Meses de violencia en Etiopia han dejado 669 muertos

Por ELIAS MESERET

ADIS ABEBA, Etiopía (AP) — Un total de 669 personas han muerto por la violencia en Etiopía en meses recientes debido al conflicto que derivó en el actual estado de emergencia, informó el martes la Comisión de Derechos Humanos de Etiopía.

En un reporte a legisladores, la comisión atribuyó la mayor parte de la violencia a grupos opositores que según dijo orquestaron concentraciones ilegales en Oromia y otras regiones. Pero añadió que las fuerzas de seguridad no estaban preparadas para la protesta que degeneró en una letal estampida en octubre y que condujo al estado de emergencia actual.

Las protestas que estallaron en noviembre del 2015 y se extendieron a muchas partes de Etiopia, ante el clamor por más libertades políticas, representan un desafío para una de las economías de mayor crecimiento en África, y para un gobierno que ha sido ampliamente acusado de reprimir toda crítica.

Grupos de derechos humanos han acusado al gobierno etíope de realizar asesinatos extrajudiciales, y han pedido una investigación independiente de lo sucedido.

Según la comisión, las agencias de seguridad utilizaron "fuerza proporcional", pero aun así recomendó que los elementos que hayan sido responsables de abusos sean llevados a justicia.

La legislatura prorrogó en marzo el estado de emergencia, que ya tenía medio año vigente, por otros cuatro meses.

Betsate Terefe, director ejecutivo del independiente Consejo de Derechos Humanos, dijo que investigaciones realizadas en 33 de 350 distritos de la región de Oromia determinaron que hubo 103 ajusticiamientos durante los meses de protesta.

"Pónganse a pensar, eso es sólo en 33 distritos de una sola región. Imagínense cuál sería la cifra total si se realizaran las investigaciones en todos los distritos de todas las regiones afectadas", dijo Terefe a la AP.

Más de 25.000 personas han sido detenidas desde que se impuso el estado de emergencia, acusadas de participar en las protestas. Miles de ellas han sido puestas en libertad. El gobierno ha indicado que "varios miles" serán llevados ante la justicia por organizar protestas.