Mendoza: el PJ le puso fin al sueño de Suarez de reformar la Constitución

LA NACION
·4  min de lectura

MENDOZA.- Una vez más, los planes para reformar la Constitución provincial quedaron truncos. Esta vez, fue el Partido Justicialista el que le puso punto final al sueño del gobernador radical Rodolfo Suarez de cambiar la Carta Magna de los mendocinos, que no se actualiza hace más de 100 años. En síntesis, se proponía actualizar derechos, disponer la unicameralidad, aumentar la representatividad territorial, achicar el gasto político y se dejaba afuera la posibilidad de reelección del gobernador.

La iniciativa oficial, que se anunció el año pasado y se esperaba comenzar a debatirla en la Legislatura local en los próximos días, tuvo un freno por parte de la oposición que consideró que "no es momento" para poner sobre la mesa ningún cambio constitucional. Asimismo, desde el peronismo cargaron duramente contra el mandatario, quien no podrá ser el político cuyano que quede en la historia local como el artífice de una reforma integral de la ley fundamental de la provincia.

Luego de reuniones intensas puertas adentro del partido para tomar una definición, este martes el PJ finalmente emitió un comunicado con la negativa al plan del oficialismo, cerrándole las puertas a Suarez, ya que para avanzar con la reforma se necesita la mayoría especial, esto es los dos tercios de los votos. Sólo dispusieron la posibilidad de debatir la enmienda de un sólo artículo de la Carta Magna. Así, con duras críticas al Ejecutivo, centradas en la falta de convocatoria y diálogo previo con todas las fuerzas políticas y sociales, el peronismo local siguió el camino que ya habían expresado desde el Partido Demócrata y Protectora.

"El Gobierno local se maneja en soledad y no gestiona los consensos necesarios para garantizar cambios institucionales y acuerdos programáticos", señala el comunicado donde dejaron en claro que están dispuestos a cambiar el artículo 223, para "establecer un límite máximo para el presupuesto de las cámaras de Senadores y Diputados con un tope como porcentaje del presupuesto general de la provincia".

En diálogo con LA NACION, Lucas Ilardo, jefe del bloque justicialista del Senado provincial, dejó en clara la postura opositora y el rechazo a la iniciativa central de Suárez. "Un proyecto sin consenso, nace muerto. Esto sucedió con la reforma que planteó Suárez. El gobernador tiene una estrategia electoral que ya es muy clara a esta altura de las circunstancias: fracasar y encontrar a alguien a quien culpar. Esa estrategia solo ha traído perjuicios a los mendocinos", indicó el legislador kirchnerista.

La estrategia del oficialismo de los últimos días había sido abrir la posibilidad de modificaciones al proyecto, con el objetivo de potenciarlo, sin la posibilidad de dejar afuera la unicameralidad. Así lo explicaba a este diario, Víctor Ibañez, ministro de Gobierno, encargado de impulsar el debate en la Casa de las Leyes, antes de la negativa opositora. "Tenemos que esperar qué harán pero lo importante es dar el debate. Estamos abierto a todas las sugerencias. La legislatura es el ámbito para debatir y sacar la mejor iniciativa", indicó este lunes a LA NACION.

Así, por estas horas, tras el revés político, desde el Ejecutivo provincial buscaban mantener la calma y analizaban cómo seguir, en medio del hermetismo. Finalmente, fue el propio Suarez quien decidió expresarse al respecto: "Vamos a seguir con la reforma y vamos a ir al recinto para que voten en contra, que expliquen por qué van a votar en contra. El 90% de la población apoya esto". Asimismo, el mandatario se despachó contra el PJ: "A este peronismo no le interesa Mendoza, les importa más la ideología y la política nacional, cuando tiene que primar el sentido común. Hay que dejar de lado la politiquería, por qué no votar que los municipios sean autónomos. ¡A mí me sorprende! Hay amplio apoyo de toda la ciudadanía en esta reforma".

Por su parte, el exgobernador y diputado nacional por Mendoza, Alfredo Cornejo, expresó en redes su enojo por el "nuevo" rechazo del PJ a una decisión del gobierno provincial y lo consideró "caprichoso sin ninguna justificación ni argumentos, como lo vienen haciendo sistemáticamente desde los últimos años".

"Antes frenaron financiamiento para obras, bloquearon presupuestos, hasta votaron en contra la designación del Director General de Escuelas. Ahora niegan a los mendocinos que elijan si quieren reformar su constitución o no. Los intereses de los mendocinos siempre para lo último", remató el diputado que actualmente preside la Unión Cívica Radical.

En agosto del año pasado, el Ejecutivo local puso a rodar la idea y la acercó a la Casa de las Leyes para darle impulso a los cambios propuestos. El proyecto excluye la reelección del gobernador y deja afuera los comicios de medio término. Asimismo, establecía la unicameralidad, apuntaba al equilibrio fiscal, avanzaba con la autonomía municipal y disponía que los jueces debían jubilarse antes de los 70 años, entre otras propuestas que quedan truncas.