Mercedes Marcó del Pont, entre los coletazos de Tecnópolis y la diatriba de Cristina en Avellaneda

·5  min de lectura
Presentacion de los nuevos billletes con los proceres que reemplazaran a los animales
Mercedes Marcó del Pont, titular de la AFIP - Créditos: @Rodrigo Nespolo

La conflictividad interna del Frente de Todos complicó precipitadamente a la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont. Como un coletazo de la salida de Matías Kulfas, la funcionaria perdió el control directo sobre Aduanas, la única dirección general del organismo recaudador en la que había ubicado a alguien de su riñón. El Presidente la llamó la semana pasada para explicarle que ya no iba a sostener el reparto de cargos inicial y que le entregaría esa estratégica ventanilla a Sergio Massa, para compensarlo por la incorporación de Daniel Scioli al gabinete.

Tras esa pérdida, Marcó del Pont se incorporó ayer oficialmente a la lista de apuntados por Cristina Kirchner. La vicepresidenta aludió a ella como la “señora AFIP”: c uestionó los controles sobre las importaciones y la falta de articulación del organismo con otras dependencias para perseguir la fuga de dinero.

Si algunos en la Casa Rosada días atrás habían visto a la titular del organismo recaudador mucho más debilitada por haber perdido su principal brazo ejecutor en AFIP, hoy lo relativizan. “Quizás con las declaraciones de Cristina gana tiempo”, analizó un importante colaborador de Balcarce 50. Es que, quienes trataron a Alberto Fernández en las últimas horas lo vieron muy irritado con la diatriba de la vicepresidenta en el acto de la CTA. Si el Presidente quiere defenderse, debería también respaldar a la titular de la AFIP.

“Su única base de sustentación”: en la Casa Rosada explicaron por qué Fernández le respondió esta vez a Cristina y defendió a los piqueteros

En Balcarce 50 no esperan de Marcó del Pont una reacción intempestiva o una respuesta al “estilo Kulfas”. Pero no verían con malos ojos una respuesta técnica, similar a la que hizo días atrás el titular del Banco Central, Miguel Pesce.

Presentacion de los nuevos billletes con los proceres que reemplazaran a los animales, Albero Fernandez lo hace junto a Carlos Pesce y Marco del Pont
Presentacion de los nuevos billletes con los proceres que reemplazaran a los animales, Albero Fernandez lo hace junto a Carlos Pesce y Marco del Pont - Créditos: @Rodrigo Nespolo


Presentacion de los nuevos billletes con los proceres que reemplazaran a los animales, Albero Fernandez lo hace junto a Carlos Pesce y Marco del Pont (Rodrigo Nespolo/)

Cintura política

No es la primera vez que Marcó Del Pont recibe un desplante de Cristina Kirchner. La titular de la AFIP -que se asume como un cuadro político antes que una técnica- ya navegó esas turbulencias. Le ocurrió en su paso por el Banco Central, en el tercer mandato kirchnerista. Por entonces tenía profundas diferencias con el exsecretario de Comercio, Guillermo Moreno, y con el extitular de AFIP, Ricardo Echegaray. Así trabajó hasta que la exjefa de Estado la echó a fines de 2013 para homogeneizar a su equipo económico.

A esta gestión Marcó del Pont llegó de la mano de Alberto Fernández, pero debió mostrar cintura política para gestionar con una AFIP “parcelada”. Por fuera de Aduanas, las otras dos direcciones generales siempre estuvieron en manos del kirchnerismo: la Dirección General Impositiva (DGI), de fuerte permeabilidad territorial, es comandada por Virginia García, de La Cámpora. Y la Dirección General de los Recursos de la Seguridad Social es conducida por Carlos Castagneto, referente de Kolina y un contador de extrema confianza de Cristina, al punto que la vicepresidenta le confió la recaudación de sus últimas campañas electorales.

“Festival de importaciones”: Scioli admitió cambios ante empresarios, pero garantizó dólares para poder producir

Massa, en tanto, siempre quiso el control de la Aduana. Pero Marcó del Pont había retenido esa silla para Susana Traverso, de su plena confianza. La titular de la AFIP lo hizo, paradójicamente, con el objetivo de retomar la fijación de “precios de referencia” para evitar maniobras de sobrefacturación de importaciones y subfacturación de exportaciones que pudieran afectar el ingreso de divisas. Siempre dijo que quería poner a la Aduana “a disposición de la macroeconomía”. Así, lo que para la funcionaria fue un activo de gestión, hoy es el aspecto más cuestionado tanto por Cristina como por el líder del Frente Renovador, que finalmente logró el puesto para uno de sus asesores, Guillermo Michel.

Cristina Kirchner en el acto de la CTA, en Avellaneda
Cristina Kirchner en el acto de la CTA, en Avellaneda - Créditos: @Tomás Cuesta


Cristina Kirchner en el acto de la CTA, en Avellaneda (Tomás Cuesta/)

“Sí, hay festival de importaciones, hay festival de importaciones. Y creo que el gobierno debe pensar, cómo articular más adecuadamente Banco Central, el Ministerio de la Producción y la AFIP, con la Aduana, porque es la que fija los precios de referencia y controla que no haya subfacturación en el caso de las exportaciones o sobrefacturación en el caso de las importaciones. Esto tiene que ser articulado lo cual no estaría sucediendo”, dijo ayer Cristina en Avellaneda.

“Espero que la presencia de Daniel Scioli en el Ministerio de la Producción y del funcionario que han puesto en Aduana (en alusión a Michel) puedan enderezar las cosas”, dijo ayer la vicepresidenta. “No se articula la información que tiene el Banco Central con la que tiene la CNV con la que tiene la AFIP para poder desarticular y desarmar la estafa, porque han estafado a la Argentina”, agregó respecto a la fuga de divisas y se quejó de que los titulares de esos organismos se amparan en el “yeite” del secreto bancario, bursátil y fiscal.

Alguna vez Marcó del Pont había descartado que “financiar al sector público sea inflacionario”. También había dicho que el problema de la Argentina es que “el bimonetarismo es casi una obsesión”. Dos definiciones muy emparentadas con la argumentación económica que viene desgranando Cristina.

Hernán Lorenzino; Axel Kicillof; Guillermo Moreno, y la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, se reúnen junto a representantes del sector de la construcción y de la actividad inmobiliria, 5 de junio de 2013
Hernán Lorenzino; Axel Kicillof; Guillermo Moreno, y la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, en junio de 2013


Hernán Lorenzino; Axel Kicillof; Guillermo Moreno, y la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, en junio de 2013

Además, atenta a la necesidad de la vicepresidenta, Marcó del Pont había respaldado a Cristina en los tribunales, cuando en febrero de 2020 la titular del Senado denunció que el gobierno de Mauricio Macri había armado “verdaderos grupos de tareas” desde la AFIP para perseguirla a ella y su familia. Tras varias auditorías internas, en diciembre de ese mismo año (quizás más tarde de lo que hubiera pretendido el kirchnerismo) la titular de la AFIP radicó un escrito judicial por “hostigamiento fiscal” en la que también describió “graves irregularidades” contra los hijos de la vicepresidenta, Máximo y Florencia Kirchner. Pero nada de ello fue suficiente.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.