Miami aumenta el gasto para Virginia Key Beach en $300,000

·4  min de lectura
Daniel A. Varela/dvarela@miamiherald.com

Los comisionados de Miami añadieron $300,000 al presupuesto de Virginia Key Beach, un gasto que, según los activistas, mejorará el mantenimiento del histórico parque de la playa para negros y ayudará a los administradores a planificar la construcción de un museo largamente esperado.

La votación de 3 a 2 fue el tema más debatido durante una audiencia presupuestaria que duró varias horas el jueves por la noche y en la que los comisionados aprobaron un plan de gastos general de $1,500 millones para las operaciones de la ciudad, además de gastos más pequeños para organismos municipales semiautónomos como el Virginia Key Trust. El nuevo año presupuestario comienza el 1 de octubre.

El presupuesto aprobado es superior en unos $200,000 al del año pasado. Los comisionados redujeron la tasa del impuesto a la propiedad, minimizando el aumento en la factura de impuestos del propietario promedio y eliminando un poco más de $7 millones en ingresos fiscales, según una estimación de la ciudad.

El Virginia Key Trust estuvo bajo el escrutinio de algunos comisionados que pensaban que la dependencia estaba gastando demasiado en salarios. En una audiencia anterior sobre el presupuesto, los comisionados Joe Carollo y Alex Díaz de la Portilla citaron las conclusiones de una auditoría inconclusa cuando criticaron la gestión del Trust.

El jueves, el presidente del Virginia Key Trust, N. Patrick Range II, reconoció que la dependencia pudiera trabajar en la gestión del gasto en salarios, pero rechazó cualquier sugerencia de que hubiera una mala gestión o despilfarro grave en el fideicomiso. También señaló que el fideicomiso aún no ha respondido a las conclusiones de la auditoría.

Range, nieto de la primera comisionada negra de Miami, Athalie Range, dijo que el aumento de presupuesto que buscaba el fideicomiso permite a la agencia contratar a personal del parque y a un especialista en educación para desarrollar un plan de estudios para el museo de historia negra, aún no desarrollado.

También señaló que el parque playero no tiene personal del Departamento de Parques de la ciudad en la isla, lo que obliga a la agencia a valerse por sí misma.

“Algo que creo que aliviaría la mitad de nuestra nómina sería que tuviéramos apoyo del Departamento de Parques, como el parque más grande de Miami”, dijo Range.

“Eso es justo”, dijo Díaz de la Portilla.

El aumento aprobado eleva el plan de gastos global del fideicomiso a unos $1.6 millones.

La presidenta de la Comisión, Christine King, la única comisionada afroamericana y representante de los barrios más pobres de la ciudad, propuso aceptar la solicitud de financiación del Virginia Key Trust y se comprometió a trabajar con Range y el personal del fideicomiso para buscar formas de reducir el gasto y, al mismo tiempo, invertir en el trabajo que hay que hacer para desbloquear los fondos del condado que están disponibles para la construcción del museo.

“Me gustaría decir que es una vergüenza para Miami y Miami-Dade en su conjunto, que no tengamos un museo que sea representativo de nuestra cultura africana”, dijo King.

King defendió la petición del Virginia Key Trust de más dinero, argumentando que se necesita personal para gestionar el parque y desarrollar un plan para el museo, el tipo de plan que los funcionarios del condado necesitarían antes de liberar unos $20 millones en deuda aprobados por los votantes para la construcción del museo.

Carollo dijo que no podía apoyar el aumento del presupuesto, pero que quería trabajar con el liderazgo del fideicomiso para recortar el excedente en sus gastos. Díaz de la Portilla dijo que no podía votar a favor de un plan en el que más de la mitad del presupuesto se destina a salarios. En una promesa separada, se comprometió a poner $150,000 de su fondo de distrito para la construcción del museo, haciendo hincapié en que quiere ver un museo construido, no más personal para un fideicomiso sin la instalación.

Carollo y Díaz de la Portilla votaron en contra del aumento del presupuesto. King y los comisionados Ken Russell y Manolo Reyes votaron a favor.

El presupuesto ampliado se aprobó con un debate mínimo. Activistas pidieron a los comisionados un aumento de $150,000 para el Departamento de Resiliencia de la ciudad para financiar más puestos, pero la comisión no añadió los empleos. Russell dijo que esperaba que el departamento, que es un grupo de trabajo independiente por primera vez en dos años, evaluara sus necesidades y pidiera la financiación adicional a mitad del año presupuestario si la necesitan.