Merkel, impacientada ante el aplazamiento de medidas más restrictivas

Agencia EFE
·3  min de lectura

Berlín, 17 nov (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, reconoció hoy su impaciencia ante el aplazamiento de medidas vinculantes más estrictas para rebajar de forma consolidada las nuevas infecciones y lamentó que en su reunión del lunes con los jefes de gobierno de los "Länder" no se lograra un consenso.

"Cada día cuenta, y por eso me habrían gustado algunas decisiones más ayer", dijo la canciller, quien agregó que algunos jefes de gobierno regionales argumentaron necesitar unos días más para poder determinar si el parón parcial de la vida pública decretado para este mes realmente ha contribuido a reducir los nuevos contagios.

Reconoció lamentar que "a veces las cosas vayan demasiado despacio", al tiempo que afirmó que "la política también es el arte de lo viable" para lo cual, dijo, hace falta "una impaciencia productiva".

"Yo seguiré siendo la parte impaciente en esta cuestión y estaré contenta con todo el apoyo que reciba", señaló durante una conferencia económica organizada por el diario "Süddeutsche Zeitung".

Recordó que en lo que todos están de acuerdo es en la necesidad de lograr una incidencia acumulada en siete días de 50 nuevas infecciones por cada 100.000 habitantes, "un camino todavía muy largo", si se tiene en cuenta que actualmente se sitúa en 141,4.

Agregó que el retroceso en las cifras de contagio no está siendo tan rápido como se esperaba porque se siguen teniendo "muchos contactos", razón por la cual, indicó, ayer se volvió a hacer un "llamamiento urgente" a la población para restringir la vida social.

Recordó que el federalismo, que "es una cosa buena", implica que hay que llegar a un acuerdo y que no hay necesidad de "frustrarse" si ayer a lo que se llegó fue sólo a un llamamiento conjunto.

UNA VISIÓN MÁS COMPLETA PARA CONSENSUAR GRAN PAQUETE DE MEDIDAS

Señaló que los jefes de gobierno regionales aspiran a tener "una visión más completa" de la evolución de la pandemia la semana que viene para decidir entonces "un gran paquete con las próximas medidas necesarias".

En ese sentido, no dio por perdida esta semana y dijo no querer insistir en el resultado de la reunión de ayer, sino subrayar que lo importante es centrarse en lograr con las restricciones el efecto deseado.

Se esperaba que el nuevo parón de la vida pública, en vigor desde el pasado día 2 y más suave que el decretado en primavera, fuera un "rompeolas" que aplane la curva de nuevos contagios, con el objetivo de lograr una incidencia acumulada por debajo de 50 por 100.000 habitantes que permita volver a rastrear todos casos.

Las restricciones actuales se traducen en el cierre de la gastronomía, el ocio nocturno, el deporte en sitios cerrados y la vida cultural durante al menos todo noviembre y la apuesta por mantener abiertas las escuelas y guarderías en la medida de lo posible.

Las autoridades sanitarias alemanas contabilizaron 14.419 nuevos contagios con coronavirus y 267 víctimas mortales en las últimas 24 horas.

La cifra de nuevos casos diarios se sitúa así por debajo de los 15.332 registrados el martes de la semana pasada y del récord de 23.542 nuevas infecciones el viernes.

Los positivos contabilizados desde que se dio a conocer el primer contagio en el país a finales de enero alcanza los 815.746, con 12.814 víctimas mortales.

El Instituto Roberto Koch (RKI) de virología calcula que alrededor de 530.200 se han recuperado de la enfermedad y que en la actualidad hay unos 272.700 casos activos.

(c) Agencia EFE