Merkel rechaza alegato de Trump sobre OTAN

Por GEIR MOULSON
La canciller alemana Angela Merkel, izquierda, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, derecha, aparecen en la convención de tecnología CeBIT en Hanover, Alemania, el lunes 20 de marzo del 2017. Merkel está resaltando que Alemania no debe grandes cantidades de dinero a la OTAN por invertir menos de lo debido en defensa - alegato hecho por el presidente Donald Trump. (AP Foto/Jens Meyer)

BERLÍN (AP) — La canciller alemana Angela Merkel rechazó el lunes la afirmación del mandatario estadounidense Donald Trump de que Alemania adeuda grandes sumas de dinero a la OTAN por contribuir con menos de lo que le corresponde a los gastos de defensa del bloque.

Merkel también mencionó la historia de Alemania de décadas de ausencia militar extranjera después de la Segunda Guerra Mundial.

Un día después de su reunión con Merkel en Washington, Trump dijo el sábado en un tuit que "Alemania debe vastas sumas de dinero a la OTAN". "¡Debe pagarse más a Estados Unidos por la defensa poderosa y muy costosa que provee a Alemania!"

El presupuesto que Berlín destina a la OTAN ha sido por mucho tiempo menor a la aportación establecida de 2% del producto interno de los países miembros. Alemania aporta en la actualidad 1,23%, aunque ha incrementado gradualmente sus gastos de defensa y Merkel ha manifestado su compromiso de alcanzar la meta en 2024.

Merkel afirmó que los gastos de defensa "no son sólo las contribuciones que se hacen a la OTAN, sino también a las aportaciones europeas en África por ejemplo, las misiones de Naciones Unidas".

Según la gobernante alemana, los gastos de defensa "no pueden separarse de los acontecimientos históricos de un día para el otro". Recordó que el objetivo inmediato después de la Segunda Guerra Mundial era la integración de Alemania en la comunidad internacional.

Alemania salió gradualmente de su retraimiento diplomático y militar de la posguerra después de la reunificación en 1990, y envió efectivos militares a Kosovo y Afganistán, aunque rehusó participar en la invasión encabezada por Estados Unidos contra Irak en 2003.

Las misiones militares son impopulares entre los alemanes y a menudo suscitan agudas controversias políticas.

"Por supuesto que el papel de Alemania ha cambiado", señaló Merkel.

"Si se presta atención a nuestros compromisos militares en la actualidad se ve que un cuarto de siglo después, Alemania cumple un papel totalmente distinto", agregó.

"Sin embargo, es un proceso y un proceso que Estados Unidos quería... y no podemos simplemente desecharlo de un día para el otro".

La canciller dijo que los gastos de defensa son sólo una contribución para la seguridad, además de la asistencia para el desarrollo y las soluciones políticas a los conflictos.

Los rivales de centro derecha de Merkel en la elección de septiembre y los actuales socios de la coalición han intensificado sus críticas a la postura del gobierno de Trump de que los aliados de la OTAN aumenten sus contribuciones para la defensa del bloque.

Destinar el 2% del PIB a la defensa significa que Alemania duplicaría su presupuesto militar, "y no sé quién puede imaginar que eso sea posible", señaló el domingo el ministro del Exterior, Sigmar Gabriel, ante un congreso de sus correligionarios socialdemócratas.