Quedan más de 300 niños migrantes en albergue de California próximo a cierre

·2  min de lectura

Los Ángeles, 9 jul (EFE News).- Cerca de 1.300 niños que fueron albergados en los ultimas 10 semanas en el Centro de Convenciones de Long Beach, California, ya fueron reunidos con sus familiares o patrocinadores en Estados Unidos, pero aún quedan más de 300 menores en las instalaciones que cerrarán sus puertas en tres semanas.

En un mensaje por Twitter el alcalde de Long Beach, Robert García, dijo que se ha logrado reunificar con parientes o patrocinadores a 1.280 menores que cruzaron solos la frontera sur hacia Estados Unidos en los últimos meses.

En el Centro, que fue adaptado para recibir a los niños, aún permanecen 307 menores que están esperando ser entregados a sus familias, añadió el jefe del ayuntamiento de una de las ciudades más grandes del condado de Los Ángeles.

A principios de abril, el Concejo de Long Beach aprobó prestar su centro de convenciones para albergar a más de mil niños que atravesaron solos la frontera. Tres semanas después los menores comenzaron a llegar al centro, que fue adaptado para este propósito.

La colaboración con el Gobierno del presidente estadounidense Joe Biden y el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) culminará en tres semanas.

García, de origen peruano, agradeció a la comunidad haberlo apoyado en este proceso.

Según datos del HHS para este jueves aún había 14.842 niños bajo su custodia y 958 bajo la protección de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

En los últimos tres días un promedio de 380 niños no acompañados bajo custodia del HHS fueron entregados diariamente a nivel nacional.

El secretario de Salud y Servicios Humanos, Xavier Becerra explicó en una reciente visita a uno de los albergues de Los Ángeles que los proceso para investigar los antecedentes de los patrocinadores de los menores son difíciles porque se "hace todo lo posible" para asegurar que el niño vaya estar bien cuidado.

Este proceso de investigación es la causa de que muchos niños tengan que esperar mayores tiempos en los albergues.

En un informe reciente sobre el albergue establecido en Fort Bliss, Texas, un voluntario federal dijo que se llamaba regularmente a los paramédicos para tratar a los niños que sufrían ataques de pánico, a menudo después de ver que otros niños fueran entregados a sus familias y ellos no.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.