Mes del Orgullo: ¿Qué sucedió en Stonewall y cómo inspiraron el movimiento de derechos LGBT +?

·7  min de lectura
<p>Los disturbios de Stonewall de 1969 son ampliamente considerados como el evento más importante que condujo al movimiento moderno por los derechos de las personas gay en los EE.UU.</p> (Rex)

Los disturbios de Stonewall de 1969 son ampliamente considerados como el evento más importante que condujo al movimiento moderno por los derechos de las personas gay en los EE.UU.

(Rex)

El detective Charles Smythe, el inspector adjunto Seymour Pine y seis compañeros oficiales del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) ingresaron al Stonewall Inn en Greenwich Village en las primeras horas del sábado 28 de junio de 1969 sin darse cuenta de que estaban a punto de hacer historia.

"¡Policía! ¡Estamos tomando el lugar!", gritaron, abriéndose paso a través de las puertas dobles de 51 y 53 Christopher Street mientras los clientes del establecimiento ponían los ojos en blanco con exasperación. Otro episodio de intimidación.

El bar, un lugar frecuentado por la incipiente comunidad gay de la ciudad, era un blanco fácil para los oficiales corruptos.

Apodados "Lily Law" o "Betty Badge" por su presa, dichos oficiales podían obtener una recompensa semanal de los propietarios, la familia criminal Genovese, a cambio de hacer la vista gorda ante su servicio de bebidas sin una licencia de licor y no filtrar el nombres de clientes influyentes a la prensa. El sobre de dinero en efectivo que se embolsaron a cambio de su conformidad se conocía como la "gayola".

El Stonewall Inn había sido una vez un establo. No tenía agua corriente para lavar sus vasos, ni salida de incendios y los baños se rompían con frecuencia, pero era un refugio para los marginalizados de la ciudad, un santuario de un estado conservador que consideraba la propia existencia de estas personas una amenaza para la decencia pública y la seguridad nacional, y era un lugar donde se podía bailar por una entrada de $3.

Su clientela era mestiza pero compuesta principalmente por hombres de la comunidad LGBT+, aunque algunas lesbianas y adolescentes sin hogar que dormían a la intemperie en el cercano Christopher Park visitaban con frecuencia, atraídos por la atmósfera de fiesta inclusiva dentro de sus paredes, pintadas de negro.

Los policías generalmente avisaban a bar antes de llevar a cabo una de sus redadas semi-regulares, pero esta vez se abstuvieron.

Una teoría era que los dueños de la mafia de Stonewall Inn habían comenzado a extorsionar a los clientes ricos, en particular a los agentes de la bolsa de Wall Street, al darse cuenta de que se podía ganar más dinero vendiendo su silencio que mezclando bebidas. Al hacerlo, dice la teoría, alejó a las autoridades de sus sobornos, lo que las llevó a cerrar el bar permanentemente en venganza.

Smythe, Pine y su equipo de civil entraron en una pista de baile abarrotada de unos 205 juerguistas esa cálida noche de verano, que sucedió después del día en que la estrella musical e ícono gay Judy Garland fue sepultada, y atrancaron las puertas.

Lee más: Pentágono prohíbe ondear la bandera del Orgullo Gay en bases militares

Pero sus intentos de alinear y registrar a los clientes que tenían la intención de detener se encontraron con una resistencia inesperada.

Los clientes acorralados de Stonewall simplemente se habían hartado de la persecución, negándose a entregar sus tarjetas de identificación o cooperar con los oficiales que buscaban verificar el género de los travestis, una rutina intrusiva y deshumanizante.

Una larga demora causada por las autoridades que tuvieron que esperar la llegada de un carro para recoger las existencias de alcohol incautadas en el bar permitió que las tensiones aumentaran en Christopher Street, y la ira aumentó entre la creciente multitud de transeúntes por el trato de los oficiales a las clientes de la comunidad del bar, algunos de los cuales se dice que abusaron sexualmente durante los registros.

Los presuntos miembros de la mafia finalmente fueron cargados en un vagón y se encerraron a los clientes detenidos en otro. Los espectadores comenzaron a gritar "¡Gay power!" y a cantar “No pasarán”, abucheando cuando un oficial empujó a un travesti y vitoreando cuando lo golpearon al mismo oficial en la cara con un bolso en represalia.

Las cosas finalmente llegaron a un punto crítico cuando una mujer, más tarde se supo que se llamaba Storme DeLarverie, se quejó de las esposas apretadas que le colocaron en las muñecas y fue golpeada con una porra, lo que la llevó a luchar contra cuatro oficiales e incitar a la multitud a acudir en su ayuda. La escena estalló.

Las activistas Marsha P Johnson y Sylvia Rivera, mujeres trans de color, la primera celebrando su cumpleaños de 25 años esa noche, fueron de las primeras en arrojar botellas a la policía antes de que se sumaran otros, arrojando monedas y latas de cerveza. Lo que siguió fue un tumulto de 45 minutos, la multitud se enfrentó a la policía de Nueva York con cubos de basura, basura en llamas, adoquines y ladrillos de un sitio de construcción vecino.

