Miami aprueba fondos contra la indigencia, pero se pone agresiva con los desamparados

·4  min de lectura

Miami está destinando $3.1 millones de fondos federales a camas para refugios de desamparados, junto con capacitación laboral y tratamiento de salud mental para los que viven en la calle, en contraste con los recientes esfuerzos municipales para crear nuevas restricciones para los indigentes.

Poco después que los comisionados aprobaron el jueves la medida patrocinada por el alcalde Francis Suárez y el comisionado Manolo Reyes, Suárez pregonó el paquete de gastos como un paso hacia la reducción de los indigentes a “cero funcional” en Miami.

Desde su reelección en noviembre, el alcalde ha dicho que un objetivo de para su segundo mandato es crear un sistema en que si alguien en la ciudad experimenta la falta de hogar, no dure mucho tiempo. Dijo que la financiación alimenta un plan de dos años, que asigna fondos federales de ayuda a una varias entidades que trabajan con desamparados.

“Esto es obviamente una labor que no ha terminado”, dijo Suárez en una conferencia de prensa el jueves afuera del Ayuntamiento. “Es un objetivo. Pero esperamos conseguirlo”.

Los comisionados aprobaron otorgar a Chapman Partnership $200,000 para impulsar la capacitación de la fuerza laboral, $750,000 al próximo Miami Center for Mental Health and Recovery, $2 millones a los servicios prestados por Camillus House y $200,000 para la capacitación laboral en Lotus House, un reconocido refugio para mujeres y niños. Suárez dijo que para decidir cómo repartir el dinero preguntó a varias entidades qué necesitaban para acabar con la falta de vivienda.

“Quizá parezca una locura que queramos llegar al cero funcional, pero cuando lo hagamos, se quedarán sorprendidos”, dijo la presidenta de la Comisión, Christine King, miembro de la junta de Camillus House. “Nuestra situación de los indigentes es una prioridad para mí, y tenemos que abordar el problema con compasión”.

La inyección de fondos federales marca un fuerte contraste con las recientes medidas adoptadas por la comisión de Miami, incluyendo la prohibición de los campamentos de desamparados, la restricción de dónde y cómo los grupos de ayuda pueden alimentar a las personas que viven en la calle, e incluso la creación de un programa en el que los vecinos de la ciudad pueden “adoptar” a los desamparados y llevarlos a sus hogares.

Reyes apoyó la ordenanza sobre alimentación. Las otras dos medidas fueron patrocinadas por el comisionado Joe Carollo, quien se mostró escéptico a la hora de gastar más en la lucha contra los indigentes y ha recibido críticas por querer crear sanciones penales para las personas que acampan en propiedad pública.

Recientemente, los activistas en contra de la indigencia han denunciado una serie de “limpiezas” en las que los trabajadores de la ciudad piden a las personas que viven en la calle que desalojen los espacios públicos para que los equipos puedan lavar las aceras, un proceso que los activistas han criticado como acoso y los funcionarios de la ciudad han defendido como necesario para mantener los espacios públicos limpios. Los funcionarios afirman que ofrecen servicios a las personas que encuentran en estas limpiezas, pero los activistas dicen que el enfoque no funciona y puede llevar a que las personas sin hogar pierdan objetos de valor y documentos importantes.

A Suárez se le pidió que conciliara las críticas sobre las políticas de los indigentes en la ciudad con las nuevas inversiones aprobadas el jueves.

“Me gusta centrarme en lo que estamos haciendo y mirar hacia adelante. Y este plan se construyó en colaboración con todos los comisionados, en colaboración con todas las organizaciones que dirigen y en colaboración con todas las organizaciones que hacen esto todos los días”, dijo el alcalde. “Así es como se creó el plan. Así que, ya saben, no estoy aquí para establecer necesariamente un contraste. Estoy aquí para decir que este fue mi mejor esfuerzo en conjunto con esas personas y organizaciones para llegar a un plan que creemos que puede tratar efectivamente el tema”.

El alcalde de Miami, Francis Suárez, habla durante una conferencia de prensa en el Ayuntamiento de Miami para anunciar una iniciativa de la ciudad para reducir la falta de vivienda, el jueves 13 de enero de 2022.
El alcalde de Miami, Francis Suárez, habla durante una conferencia de prensa en el Ayuntamiento de Miami para anunciar una iniciativa de la ciudad para reducir la falta de vivienda, el jueves 13 de enero de 2022.

El alcalde también aludió a los años de descenso en las cifras del censo de la población sin hogar del Condado Miami-Dade, que arroja una estimación de una captura de cuántas personas duermen en la calle en una noche al año.

Los fondos para la nueva iniciativa de la ciudad proceden del Plan de Rescate Americano, que inyectará $137 millones de ayuda a las arcas municipales. Cuando fue invitado a una cumbre con otros alcaldes y el presidente Joe Biden en febrero de 2021, Suárez abogó por una mayor ayuda federal para los municipios.

Aunque los fondos del Plan de Rescate se han repartido a grandes rasgos entre el alcalde y los comisionados, solo se aprobaron unos pocos planes de gasto, incluida una iniciativa de $1.1 millones del comisionado Ken Russell para dar bonificaciones a los trabajadores esenciales de la ciudad que trabajaron durante la pandemia.

La ciudad contrató a un consultor externo para que revise el gasto de todos los dólares de ayuda, incluido el plan de gastos para los indigentes, y se asegure de que los planes de la ciudad cumplen las normas establecidas por la Tesorería de Estados Unidos. Los administradores esperan que las iniciativas para los indigentes se cumplan.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.