Mendoza rechaza la nueva promoción industrial y hasta el kirchnerismo cuestiona a Alberto Fernández

Pablo Mannino
·5  min de lectura
La medida económica anunciada por el presidente Alberto Fernández cayó como un baldazo de agua fría en la provincia que gobierna el radical Rodolfo Suarez.
La medida económica anunciada por el presidente Alberto Fernández cayó como un baldazo de agua fría en la provincia que gobierna el radical Rodolfo Suarez.

MENDOZA.- La provincia de Mendoza se levantó contra el nuevo régimen de promoción industrial que dispuso la Nación para beneficiar a las jurisdicciones del Norte del país y a San Juan. Por tal motivo, teniendo en cuenta el duro golpe que significó décadas atrás para la tierra mendocina el parcial plan de “incentivo” económico, es que todo el arco político local, incluido el kirchnerismo, alzó la voz contra la Casa Rosada para que no se vuelva a repetir la misma historia. O, caso contrario, que se disponga el mismo beneficio para todas las regiones por igual.

En este sentido, quien puso el grito en el cielo en las últimas horas es el gobernador radical Rodolfo Suarez, quien activó una queja formal ante el Ejecutivo nacional por la puesta en marcha del régimen que beneficia a diez provincias norteñas y a la vecina San Juan.

“Le he dado instrucciones al asesor de gobierno y le he pedido intervención al Fiscal de estado, para que inicien las acciones que correspondan por el Régimen de Promoción de Empleo aplicado en las provincias del Norte y San Juan”, expresó Suarez. Por tal motivo, el mandatario negocia con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, para lograr que incluyan a Mendoza en ese régimen. “No queremos otra promoción industrial. Nunca es bueno cuando los beneficios son sólo para algunas provincias, pero es peor si esos beneficios son en detrimento de otras, como sucede en este caso con Mendoza”, completó Suarez.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Antes de esta postura, el ministro de Economía provincial, Enrique Vaquié, ya había puesto el grito en el cielo. “Planteamos nuestra preocupación y reclamamos la incorporación de la provincia de Mendoza en los beneficios del programa anunciado para evitar asimetrías y distorsiones en la región”, sostuvo el funcionario, quien también exige respuestas al ministro Kulfas. Junto con estas voces oficiales, además del reclamo del ex gobernador y actual presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, se sumó la legisladora kirchnerista y espada de Cristina Fernández en el Senado, Anabel Fernández Sagasti.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Cornejo le pidió al presidente “que no reflote fantasmas del pasado, con este régimen de promoción de empleo”, y aseguró que se trata de una “una muy mala idea macroeconómica. En tanto, Sagasti expresó: “La política de incentivos para algunas regiones en detrimento de otras nunca fue buena para el país”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En su paso por Catamarca, la semana pasada, el presidente Alberto Fernández anunció la reducción de los aportes patronales de hasta 80% para las seis provincias del Noroeste argentino (NOA) y las cuatro provincias del Noreste (NEA), según dijo, en respuesta a un reclamo de larga data de las pymes de las economías regionales. El plan de estímulo que no afecta los importes que se pagan sobre los salarios de los trabajadores ya registrados, sino que rige para los nuevos puestos laborales, va a tener una escala progresiva por los próximos 3 años. La puesta en marcha de este nuevo régimen lo hizo a través del decreto 191/2021 publicado este miércoles en el Boletín Oficial para La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero, Tucumán, Jujuy, Salta, Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones. Finalmente, se sumó San Juan, tras la presión del gobernador Sergio Uñac, lo que provocó el malestar de los mendocinos y el encendido de todas las alertas, rechazando el mensaje de la Rosada de la necesidad “corregir asimetrías regionales en favor de las zonas más postergadas del país”.

El plan oficial abarca la reducción de 70% de las contribuciones patronales de nuevas contrataciones a trabajadores varones el primer año, 45% el segundo año y 20% de reducción el tercer año. Asimismo, en el caso de nuevos empleos a trabajadoras mujeres; travesti, transexual o transgénero, la baja de las contribuciones patronales es de 80% el primer año, 55% el segundo año y 30% el tercer año.

En el mismo sentido, la diputada demócrata Josefina Canale, considera que la medida instrumentada por el presidente dejará a los productores mendocinos en “total desigualdad” por lo que instó al Ejecutivo provincial a reclamar por esta situación “perjudicial para Mendoza”, para que se disponga en la región una disminución impositiva. “La reducción de las cargas impositivas patronales para nuevos empleos a provincias del norte del país es una medida discriminatoria, que podría provocar graves perjuicios a los mendocinos”, indicó la legisladora, a tono con el planteo que acaba de formalizar el gobernador Suarez.

La historia en este sentido da cuentas de que la promoción industrial fue negativa para Mendoza. El plan arrancó en La Rioja en 1979 para luego extenderse a Catamarca, San Luis y San Juan. Funcionó más de 30 años, hasta fines del 2012. En la evaluación que se hizo del impacto que produjo en tierra cuyana se dejó en claro las diferencias en la creación de empleo que tuvo Mendoza en relación con las provincias beneficiadas. Esto es, un incremento de 15% contra casi 300%. Frente al escenario tan complejo para la tierra cuyana, a fines de los años 90 se inició un juicio a la Nación, donde se dictaminó que Mendoza tenía razón y finalmente el caso quedó en manos de la Corte. Finalmente, durante la Gobernación de Julio Cobos hubo un acuerdo extrajudicial, desistiendo del juicio, a cambio de que la Casa Rosada se hiciera cargo de Portezuelo del Viento, la “obra del siglo” que aún tambalea, mientras Nación cumple con los desembolsos periódicos.