Ocho meses de cárcel para el empleado del palacio de Buckingham que le robó a la reina Isabel II

LA NACION
·2  min de lectura

LONDRES (AFP).- La noticia causó revuelo a principios de diciembre pasado, cuando se conoció. Entonces el nombre de Adamo Canto comenzó a circular por los diarios del mundo: era el hombre que le había robado a la reina Isabel II de Inglaterra. Hoy otra vez está en los medios porque se conoció su sentencia.

Canto, de 37 años, exempleado del palacio de Buckingham, fue condenado a 8 meses de prisión por haber sustraído de la residenciamonárquica londinense medallas oficiales y fotos de la familia real británica. De hecho, ante la Justicia, el hombre se declaró culpable de varios robos realizados entre noviembre de 2019 y agosto de 2020.

La información fue anunciada por Scotland Yard en un comunicado. Fueron agentes de esta policía los que descubrieron el caso luego de encontrar en su habitación en el palacio, donde trabajaba desde 2015 como ayudante de cocina, una "cantidad significativa" de artículos robados, por un total estimado entre 13.000 a 136.000 dólares.

Asimismo robó fotografías oficiales firmadas del duque de Sussex, Harry, y del duque y la duquesa de Cambridge, William y Kate.

Entre el botín había dos prestigiosas medallas, que aparecieron a la venta por un precio muy inferior a su valor en la web de subastas en línea eBay, explicó el fiscal Simon Maughan. De acuerdo con lo publicado por la BBC, se trata de una medalla de Compañero de Bath, que se vendió en línea por algo así como 400 dólares, y una medalla de Comandante de la Real Orden Victoriana del exoficial del Ejército Británico, el general Richard Sykes.

Según la audiencia judicial, Canto, originario del noreste de Inglaterra, de Scarborough, North Yorkshire había robado 77 artículos de la tienda del palacio, pero también otros objetos al personal, en la lavandería y la billetería de las exposiciones reales.

Su robo más importante fue el álbum de fotos del banquete real ofrecido durante una visita oficial del presidente estadounidense Donald Trump a Londres en junio de 2019, valorado en más de 2000 dólares.

En medio de la pandemia de coronavirus, con los reyes instalados desde hace meses en Windsor, Canto tuvo más posibilidades y accesos a oficinas que antes no conocía. Si bien a principios del último mes de 2020 fue liberado bajo fianza, su sentencia a la cárcel resultó ineludible.