A más de dos meses del escándalo, la justicia finlandesa afirmó que Sanna Marin no descuidó sus obligaciones oficiales por irse de fiesta

La primera ministra de Finlandia Sanna Marin fue criticada luego de que se filtrara un video en el que se la ve bailando eufórica con un grupo de amigos.
La primera ministra de Finlandia Sanna Marin fue criticada luego de que se filtrara un video en el que se la ve bailando eufórica con un grupo de amigos.

El ministro de Justicia de Finlandia, Tuomas Pöysti, afirmó este viernes que no hay motivos para sospechar que la primera ministra Sanna Marin (SDP) haya incumplido sus obligaciones oficiales cuando asistió a un fiesta privada con amigos en agosto, informó el medio local Yleisradio.

La declaración oficial se debe a las denuncias que recibió Pöysti sobre una fiesta celebrada en la residencia oficial de la joven líder en agosto de este año, que alegaban que el comportamiento de Marin socavaba la “reputación y seguridad” de Finlandia.

Los videos de la fiesta que se viralizaron en las redes sociales mostraban a Marin, de 36 años, bailando y festejando con varias figuras públicas y celebridades.

Sanna Marin, el 1 de noviembre, en una reunión en Helsinki
Sanna Marin, el 1 de noviembre, en una reunión en Helsinki - Créditos: @VESA MOILANEN

Pero el ministro de Justicia, Tuomas Pöysti, concluyó este viernes que Marin no había descuidado sus obligaciones como primera ministra y fue absuelta de conducta impropia.

No hay “ninguna razón para sospechar que la primera ministra tuviera una conducta ilegal en el ejercicio de sus funciones o que hubiera descuidado sus deberes oficiales”, declaró el funcionario tras una investigación oficial.

La decisión de Pöysti también señaló que no es tarea del ministro de Justicia evaluar la moralidad de las acciones de la ministra, ni su credibilidad política o el nivel de confianza del que goza.

“La conducta de la ministra puede ser evaluada por las fuerzas del orden principalmente cuando se trata de la actuación oficial de la ministra”, aseveró.

Polémicos videos

Los videos, que se viralizaron en agosto de 2022, desataron la polémica, ya que algunos acusaron a la primera ministra de haber consumido drogas en la fiesta, lo que le llevó a someterse voluntariamente a un test de drogas, que dio negativo.

En aquel momento, Marin afirmó que el video había sido grabado en “instalaciones privadas”. Y se defendió: “Soy humana. Y yo también anhelo a veces la alegría, la luz y la diversión en medio de estos nubarrones”.

El incidente hizo que muchas mujeres salieran en apoyo de Marin al publicar en las redes sociales videos de ellas mismas bailando.

Pero sus justificaciones no convencieron a todos los finlandeses, y algunos incluso presentaron denuncias que afirmaban que la líder finlandesa habría sido incapaz de trabajar por haber consumido alcohol y debería haber cedido sus funciones a un adjunto.

La decisión del ministro de Justicia, no obstante, decía que las quejas recibidas sobre Marin se referían a sus actividades en el tiempo libre, no especificaban qué deberes concretos suyos se dejaron de cumplir, ni que se pusiera en peligro el desempeño de algún deber.

En las denuncias presentadas también se criticaba el uso inadecuado de Kesäranta, la residencia oficial de la primera ministra en Helsinki, por parte de Marin, y la invitación a allegados que no se habían sometido a controles de seguridad.

Sin embargo, el funcionario aclaró que la residencia oficial de la primera ministro puede utilizarse para actos privados y que la ley no exige que los invitados pasen un control de seguridad.

El ministro de Justicia “actúa como guardián supremo de la ley. El ministro de Justicia supervisa la legalidad de las actividades del Gobierno y del presidente de la República. El ministro de Justicia también supervisa que las autoridades cumplan con la ley y con sus obligaciones. Los ciudadanos pueden presentar quejas ante el ministro de Justicia sobre las actividades de una autoridad que sospechan que son ilegales”, dice el sitio web del Ministerio de Justicia.