Precios: en el campo ven otra "provocación" y rechazan un ultimátum de Fernández

Fernando Bertello
·8  min de lectura

"Sigue la provocación", "se siguen equivocando". Con esas frases, en la Mesa de Enlace cruzaron cualquier posibilidad de un ultimátum del Gobierno al campo con la supuesta excusa de, si no hace una propuesta para ayudar a controlar los precios de los alimentos, tomar medidas unilaterales para ese fin, como una suba de las retenciones o trabas a las exportaciones. El tema puso en alerta a la Mesa de Enlace, que mañana mantendrá un encuentro del cual saldrá una dura réplica.

Ayer en el Gobierno, que trabaja por una convocatoria a empresarios y gremios, dejaron deslizar que eso vendría acompañado de un ultimátum al agro para desacoplar los precios locales de los internacionales en los alimentos. Hoy, en una entrevista con Página/12, el presidente Alberto Fernández redobló la apuesta:"El Estado sólo tiene dos canales para resolver el problema, dos herramientas que preferiría no usar: subir las retenciones o poner cupos, decir esto no se exporta. Y no hay mucho más tiempo para que decidan".

Luego agregó: "El productor de carne tiene la posibilidad de vendérsela al carnicero o vendérsela a China a un precio enorme. Yo necesito que ellos exporten porque necesito dólares que entren. Pero lo que no pueden es trasladar a los argentinos los precios internacionales porque no producen en precios internacionales. Ellos no producen en dólares".

El jueves pasado, la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, abrió el fuego contra el sector diciendo que no descartaba una suba de retenciones. Incluso, ponderó a los derechos de exportación como una "herramienta" para desacoplar los precios internos de los externos de las materias primas.

En el agro no se cansan de repetir la baja incidencia de los granos sobre los productos finales. Si bien para Fernández los productores "no producen en dólares", en realidad tienen insumos dolarizados. En el tambo, por ejemplo, al menos el 80% de los costos están dolarizados.

Ya hubo una fuerte reacción del agro ante la presión oficial e incluso Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) alertó que si hay suba de las retenciones habrá un cese de comercialización.

Retenciones: por qué un aumento no evitaría la suba de los alimentos

"Sigue la provocación, no han hablado con nadie y lo que plantean que esperan una propuesta nuestra es una mentira. Es un paquete de provocación que están armando, generando incertidumbre para desconcertarnos", dijeron en la Mesa de Enlace, que agrupa a Federación Agraria Argentina (FAA), Coninagro, Sociedad Rural Argentina y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

"Diálogo con la Mesa de Enlace no hay", remarcaron para dejar en claro que el Gobierno no hizo contacto con la agrupación que representa a los productores.

Para Jorge Chemes, presidente de CRA, las declaraciones de Fernández muestran una "equivocación" con respecto al campo como supuesto responsable de la suba de los alimentos. Pidió bajar los impuestos a los alimentos para que estos bajen.

"Se siguen equivocando. La mayor carga en el precio (de los alimentos) es el componente impuestos, un 40 a 50%. El Gobierno en lugar de decirnos que desacoplemos los precios tendría que rever su situación y bajar los impuestos a los alimentos. Eso produciría una baja", señaló Chemes a LA NACION.

Carlos Achetoni, presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), señaló que si el Gobierno avanza en la línea que definió Fernández podría generarse un conflicto con el campo.

"Trabajando con toda la cadena tratando de llegar con propuestas que realmente sirvan (FAA propuso una rebaja en el IVA vía la Tarjeta Alimentar) y ver esto (por las declaraciones de Fernández) sabiendo cómo está el ánimo del productor, si avanzan en eso es muy probable que vaya a generar un conflicto", señaló a CNN Radio.

Según su opinión, el problema de base es la inflación pero el Gobierno no lo quiere reconocer. "Hay un problema que no se quiere reconocer, que es la inflación. Ese es el problema, por eso tenemos los problemas que tenemos", indicó.

Para Carlos Vila Moret, vicepresidente de la SRA, el Gobierno desconoce la dinámica de la formación de precios y parte "de una mirada prejuiciosa en la que el campo y los productores somos siempre los culpables".

"No se sabe hasta qué punto es desconocimiento o un relato ideológico que les sirve para la interna. En todo caso, lo cierto es que aunque lo hemos dicho varias veces, vale la pena repetirlo: los productores no somos formadores de precio ni en la carne, ni en el pan ni en ninguno de los productos de la "mesa de los argentinos", y la incidencia de la materia prima en el precio final es mínima", expresó.

