Merkel expresa "profunda vergüenza" en visita a Auschwitz, promete luchar contra antisemitismo

Por Wojciech Zurawski y Andreas Rinke
1 / 3

Merkel expresa "profunda vergüenza" en visita a Auschwitz, promete luchar contra antisemitismo

La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki en su visita al memorial del Holocausto Auschwitz-Birkenau, cerca de Oswiecim, Polonia

Por Wojciech Zurawski y Andreas Rinke

OSWIECIM, Polonia, 6 dic (Reuters) - Angela Merkel expresó el viernes "profunda vergüenza" durante su primera visita como canciller al memorial del Holocausto Auschwitz-Birkenau, donde prometió luchar contra el creciente racismo y antisemitismo en Alemania y Europa.

Vestida de negro, Merkel dijo que los crímenes cometidos en el sitio en el sur de Polonia, el mayor campo de exterminio de los nazis, siempre serían parte de la historia alemana.

"Este lugar nos obliga a mantener viva la memoria. Debemos recordar los crímenes que se cometieron aquí", dijo Merkel en una ceremonia a la que asistió el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki. "Siento vergüenza por los crímenes barbáricos que los alemanes cometieron aquí".

Merkel presentó una donación de 60 millones de euros (66,13 millones de dólares) del gobierno federal de Alemania y sus 16 estados para ayudar a conservar el sitio donde murieron 1,1 millones de personas, la mayoría judíos.

Antes del discurso, Merkel y Morawiecki recorrieron el crematorio del campo, atravesaron la puerta de hierro del campamento con el lema "Arbeit macht frei" (El trabajo te libera) y visitaron los barracones.

Merkel ha reconocido regularmente la responsabilidad alemana por las atrocidades cometidas en la Segunda Guerra Mundial. "Hoy estamos experimentando un racismo preocupante, una intolerancia creciente y una ola de crímenes de odio", sostuvo Merkel.

"Estamos experimentando un ataque contra los valores fundamentales de la democracia y un peligroso revisionismo de la historia que se usa con propósitos de hostilidad contra ciertos grupos", afirmó.

"Auschwitz era un campo de exterminio alemán, operado por alemanes. Es importante para mí enfatizar este hecho. Es importante identificar claramente a los culpables: somos nosotros los alemanes y se lo debemos a las víctimas y a nosotros mismos", agregó.

Alemania es el mayor donante de la fundación que financia los esfuerzos de conservación en el sitio.

Más de 3 millones de los 3,2 millones de judíos de Polonia fueron asesinados durante el Holocausto, aproximadamente la mitad de todos los judíos ejecutados durante la Segunda Guerra Mundial.


(Reporte de Joanna Plucinska, Pawel Florkiewicz y Justyna Pawlak. Escrito por Joseph Nasr. Editado en español por Javier Leira)