Los policías, junto con el cantante de folk Dave Van Ronk y el escritor de Village Voice, Howard Smith, quienes se habían visto obligados a investigar el caos, se atrincheraron en el interior del Stonewall por su propia seguridad, cubriendo las ventanas con tablas de madera contrachapada, aunque después las puertas se cargaron con un parquímetro arrancado del pavimento, que se ultilizó como un ariete improvisado.

Cuando los manifestantes irrumpieron y la barra se prendió fuego con líquido pinflamable, llegó una unidad de la Policía Táctica para liberar a sus colegas.

Los recibió una hilera de manifestantes, con los brazos unidos y pateando las piernas en el aire como bailarines de cancán parisinos.

Cuando finalmente se restableció el orden en las primeras horas de la mañana, se había destrozado completamente el Stonewall Inn: su baño, espejos, máquinas de discos y máquinas de cigarrillos destruidos. Trece personas fueron arrestadas, cuatro oficiales atendidos por heridas y muchos otros hospitalizados.

Los disturbios se reanudaron la noche siguiente y durante varias noches después, momento en el que el bar ya se había convertido en un punto focal para los disturbios contra la policía, con sus paredes pintadas con graffiti que decían "¡Vivan las drag queen!" e “¡Invadieron nuestros derechos!”.

Se dice que Johnson rompió el parabrisas de un coche patrulla al dejar caer su bolso sobre él desde la parte superior de un poste de luz mientras miles salían a las calles de Greenwich Village en actitud desafiante, balanceando autos y manifestando contra un NYPD humillado.

Habían comunicado su mensaje de forma clarísima.

Como dijo el poeta Beat Allen Ginsberg: “¡Gay power ¿No es genial? Ya es hora de que hagamos algo para afirmarnos... Ya sabes, los chicos allí eran tan hermosos, han perdido esa mirada herida que todos los maricas tenían hace 10 años".

Inmediatamente después de Stonewall, el Frente de Liberación Gay y la Alianza de Activistas Gay, menos conflictiva y más ordenada, pronto se formaron para organizar el activismo por los derechos mientras los periódicos Gay, Come Out! y Gay Power entraron en publicación, predicando el empoderamiento.

En el primer aniversario de los disturbios, los manifestantes coordinados por la activista Brenda Howard y otros se reunieron en Manhattan, y en eventos paralelos en Chicago y Los Ángeles, para celebrar el "Día de la Liberación de Christopher Street", en honor a los disturbios de Stonewall y lo que se había reconocido rápidamente. como un momento decisivo en los derechos LGBT+. El Orgullo Gay nació, con más y más ciudades en todo el mundo organizando sus propios carnavales y desfiles callejeros para defender la cultura gay, lesbiana y trans.

Pasaron otros 30 años antes de que un presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, declarara oficialmente junio como el "Mes del Orgullo Gay y Lésbico". El también demócrata Barack Obama extendió el título a la versión más inclusiva en 2009: "Mes del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual y Transgénero".

Los disturbios de Stonewall fueron un estallido espontáneo de frustración y enojo por la opresión de las personas LGBT+ y en gran medida un producto de su momento.

Una de las décadas más turbulentas en la historia de Estados Unidos, la década de 1960 había comenzado con una oleada de optimismo radical, pero estaba en una espiral hacia la desilusión al terminar después de los asesinatos de John F Kennedy, Bobby Kennedy, Malcolm X y el reverendo Dr. Martin Luther King. Jr y el sacrificio cada vez más inútil de la vida de los jóvenes estadounidenses en una guerra de Vietnam imposible de ganar.

El sueño hippie moriría con Charles Manson y Altamont y la justa ira de los Panteras Negras parecía ser el único medio que quedaba abierto para quienes estaban decididos a lograr los objetivos del movimiento de derechos civiles y lograr una reforma social significativa.

La lucha de Stonewall puede haber sido caótica, pero también fue exactamente el tipo de erupción radical, auténtica y provocativa que el mundo necesitaba para despertar a los derechos y la dignidad humana fundamental de los ciudadanos en Estados Unidos y otros países que habían sufrido en las sombras durante demasiado tiempo.

Relacionados

La hija de Andrew Cuomo, Michaela, celebra ser queer en una sincera publicación en el Mes del Orgullo: “De pie contigo”

Mes del Orgullo: ¿Por qué se celebra cada año en junio?

Taylor Swift comparte un mensaje con los fans para el Mes del Orgullo 2021: “Estoy enviando mi respeto y amor a aquellos que viven su verdad de forma tan valiente”

Las organizaciones benéficas LGBT + lanzan un llamamiento sobre el estatus benéfico del grupo 'anti-trans' LGB Alliance

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.