Alberto Fernández insistió en que podría "subir las retenciones o poner cupos" para frenar el aumento de precios en alimentos

En campaña, el presidente Alberto Fernández le había prometido a los dirigentes del campo no tomar medidas que pudieran afectar al sector sin antes consultar. Les habló de cerrar el conflicto de 2008. No lo hizo. Apenas asumió, subió las retenciones y la última reunión con la Mesa de Enlace, ya consumado el acto, fue el 23 de diciembre de 2019. De ahí para acá no hubo más encuentros con la Mesa de Enlace.

Hoy la soja tributa una tasa del 33% en tanto que el trigo y el maíz lo hacen en un 12%. Por la ley vinculada con la emergencia de 2019 el Gobierno puede subir tres puntos más en trigo y maíz, pero ya está en un tope en soja (se exporta en un 95% sin incidencia sobre el precio interno). Cualquier cambio extra debería pasar por el Congreso.

En el último año irrumpió en la escena el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), donde hay 57 entidades de la cadena, entre ellas las gremiales Coninagro, Federación Agraria y Confederaciones Rurales Argentinas (no participa la Sociedad Rural). Si bien allí tienen un pie tres entidades ruralistas, el CAA no puede hablar en nombre de la Mesa de Enlace. Quizá cuando se refieren a que esperan una propuesta del "campo" en el Gobierno estén hablando del CAA.

Para el maíz, luego de que a fin del año pasado el Gobierno cerrara las exportaciones del cereal y después las reabriera tras un paro del campo, se constituyó en el marco del CAA una mesa que está discutiendo el tema.

En esa mesa dicen que poco pueden hacer por el "desacople" cuando el maíz es en promedio 20 % del precio de los productos en góndola. "No controlamos las subas de precios por la inflación en el 80% restante, esto es sueldos, gasoil, mayores costos en procesamiento, en la comercialización y en impuestos", dijo un integrante de esa mesa.

Por ello, allí creen que una de las alternativas sería que se subsidie la demanda vía la tarjeta Alimentar para que se devuelva el IVA a los productos de Precios Cuidados.

Por el lado del trigo, hay también una discusión abierta en una mesa sectorial. Apenas fue la intervención sobre el maíz, los rumores eran que el Gobierno quería un tope de $18.000 para la tonelada de trigo. Esto porque hoy la molinería no consigue el cereal a menos de 20.000 pesos cuando, en marzo del año pasado, cuando se puso el congelamiento de precios, el control sobre la harina se inició con un trigo a $13.000.

Había circulado el rumor sobre un fideicomiso público-privado para subsidiar el paquete de un kilo de harina, pero en el sector molinero dicen que no hay ninguna propuesta sobre la mesa.

"Nosotros no queremos ninguna intervención del Estado, solo queremos hacer nuestro trabajo. Desconocemos si hay una propuesta para subsidiar la harina. Por parte de la molinería queremos comprar el trigo al precio que lo tengamos que comprar y, dada la poca incidencia de la harina en todos los productos, poder vender de acuerdo al costo del trigo", apuntó un industrial. Los molinos dicen que el trigo es para ellos el 80% de su costo (el resto es energía y mano de obra, entre otros rubros) y que la harina sobre el pan no tiene una incidencia de más del 20%.

En la Mesa del Trigo se llegó a elaborar un acta reclamando que el Gobierno establezca una fórmula de actualización para los precios máximos de la harina. Además, pidieron hablar con Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo, y Luis Basterra, su par de Agricultura.

Vale recordar que un reciente informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires señaló que "el maíz representa el 21% del precio del pollo entero de Precios Cuidados, el 13% de los huevos, 12% del pollo trozado, 10% del pechito de cerdo, 8% de la leche y 7% del asado. En tanto, el trigo representa el 13% del precio del pan".

Más allá de las cosas que se hablan en las mesas de trigo y maíz, no hay nada cerrado como tal de propuesta para el Gobierno. Lo que sí hay es expectativa sobre la posibilidad de que esta semana el gabinete económico, interlocutor del CAA, llame a un encuentro con agenda abierta donde, entre otros temas, quedó una promesa oficial de presentar detalles de una ley para fomentar la agroindustria.