¡Es una mentira que México dejará de exportar crudo!

·5  min de lectura

ES INCORRECTO mencionar que México dejará de exportar crudo, y es debido a que somos parte de una élite mundial. En esta semana que pasó vimos cómo afectó la salida de la producción por el accidente en la sonda de Campeche, que afectó directamente a las refinerías de nuestro socio comercial debido a que las refinerías de este país tuvieron que realizar negociaciones para el futuro y poder continuar operando sin detener el flujo de crudo pesados. Esto, a su vez, afectó el mercado mundial en los precios del barril al crear incertidumbre en qué tiempo se recuperaría.

En el caso de que en el mercado mundial pudiera visualizarse que a México alguien pueda sustituirlo, ¿podemos empezar a entender que dejaríamos de tener divisas por la venta de crudo?

Dejar de “exportar” son palabras correctas en un discurso en el momento para quien las expresa, pero no son hechos que podemos poner en la práctica en la actualidad o el mediano plazo en la economía mexicana.

¡México!, es falso que dejemos de exportar crudo, y antes de poder afirmar lo anterior hay que contestar lo siguiente con realidades:

También lee: ¿La autosuficiencia energética será una ascensión?

SHCP. Tiene contemplado cómo eliminar de la ley de ingresos la variable del precio del barril y volumen de exportación.

Realidad. Hoy en día no existen indicios o propuestas de que se esté considerando eliminar, dentro de la ley de ingresos, el precio del barril y volumen de exportación. En los precriterios de la Secretaría, estos continúan para 2022 a razón de un promedio de 900,000 barriles diarios, y un precio de barril calculado entre 50 y 55 dólares. Recordemos que el promedio ha estado arriba de 1 millón de barriles diarios en los últimos 20 años. Este 2021 ha sido mayor la entrada de ingresos por la venta derivado de un precio de barril alto. ¿La SHCP eliminará de la ley de ingresos estas variables?

Balanza comercial. Cómo mantener la relación inercial sin incrementar él déficit actual.

Realidad. Somos importadores netos de gas natural, GLP, derivados de petroquímica y combustibles. El único contrapeso a esto son las exportaciones de crudo, y al mes de junio representan un 27 por ciento de incremento respecto a 2020 en el mismo periodo.

No te pierdas: ¿Quién es el astuto energético?

¿La Secretaría de Economía podrá sentirse cómoda al eliminar de la balanza comercial las exportaciones?

El socio. Estados Unidos, socio comercial en el T-MEC, permitirá que dejemos de venderle a sus refinerías a sabiendas de que uno de los objetivos del acuerdo es el fortalecer a la región.

Realidad. Sacar el crudo mexicano del mercado mundial crearía un caos a nuestro socio. Esto lo vimos esta semana con la caída de la producción en sonda de Campeche, por lo cual tuvieron que pagar el barril de logística alta, comparada con lo que realizan con nosotros, provenientes de regiones de mayor distancia. Esto pudo haber no afectado si tuviéramos almacenamientos estratégicos no solo de Pemex, sino de la nación.

Envíanos entre 600,000 y 700,000 barriles diarios en promedio a nuestro vecino de la región. ¿Crees que Estados Unidos nos permitirá dejar de exportar a sus refinerías?

Te interesa: Energía y energéticos, la gran utopía de México

Corolario:

• México necesita producir 2.5 millones entre Pemex y privados.

• 900,000 barriles utilizados para exportar ante la falta de una actividad que sustituya estos ingresos a la nación.

• 1.5 millones de barriles diarios para refinerías. Siempre y cuando opere Dos Bocas en 2023, y las seis actuales lleguen a una eficiencia por arriba del 80 por ciento (actualmente están por debajo del 45 por ciento).

Te recomendamos: Las empresas en México necesitan acelerar la cultura tecnológica

Recordar, antes de 2024:

• Deberá haber diésel de bajo azufre.

• Incrementar el presupuesto a Pemex para disminuir el aumento de los gases de efecto invernadero que han crecido en todos sus negocios.

• Dejar de estresar la operación obligando a hacer el todo para el mercado a la empresa productiva del Estado.

• Mayor incorporación de privados en la industria ante la falta de presupuesto para Pemex, al incrementarse la deuda de corto y largo plazo.

No te pierdas: El mundo cambió tras el covid-19: ¿y el turismo?

• Regresar a la actividad de extracción de gas seco, no como un negocio, sino como estrategia para el futuro para la generación de electricidad.

La frivolidad de las palabras no son los hechos aplicados a una realidad en un sector energético, que no depende del momento en que se exprese, sino de la realidad del mercado interno y en qué parte del externo estás o quieres estar.

Las economías, actuales y en las próximas décadas, dependerán todavía de los hidrocarburos para después pender de la tecnología para mantener o eliminar en algunos procesos los gases de efecto invernadero. Las balanzas comerciales para el futuro inmediato estarán regidas y reguladas en el que te compro y en cuánto afectaste al medioambiente para crear un producto o servicio. Implementando un impuesto que ayude a mitigar el uso dentro de mi mercado interno, al apalancar las inversiones en investigación en tecnología, y posteriormente vender a quien le compro.

A un mercado no lo afecta el exterior. Es podrido desde su interior al no entender las necesidades de la nación. N

—∞—

Ramsés Pech es analista y asesor de la industria energética y en economía. Los puntos de vista expresados en este artículo son responsabilidad del autor.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.