Miami-Dade elimina más fosas sépticas. Y no le costará a los contribuyentes ni un centavo

·4  min de lectura

El plan de Miami-Dade para convertir las fosas sépticas contaminantes en líneas de alcantarillado del condado antes que el aumento del nivel del mar empeore el problema encontró algunos nuevos aliados: los urbanizadores.

Docenas de propietarios de la zona de Ojus, en el norte de Miami-Dade, se unieron para convencer al condado que instale nuevas tuberías y una estación de bombeo para ayudarlos a conectarse al alcantarillado, una medida que también despeja el camino para una nueva urbanización en la zona.

El precio era bastante elevado: unos $10 millones para 107 propiedades. Pero los propietarios aceptaron pagar la cuenta ellos mismos, reembolsando al condado durante los próximos 30 años con una cuota añadida a sus facturas de impuestos anuales.

El condado tiene previsto retirar las 107 fosas sépticas en los próximos 12 meses, o incluso antes.

“Eso es un montón que estamos manteniendo fuera de los canales de agua”, le dijo la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, a una multitud reunida en el Greynolds Park el miércoles para dar inicio al proyecto: “Esto completará una visión de la comunidad que lleva dos décadas desarrollándose”.

Se trata de un enfoque novedoso para un condado al que le quedan 120,000 fosas sépticas por eliminar, 9,000 de las cuales ya corren el riesgo de desbordarse. A medida que el nivel del mar sigue subiendo, las aguas subterráneas más altas empiezan a llegar a las cajas de concreto de los residuos humanos. Esa agua, ahora contaminada, ensucia la Bahía de Biscayne, provocando la muerte de peces o derramándose en los patios.

Con un pie más de aumento del mar, previsto para el 2040, el número de tanques sépticos en peligro de desbordarse se eleva a 13,500.

De izquierda a derecha, la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, la comisionada del Condado Miami-Dade, Sally Heyman, el director de Agua y Alcantarillado de Miami-Dade, Roy Coley, y el propietario de Ojus, Gustavo Lumer, posan para una foto después de poner la primera piedra del proyecto de ampliación del alcantarillado sanitario de Ojus en Greynolds Park, en North Miami Beach, el miércoles 31 de agosto de 2022.
De izquierda a derecha, la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, la comisionada del Condado Miami-Dade, Sally Heyman, el director de Agua y Alcantarillado de Miami-Dade, Roy Coley, y el propietario de Ojus, Gustavo Lumer, posan para una foto después de poner la primera piedra del proyecto de ampliación del alcantarillado sanitario de Ojus en Greynolds Park, en North Miami Beach, el miércoles 31 de agosto de 2022.

No será barato. El cálculo más conservador del condado es de más de $3,000 millones para convertir todos los tanques sépticos, y eso no incluye las propiedades comerciales ni la cuota que tendrán que pagar los propietarios. La fianza de $10 millones para este proyecto, pagada íntegramente por los propietarios, no incluye el costo de conectar las propiedades individuales, que puede rondar los $10,000 por lote.

“Estamos trabajando en subvenciones federales, estamos trabajando en subvenciones estatales, sin descanso. Todos los recursos que podemos encontrar”, dijo Levine Cava. “Si no mantenemos limpias las vías fluviales, estamos condenados”.

Pero para este proyecto concreto, los contribuyentes del condado no pagarán la factura.

“Ni un centavo”, dijo el director de Agua y Alcantarillado de Miami-Dade, Roy Coley.

Nueva urbanización por delante

La comisionada de Miami-Dade Sally Heyman creció en la zona de Ojus, en el norte de Miami-Dade, que ahora representa. Heyman dijo que la zona nunca ha tenido acceso al alcantarillado y eso ha frenado la urbanización.

“La gente compró con buenas intenciones y asumió que la infraestructura se modernizaría, y no fue así”, dijo.

La estación de bombeo de aguas residuales de la zona era demasiado pequeña para soportar una gran urbanización adicional, pero con la nueva actualización de la capacidad y las tuberías adicionales incluidas en este proyecto, Heyman dijo que la urbanización puede seguir”.

Para los urbanizadores, se trata de un pequeño costo que desbloquea proyectos más grandes —y más rentables—. También podría traer nuevas viviendas a la zona, aunque no está claro si eso incluye viviendas asequibles o para trabajadores.

La comisionada del Condado Miami-Dade, Sally Heyman, se sienta en una excavadora después de romper tierra en el proyecto de expansión del alcantarillado sanitario Ojus en Greynolds Park en North Miami Beach, Florida, el miércoles 31 de agosto de 2022.
La comisionada del Condado Miami-Dade, Sally Heyman, se sienta en una excavadora después de romper tierra en el proyecto de expansión del alcantarillado sanitario Ojus en Greynolds Park en North Miami Beach, Florida, el miércoles 31 de agosto de 2022.

Gustavo Lumer, director de Lumer Real Estate y propietario en la zona de Ojus, dijo que este proyecto permitirá la creación de 700 nuevas unidades residenciales y 40 nuevos negocios en la zona.

“Es un sueño que se hace realidad”, le dijo a la multitud.

Lumer, junto con otros propietarios de negocios, se dirigió al comisionado Heyman hace unos años con la idea de financiar ellos mismos la mejora mediante la creación de una “zona de beneficio especial”. Ninguno de los funcionarios electos o propietarios involucrados pudo confirmar si el voto para convertir de séptico a alcantarillado fue unánime entre las 107 propiedades.

Sam Dichy, propietario de la agencia CasaUSA, dijo que tiene seis proyectos en Ojus que finalmente pueden comenzar, incluyendo nuevos complejos habitacionales.

“Tenemos todos los proyectos y sus aprobaciones a la espera de las líneas sépticas”, dijo. “Llevamos 10 años reuniendo los terrenos a la espera de que esto ocurra”.

Otro urbanizador, Offer Ramin, de T&O Enterprises, dijo que es propietario de terrenos en esta zona desde hace 25 años y que gracias a este proyecto, puede poner la primera piedra de un edificio de apartamentos de 700 unidades y 15 pisos.

“Estamos hablando de decenas de millones de ingresos”, dijo. “Debió haberse hecho hace 20 años”.