Cinco meses después, el Masters regresa a su fecha habitual

DOUG FERGUSON
·3  min de lectura
ARCHIVO - Tiger Woods coloca el chaleco verde a Dustin Johnson como campeón del Masters de golf en Augusta, Georgia, el domingo 15 de noviembre de 2020. (AP Foto/Charlie Riedel, archivo)

AUGUSTA, Georgia, EE.UU. (AP) — La anotación récord en el Augusta National no fue lo único que dejó a Dustin Johnson en una categoría aparte con respecto a otros campeones del Masters.

Nadie había conquistado un Masters para luego no disputar otro torneo el resto del año. Ningún otro campeón del Masters ha tenido que mantener propiedad del chaleco verde durante cinco semanas para intentar repetir la gesta.

Es lo que pasa cuando se juega un Masters en noviembre.

Pospuesto el año pasado por la pandemia de COVID-19, el Masters regresa como un ritual de primavera — el primer major del año, no el último — y mucho de lo que acompaña la 85ta edición que arranca el 8 de abril parece casi que normal.

No se verán los colores otoñales amarillo y naranja en las hojas en los árboles. Ahora, el Augusta National resplandece con los paisajes de azaleas de rosado, rojo y púrpura.

“Creo que volveremos a tener un Masters normal”, dijo Johnson. “Tengo muchas ganas de disfrutarlo".

Aparte de los colores primaverales, el ruido vuelve, aunque sin alcanzar los máximos decibelios. Augusta National no tuvo otro remedio que mantener alejado al público en noviembre por la pandemia, como ocurrió en los otros majors del año pasado. Los únicos testigos de la magistral actuación de Johsnon fueron los medios de prensa, el personal del club y las familias.

Habrán transcurrido 144 días desde que Tiger Woods le ayudó a colgarse el chaleco verde cuando Johnson saldrá en busca de emular a Woods, Nick Faldo y Jack Nicklaus como los únicos que han revalido el título en Augusta.

Woods, figura monumental en el Masters, no estará presente esta vez. Sufrió graves heridas en su pierna derecha cuando su vehículo se salió de una carretera en los suburbios de Los Ángeles el 23 de febrero. Será la cuarta vez en los últimos ocho años que lesiones marginan al cinco veces del Masters.

Augusta National no ha precisado cuántos pases se han vendido para ingresar al club, sólo que hay un límite. Los aficionados ha regresado paulatinamente a los torneos de golf en los últimos meses, con estimados de 10.000 o más en campos como los de Bay Hill y TPC Sawgrass.

Fue lo que se echó de menos en el último Masters.

“Sin los espectadores, no fue lo mismo", dijo Jordan Spieth. “Sea cuál sea el porcentaje, la presencia de esos espectadores lo hará sentir como normal, aunque no esté lleno. Tengo muchas más ganas de competir ahora que en noviembre pasado. Pero el Masters es el Masters. Te dan ese chaleco al final y eso es un sueño hecho realidad”.

“No importa cuándo se juega y contra quiénes", añadió. “El reto es el campo y los rivales”.

Johnson los domó a todos en noviembre.

Dueño de un récord de 11 rondas consecutivas bajo el par de campo en el Masters, remontándose a la segunda ronda en 2019, Johnson no es el único jugador con grandes ambiciones. Este será el séptimo año seguido en el quer Rory McIlroy acude al Augusta National en busca de la victoria que le permitirá convertirse en el sexto golfista que completa el Grand Slam en su carrera.

Para los 13 jugadores que debutaron en un Masters en noviembre, ahora vuelta a la edición “normal” en abril y en muchas maneras vivirán la experiencia como si fuera la primera.

“El año pasado me tocó jugar junto a Jon Rahm en la última ronda y me decía que no será lo mismo", dijo el colombiano Sebastián Muñoz. “Lo cierto es que tengo muchas de volver a debutar”.