"Cuando nos metieron en el furgón, mucha gente se estaba ahogando", dice una migrante guatemalteca

Ilsa Bautista cuenta que pasaron sed, hambre, frío y calor para llegar a la frontera. Acaba de cruzar el río Grande y está en Roma, Texas. En ese mismo grupo está Ana y su hijo de apenas 4 años, ella relata los riesgos a los que se enfrentaron.