Con un mensaje contra la corrupción, Kamala Harris pidió responder a Bukele

Rafael Mathus Ruiz
·3  min de lectura
La vicepresidenta de los Estados Unidos, Kamala Harris, se quita la mascarilla cuando llega para pronunciar comentarios virtuales en la 51a Conferencia Anual de Washington sobre las Américas en la Casa Blanca en Washington
NICHOLAS KAMM

WASHINGTON.- Con un fuerte mensaje contra la corrupción en América latina, la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, dijo que Washington debe responder a la crisis institucional desatada en El Salvador por la ofensiva del gobierno de Nayib Bukele contra la Corte Suprema de Justicia que terminó con la destitución de jueces, y recibió una dura condena global.

“Justo este fin de semana, nos enteramos de que el parlamento salvadoreño tomó medidas para socavar el tribunal más alto de su país. Un poder judicial independiente es fundamental para una democracia saludable y una economía fuerte. En este frente, en todos los frentes, debemos responder”, dijo Harris en un discurso en la conferencia anual del Consejo de las Américas, una de las citas más importantes del calendario de Washington para discutir la coyuntura regional.

Kamala Harris en la conferencia anual del Consejo de las Américas.
Kamala Harris en la conferencia anual del Consejo de las Américas.


Kamala Harris en la conferencia anual del Consejo de las Américas.

Harris, en cuyas manos el presidente Joe Biden ha puesto la relación con la región, fue la principal oradora de la reunión, de la cual participaron algunos de los funcionarios más importantes del gabinete de Biden, además de su enviado Especial para el Clima, John Kerry.

La vicepresidenta describió a América Latina como uno de los “socios comerciales de más rápido crecimiento” de Estados Unidos. “Nuestra relación con América Latina es más grande que el comercio, y nuestra relación es increíblemente compleja y, a veces, increíblemente complicada. Hoy quiero dejar claro que nuestra administración cree firmemente en el potencial de la región y en el poder de los pueblos de la región“, dijo.

Colombia: no cede la tensión y Duque sacó a los militares a la calle

El discurso de Harris tocó las dos crisis más urgentes que presenta la región para el gobierno de Biden: la llegada de caravanas de migrantes desde México y los países del Triángulo Norte –El Salvador, Guatemala y Honduras–, que ha provocado una crisis en la frontera sur del país, y la ofensiv de Bukele contra la independencia judicial, declarada inconstitucional por los magistrados destituidos y denunciada por Washington, la OEA y la Unión Europea como una afrenta al imperio de la ley y la democracia.

La vicepresidenta dijo que Estados Unidos debía responder a la movida de Bukele, sin dar más detalles y sin anticipar medidas. Y enfatizó en que hay mucho trabajo por hacer para combatir la violencia en el Triángulo Norte.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pero uno de los mensajes centrales que dejó Kamal Harris para América latina es el enorme costo de la corrupción en el atraso de la región, un flagelo que recorre a todos los países.

“No lograremos avances significativos si persiste la corrupción en la región”, dijo la vicepresidenta. “Si la corrupción persiste, nos ha enseñado la historia, será un paso adelante y dos para atrás. Y sabemos que la corrupción hace que las instituciones gubernamentales colapsen desde adentro, lo que impide que las personas eduquen a sus hijos, inicien un negocio, obtengan un juicio justo”, continuó.

Sin miedo a la pandemia, los chinos llenan la calle durante un feriado largo

Harris puso el combate a la corrupción a la par de la lucha contra el cambio climático, y dijo que el trabajo para combatirla “no puede ser más importante”. Y dejó otro mensaje para Bukele, con quien el gobierno de Biden ya mantenía una relación tensa antes de su movida contra los jueces del máximo tribunal salvadoreño.

“En el Triángulo Norte también sabemos que la corrupción nos impide crear las condiciones sobre el terreno para atraer mejor la inversión y en todo el mundo sabemos que la corrupción inhibe la prosperidad compartida. De hecho, el costo global de la corrupción llega al 5 por ciento del PIB mundial”, graficó.

“El trabajo de combatir la corrupción no puede ser más importante”, remarcó.