Mendoza: la tormenta dejó un muerto, casas inundadas y alerta para hoy

LA NACION
·4  min de lectura

MENDOZA.- La provincia del oeste argentino busca recuperarse de la feroz tormenta de granizo, viento y agua que azotó ayer principalmente a la región metropolitana y que se cobró la vida de un adolescente. Sin embargo, la alerta meteorológica está vigente para hoy con otro temporal, que podría ser intenso en las zonas Este y Sur de la geografía local. Por eso, hay gran preocupación entre la población y las autoridades.

Lo que se sabe hasta ahora es que se trató de un evento climático extremoen el Gran Mendoza de características históricas, con 75 milímetros de piedra y lluvia durante 45 minutos, lo que representa un tercio del agua que cae en todo el año.

Asimismo, se determinó el daño que causó: más de 100 viviendas inundadas, más de 50 derrumbes parciales y totales, y casi 150 árboles caídos, además de unos 100 postes y cables que se desplomaron sobre diferentes áreas de la región, según informó la Dirección de Defensa Civil. El organismo destacó que la mayoría de los perjuicios se registraron en las comunas de Las Heras y Capital. Asimismo, de acuerdo con datos de las distribuidoras eléctricas, más de 40.000 usuarios sufrieron cortes en el servicio, por lo que se espera que en el transcurso de la jornada se normalice la situación, aunque se reportan dificultades debido a la inundación que tuvieron estaciones transformadoras.

Las redes sociales se hicieron eco del fenómeno climático y aún sorprenden las fotos y videos de lo que fue la furia que descargó el cielo, convirtiendo las principales calles en ríos.

Tormenta histórica

"Fue una tormenta con características especiales; se habla de que fue histórica, con 75 milímetros de lluvia durante 45 minutos. Las imágenes son elocuentes. Tormentas de estas características se dan cada 50 años, esto tiene estrecha relación con el cambio climático, por eso son importantes las acciones para luchar contra ese fenómeno: es importante reducir los riesgos y evitar las consecuencias, sobre todo en la zona del piedemonte", indicó a LA NACION, Ulpiano Suárez, intendente de la Ciudad de Mendoza.

Suárez confirmó que hubo 20 árboles caídos y 200 familias afectadas por las lluvias, a las que se está asistiendo, sobre todo en los barrios del oeste capitalino, donde un profesor de Educación Física logró salvar la vida de un menor que circulaba en bicicleta, entre otros rescates que se produjeron durante la caótica jornada pasada por agua.

Por su parte, no corrió la misma suerte un adolescente de 14 años que falleció ahogado, convirtiéndose en la primera víctima mortal de la sorprendente tempestad. Se trata de Kevin Brian Castro, de 14 años, quien cayó a un zanjón en el precario Campo Papa, en Godoy Cruz mientras jugaba con un grupo de amigos. Todos terminaron en el agua y fueron arrastrados por la corriente pero el menor no pudo salir a tiempo. Cuando lograron sacarlos del agua, Castro ya estaba inconsciente y no se logró reanimarlo. Los otros chicos fueron trasladados al Hospital Notti y se encontraban fuera de peligro.

Fue una tarde dantesca, con un cielo oscuro que se caía sobre la ciudad. El persistente golpe de las piedras en los techos de los autos y el aguacero que se generó presagiaban las complicaciones que se observan hasta ahora y que no dejan tranquilos a los ciudadanos, porque temen que se repita esta tarde el mismo escenario. Calles anegadas, ramas caídas, autos atascados, colectores cloacales colapsados, comercios desbordados de agua y acequias tapadas de basura, además de problemas en el abastecimiento de agua potable. De hecho el tradicional Parque General San Martín se convirtió en un río y las imágenes que recorrieron el país durante la caída del temporal fueron sorprendentes.

Mientras, para hoy, el Servicio Meteorológico Nacional indica que "siguen las condiciones de inestabilidad y hay probabilidad de precipitaciones aisladas, aunque con menor intensidad respecto al fenómeno presentado en la tarde del jueves". El mismo escenario, aunque con la probabilidad de que sea un nuevo temporal severo, fue planteado por la Dirección de Contingencias Climáticas de Mendoza. Por eso, nadie está tranquilo y cruzan los dedos para que la tormenta pase lo más suave posible, y lo más lejos posible.