Mercado caliente. La tecnología climática mueve millones

·5  min de lectura
La “tecnología climática” abarca rubros como el de los autos eléctricos que abordan el desafío de descarbonizar la economía mundial, con el objetivo de alcanzar emisiones netas cero antes de 2050
La “tecnología climática” abarca rubros como el de los autos eléctricos que abordan el desafío de descarbonizar la economía mundial, con el objetivo de alcanzar emisiones netas cero antes de 2050

La inversión de riesgo de la última década ha estado dominada por el sector tecnológico, industria que mayormente aprovecha las tecnologías digitales para revolucionar industrias tradicionales Es un ecosistema que de esta manera actúa como “cuna de la innovación”.

Al ritmo de la pandemia, la cuestión de si el capital de riesgo y la inversión en etapa temprana escala las innovaciones y los negocios que el planeta requiere se hizo más profunda. Hay otra área de inversión de impacto crítico que está emergiendo como una frontera de inversión cada vez más importante: la tecnología climática.

Cambio climático: la emisión de gases de efecto invernadero retoma su ritmo

La “tecnología climática” abarca un amplio conjunto de sectores que abordan el desafío de descarbonizar la economía mundial, con el objetivo de alcanzar emisiones netas cero antes de 2050. Esto incluye sectores como la energía, ciudades, movilidad, industria pesada y alimentación y uso de la tierra; entre otras.

Según el informe The State of Climate Tech 2020 de PWC, si bien la tecnología climática es un sector incipiente en general en el mercado de capital riesgo (aproximadamente el 6% del capital total invertido en 2019), la inversión en esta tecnología aumentó de US $ 418 millones por año en 2013 a US $ 16,3 mil millones en 2019.

Casi la mitad de todos los dólares de riesgo (US$60.000 millones) se destinó a nuevas empresas de tecnología climática de Estados Unidos y Canadá (US$29.000 millones); China ocupa el segundo lugar con 20.000 millones de dólares. El mercado europeo atrajo US$7000 millones. Las soluciones de movilidad y transporte dominan la inversión de Estados Unidos y China.

Tres de las transacciones más importantes en 2020 tuvieron que ver con el área: US$600 millones en financiamiento en etapa inicial para la compañía sueca de baterías Northvolt; US$110 millones para la startup de captura de carbono Climeworks; y US$140 millones para la startup de cultivos de interior Plenty.

“El análisis muestra la urgencia de la oportunidad, y la brecha por cerrar, para apoyar y escalar tecnologías innovadoras y modelos de negocios para abordar la crisis climática”, comenta Celine Herweijer, líder global de Innovación y Sustentabilidad, PwC Reino Unido en el informe y agrega: “La tecnología climática es una nueva frontera en la inversión de riesgo para la década de 2020”.

Eugenia Leowenthal, responsable del área de servicios a Emprendedores Endeavor apunta que finalmente, y con suficientes alertas de por medio, el mundo le está prestando atención a un tema central para el futuro. La especialista comenta que dentro del sector privado hay muchísimo capital disponible y comprometido dentro de los fondos especializados en “Impact Investing”. “Hoy en día, está claro que una startup de impacto tiene más oportunidades de lograr acceso a fondeo que una que no lo tenga como prioridad”.

Casos interesantes en esta línea de empresas es Widergy, una firma que contribuye a la gestión más eficiente de la energía tanto para las empresas energéticas como para los mismos consumidores o Agua Segura, que gestionan e implementan proyectos de acceso a agua, saneamiento e higiene y medioambientales de agua que generan impacto positivo en el negocio. Otro caso es Beeflow, compañía que brinda servicios profesionales de polinización a productores agrícolas y aumentan los rendimientos y calidad de los cultivos de manera sustentable.

A pesar de la pandemia, los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera alcanzan máximos históricos

Leowenthal señala que lo que falta en el ecosistema son startups robustas y con un volumen tal que alcancen a los retornos comparables y esperados por el VC (venture capital). “En este sentido, uno de los principales desafíos es concientizar que el impacto medioambiental y/o social solo va a ser escalable y exponencial en la medida en la que el negocio sea rentable. Es necesario que surjan más startups de impacto positivo con estos retornos competitivos y escalables que puedan convertirse en el próximo gran jugador en la región”, especifica.

Una economía regenerativa

En una charla organizada por Kamay Ventures, el diseñador e innovador empresarial Alan Moore, autor de los libros de liderazgo Do Design y Do Build pone el foco en las empresas más progresistas del planeta, que son impulsadas por un propósito. “Debemos pasar de una economía extractiva a una economía regenerativa. Tenemos que cuestionarnos si el propósito de nuestro negocio coincide con el que el mundo necesita”, puntualizó.

Uno de los verticales de interés de Kamay Ventures es el medio ambiente, con foco en reciclaje y recolección de residuos, así como las prácticas sustentables en Ag-Tech que impulsen el uso eficiente de los recursos naturales, entre otros.

“Actualmente estamos invirtiendo en Arqlite, una compañía de tecnología de reciclado con presencia internacional. La startup recicla toneladas de plásticos complejos, flexibles y laminados generados por las principales compañías productoras de packaging, que hasta hace poco no se podían reciclar, y las convierte en un agregado liviano para la construcción”, señala Gabriela Ruggeri, Managing Partner de Kamay Ventures quien agrega que además trabajan con Kilimo, firma que se enfoca en el uso eficiente del agua a través de su plataforma para la gestión del riesgo efectiva para la agricultura. “Ya llevan ahorrados más de 30 billones de litros de agua en 75.000 hectáreas monitoreadas en Latinoamérica”, comenta.

Auravant es otro caso de una startup - impulsada por Wayra Argentina - que posibilita el ahorro de insumos agrícolas, con la consecuente reducción en las diferentes huellas (CO2, nitrógeno y agua). Los usuarios de la startup pueden, a través de la plataforma, aplicar la cantidad óptima de fertilizantes y fitosanitarios en cada metro cuadrado del campo. De esta manera, se reduce el impacto ambiental que produce su aplicación en exceso. Además permite un uso más eficiente del agua.

La agricultura de precisión, que Auravant democratiza, permite, además, la producción de más alimento, afectando positivamente la oferta y disminuyendo su precio. “De esta manera, mejora el acceso a los alimentos y contribuye con el objetivo de Naciones Unidas de hambre cero. Una estimación en 2020 sobre el impacto arrojó que, a partir de las eficiencias de Auravant, se generó alimento adicional para alimentar una ciudad de 100.000 habitantes durante un año”, señalan desde Wayra.

La participación de la inversión en los diferentes estadios será clave para el éxito continuo de la tecnología climática. No se trata solo de los medios financieros que aportan, sino del know-how comercial y del conocimiento de la industria para ayudar a las empresas emergentes a navegar cómo implementar y escalar rápidamente nuevas innovaciones en el mercado que estén alineadas con las necesidades de las comunidades y del ambiente.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.