emprendedores... hoy los cubanos pueden comerse un tamal en hojas, unas masas de puerco, unos platanitos fritos.

Al mismo tiempo pueden encontrar empleos que empiezan pagando $20 por hora, en los que en algunos casos el inglés no es imprescindible.

Y aunque el estado no va a dejar de ser conocido por el bourbon, también se pueden tomar un mojito y un café cubano.

Luis David Fuentes (der.), fundador de la publicación El Kentubano, que resalta los negocios y logros de los cubanos en Louisville, Kentucky, donde la población cubana ha crecido a más de 30,000, nutriéndose de cubanos de otros estados y los recién llegados por la frontera.
Luis David Fuentes (der.), fundador de la publicación El Kentubano, que resalta los negocios y logros de los cubanos en Louisville, Kentucky, donde la población cubana ha crecido a más de 30,000, nutriéndose de cubanos de otros estados y los recién llegados por la frontera.

Por su parte, Louisville es una ciudad en crecimiento, sede de dos plantas importantes de la Ford, de la fábrica más grande de electrodomésticos de General Electric, y el hub principal de UPS, por donde pasan casi todos los paquetes que se envían al mundo.

“Lo que en Miami te toma 10 años, aquí lo logras en cuatro: encontrar un trabajo más cómodo, comprar tu casa”, ejemplifica Luis David Fuentes, fundador de la publicación El Kentubano, que comenzó en el 2009 con 20 páginas y ya cuenta con 100 llenas de anuncios de pequeños negocios: barberías, oficinas de bienes raíces, abogados, clínicas y restaurantes.

“Le puse El Kentubano porque así le digo a mis hijos”, dice Fuentes, un ingeniero ambiental de 50 años que cuando llegó a Frankfort, la capital de Kentucky –donde vivía parte de su familia desde los años 1960– se encontró con una comunidad de más o menos 300 cubanos, entre los que estaba Polo.

La publicación ‘El Kentubano’ y la comunidad cubana de Kentucky organizan campeonatos de ping pong, juegos de dominó y eventos para los niños.
La publicación ‘El Kentubano’ y la comunidad cubana de Kentucky organizan campeonatos de ping pong, juegos de dominó y eventos para los niños.

“Me metí un año barriendo piso en la factoría, en el 2002 empecé a estudiar y en el 2006 logré hacerme ingeniero ambiental”, dice Fuentes, que trabajó 10 años en la oficina ambiental del estado hasta que el tabloide que comenzó como un hobby para informar a la comunidad se convirtió en su misión.

Comunidad cubana en Louisville, emprendedora y solidaria

Fuentes describe a la comunidad cubana como muy unida, dispuesta a apoyar los negocios de sus compatriotas, y también muy enfocada en ayudar a su familia en Cuba.

“La mayoría son del interior del país”, dice Fuentes, que es del Vedado. “No tienen conocimientos de marketing ni de inglés, pero, aparte de que llegan al país correcto, aquí encuentran un pueblo supernoble”, dice de los kentuckianos, que admiran el emprendimiento de los cubanos.

Allí, en medio de una tierra donde se disfruta el cambio de estaciones y en los días más fríos dan ganas de salir corriendo para tierras más cálidas, como confiesa Fuentes que le pasa a cada rato, los cubanos también pueden ver presentaciones de sus artistas, que vienen de Miami o de otras ciudades.

Hace unos meses Willy Chirino dio un concierto, y Alexis Valdés ofrecerá un show el 1 de octubre en el Kentucky Center de Louisville.

También abundan los restaurantes cubanos como Havana Rumba, propiedad de Marcos Lorenzo, que fue el pionero entre los restaurantes cubanos en la ciudad, y hoy tiene cuatro locaciones, dice Fuentes, o La Bodeguita de Mima, a la que llaman “el Rolls-Royce de los restaurantes cubanos”, y que visitan artistas de Hollywood.

En las páginas de El Kentubano se anuncian también Bodega Mi Sueño, que vende comida cubana para llevar como si fuera El Palacio de los Jugos o Sedano’s; un mercado cubano llamado La Cienfueguera, que tiene los helados Valentini, famosos por sabores como el dulce de leche y de frutas como mamey, guayaba y mango.

También se anuncian los supermercados Guanajuato, que venden productos mexicanos, una comunidad mucho más nutrida que la cubana, pero no la única de inmigrantes en Louisville, donde también hay bosnios y africanos, dice Sergio Estrada, bróker principal de la compañía de bienes raíces Americus Realty Group, que compra anuncios de casi una página en El Kentubano.

Alquileres y bienes raíces en Louisville

Estrada, graduado de ingeniería eléctrica en Cuba, se ganó la lotería de visas para venir a Estados Unidos en el 2002.

Como no tenía familia, la oficina de refugiados lo mandó directo a Louisville, donde comenzó a trabajar en mantenimiento de edificios. Luego sacó la licencia de administración de propiedades y más tarde la de bienes raíces residenciales.

