Los Mets siguen sin capitalizar excelencia de Jacob deGrom

NOAH TRISTER
·3  min de lectura
El pitcher de los Mets de Nueva York Jacob deGrom (48) tras ponchar a Jesús Aguilar de los Marlins de Miami para finalizar el primer inning de un juego, el sábado 10 de abril de 2021, en Nueva York. (AP Photo/John Minchillo)

Los nuevos Mets siguen con el mismo dilema: Incluso con Jacob deGrom en el montículo, es un equipo vulnerable. Sencillamente inaudito.

DeGrom recetó 14 ponches el sábado, pero Nueva York perdió 3-0 ante los Marlins de Miami. En su otra apertura de la nueva temporada, deGrom mantuvo sin carreras a Filadelfia en seis innings, pero los Mets permitieron cinco anotaciones en el octavo y perdieron 5-3.

Ya sea por un nulo respaldo ofensivo o la fragilidad de los relevistas, Nueva York ha sido incapaz de sacar provecho del magistral deGrom en los últimos años.

El derecho fue laureado con el Cy Young tanto en 2018 como en 2019, pero desde el comienzo de la campaña de 2018 apenas exhibe una marca de 25-20 pese a un rutilante porcentaje de carreras limpias permitidas de 2.06. Acumula 33 salidas sin decisión en ese periodo, con los Mets sucumbiendo en 22 de esos juegos.

Entre los pitchers con más victorias que deGrom desde el inicio de 2018: Marco Gonzales (36-25 con efectividad de 4.00 ERA), Jon Lester (34-19, 4.06), Rick Porcello (32-26, 4.98) y J.A. Happ (31-16, 4.13).

Lo que más asombra es que los Mets han sido mediocres, pero sin sumirse en el desastre. Están siete juegos por debajo de .500 en ese lapso de tiempo, así que tampoco es que deGrom compite con un equipo sotanero.

Pero cuando sube al montículo, la defensa de Nueva York suele desaparecer.

DeGrom ha recibido 4.10 carreras de respaldo por nueve innings desde el inicio de 2018, según fangraphs.com. Sólo tres lanzadores con más de 300 innings lanzados en ese periodo — Cole Hamels, Madison Bumgarner y Derek Holland — han recibido menos apoyo ofensivo que deGrom.

Quizás la adición de Francisco Lindor altere la dinámica este año, pero por lo pronto ha sido una película repetida para los Mets y su as.

FINALES CONTROVERSIALES

En todo caso, los Mets tienen foja de 2-1 cuando deGrom no ha lanzado. Una de las victorias fue la del jueves contra Miami, cuando Michael Conforto fue alcanzado por un pitcho para forzar la carrera de la victoria en la parte baje del noveno inning. El umpire del plato reconoció tras el partido que el lanzamiento estaba en la zona de strike, y que debió decretar el out a Conforto.

También en la división Este de la Liga Nacional, Filadelfia doblegó 7-6 el domingo en la noche. Alec Bohm anotó la carrera decisiva en la alta del noveno mediante un elevado de sacrificio, aunque fue evidente que no tocó el plato. La revisión confirmó la carrera.

LO MEJOR DE LA SEMANA

La franquicia de los Padres finalmente presume de un juego sin hits, y fue obra y gracia del derecho Joe Musgrove, quien creció en San Diego.

Musgrove ponchó a 10 y apenas permitió que un corredor se le embasara en la victoria 3-0 sobre Texas el viernes. Los Padres eran el único de los 30 equipos de las mayores sin un juego sin hits.