Mexicana Crédito Real en conversaciones con tenedores bonos, a la espera sentencia quiebra

FOTO DE ARCHIVO: Una vista muestra el logo de Credito Real en la Ciudad de México.

CIUDAD DE MÉXICO, 16 nov (Reuters) - La financiera mexicana no bancaria Crédito Real inició conversaciones con tenedores de bonos extranjeros, lo que llevó a los acreedores a retrasar su solicitud para una audiencia de quiebra involuntaria en Estados Unidos, dijeron dos fuentes cercanas a las negociaciones.

Las pláticas, dijo una de las fuentes, se centran en el diálogo para establecer qué activos le quedan a la compañía y si estos son viables para su recuperación, alertando sobre una rara oportunidad de transparencia.

"Es un primer paso (hacia un acuerdo)", explicó la misma fuentes al señalar que el proceso de quiebra estará sujeto a las conversaciones. La empresa, que ofrece préstamos de nómina y crédito no garantizado, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de Reuters.

Crédito Real, una financiera especializada en otorgar préstamos a la población de menores ingresos, colapsó en febrero tras incumplir con un bono de 170 millones de francos suizos (176 millones de dólares), provocando que los papeles cayeran al 99% de su valor.

La prestamista ha descartado litigar su caso bajo el Capítulo 11, que la obligaría a salir de la jurisdicción mexicana donde se ha centrado la liquidación, primero con bancos locales. Tenedores de bonos extranjeros apelan y sopesan nuevas acciones legales en México para recuperar sus pérdidas.

Grandes grupos como el administrador de activos británico Abrdn y DoubleLine Capital, con sede en Los Ángeles, California, se encuentran entre los que tienen bonos en la empresa, según datos de Refinitiv. Los tenedores de bonos enfrentan una lucha cuesta arriba como el grupo de acreedores no garantizados más expuesto.

El incumplimiento de Crédito Real, junto con AlphaCredit y Unifin, ha hecho que los bancos estén menos dispuestos a financiar a prestamistas no bancarios, dijeron analistas, lo que genera temores sobre el sector no bancario en México.

(Reporte de Isabel Woodford, traducido por Lizbeth Díaz)