“Mucha gente de Miami viene para comprar, o para rentar con la idea de comprar”, indica el bróker, que también recibió familiares que llegaron recientemente por la frontera.

En Louisville se puede comprar una casa de tres cuartos y dos baños empezando en los $180,000 y alquilar una similar entre $1,200 a $1,800, señala Estrada.

El precio promedio de las casas vendidas en junio en la zona metropolitana de Louisville fue de $270,000, $30,000 por encima del mismo mes del año anterior, según la Asociación de Realtors.

“El mercado de bienes raíces en Louisville está estable y hay un inventario mayor de propiedades”, dice Estrada, que tiene disponible para alquilar una casa con sótano y garaje para dos autos en $1,750.

Por su parte, González ha tenido una buena experiencia alquilando en Louisville. “Pago $750 por un apartamento en un séptimo piso, que tiene una vista bonita de la ciudad, y lavadora y secadora adentro”, dice, indicando que fue fácil que le hicieran un contrato de arrendamiento por un año.

Estrada, un enamorado de la calidad de vida en Kentucky, destaca las celebraciones del Kentucky Derby y la variedad de espacios al aire libre como la red de parques diseñada por Frederick Law Olmsted, el arquitecto paisajista que diseñó el Central Park en Nueva York.

“La gente se demora 20 minutos del trabajo a su casa y la vida no es tan rápida como en Miami”, señala, indicando que en “Louisville siempre se vive porque hay muchas fábricas y no se depende de los servicios”.

Compromiso de los cubanos con la comunidad

Uno de los sentimientos que predomina en la comunidad cubana de Louisville es el de gratitud, por el recibimiento que le han dado y las oportunidades de realizarse.

Sus miembros participan en organizaciones cívicas, enfatizan la importancia de ejercer el voto y comparten sus experiencias viviendo bajo el comunismo, como ha hecho en varias ocasiones Polo, que preside la Asociación Cubano Americana de Kentucky, una organización sin fines de lucro que planifica actividades para unir y ayudar a la comunidad hispana.

Busto de José Martí en Shively, un vecindario de Louisville, Kentucky, que el gobierno de Cuba regaló en 1955, en honor a residentes del estado sureño que participaron en la expedición de Narciso López para liberar a Cuba en 1850. Hoy la comunidad cubana de Kentucky se reúne allí para actos políticos.
Busto de José Martí en Shively, un vecindario de Louisville, Kentucky, que el gobierno de Cuba regaló en 1955, en honor a residentes del estado sureño que participaron en la expedición de Narciso López para liberar a Cuba en 1850. Hoy la comunidad cubana de Kentucky se reúne allí para actos políticos.

Antes de montarse en el avión y decirle adiós a Cuba, Polo tuvo que esconder durante meses la carta que le comunicaba que se había ganado la lotería de visas para venir a Estados Unidos. Estuvo a punto de que le hicieran un acto de repudio por tomar la decisión de irse del país y esperó varios meses para que las autoridades de Educación le dieran “la carta de libertad” para finalmente salir de Cuba.

Polo ahora suma a su nombre el apellido de su esposo, Weyenberg, un pastor norteamericano que conoció cuando iban a dar apoyo espiritual a presos en una cárcel de máxima seguridad.

“Una experiencia que no cambio por nada”, describe Berta, que “conoció a Dios en Estados Unidos”, porque en Cuba su familia no la bautizó para no enfrentar problemas políticos.

Los "concos'' conservan las tradiciones cubanas en Cayo Hueso

Por su parte, Fuentes visita escuelas donde hace presentaciones sobre los logros de la comunidad cubana, cuyo poder de votación ya ha sido reconocido en el estado a medida que va creciendo.

También la Asamblea General de Kentucky aprobó una resolución de condena la violación de los derechos humanos en Cuba por la represión desatada después del 11 de julio del 2021.

“En las presentaciones, además de exaltar los logros de la comunidad cubana, comparto la verdad sobre Cuba. La gente piensa que solo es mojitos y playas, pero por qué hay aquí 30,000 cubanos”, concluye Fuentes, indicando que esa riqueza que están creando los cubanos en Kentucky podían haberla creado en su país.

Organizaciones de ayuda a inmigrantes en Louisville

Kentucky Refugee Ministries: 969-B Cherokee Rd, Louisville, KY 40204, (502) 479-9180. kyrm.org

Catholic Charities of Louisville, https://cclou.org/ y (502) 637-9786

Para inscribir a los estudiantes en las escuelas públicas, comunicarse con la oficina de ESL, inglés como segundo idioma, al 502-485-3623. de 7:30 a 4:30 p.m.

Para ayuda con la reválida de títulos, informarse en el Jewish Family career Service: https://jfcslouisville.org/

2821 Klempner Wy, Louisville, KY 40205, (502) 452-6341.

Asociación Cubano Americana de Kentucky: https://www.facebook.com/ACUBAK/

Para comprar o alquilar vivienda, Americus Realty Group, Sergio Estrada, bróker principal, 502-468-1557.

Elkentubano.com y en Facebook e Instagram, 502-472-6902.