Mendoza y Jujuy se despegaron del feriado nacional y la actividad es normal

·3  min de lectura
Los gobernadores de Mendoza y Jujuy, Rodolfo Suárez y Gerardo Morales
Los gobernadores radicales de Jujuy y Mendoza, Gerardo Morales y Rodolfo Suarez, no adhirieron en sus provincias al feriado decretado por el Presidente

MENDOZA- Ambas bajo gestión del radicalismo, Mendoza y Jujuy resolvieron no plegarse al feriado nacional tras el intento de magnicidio contra Cristina Fernández de Kirchner.

Así, la jornada laboral y educativa viene transcurriendo con normalidad en la tierra del sol y del buen vino, más allá de casos particulares o ciertas confusiones entre ciudadanos a la hora de realizar algún trámite puntual, sobre todo en organismos nacionales que no atendieron al público. Bajo este escenario se expresó el gobernador radical Rodolfo Suarez, quien apeló a la prudencia, asegurando que la mejor manera de reflexionar y evitar más divisiones entre los argentinos frente a hechos tan conmocionantes y condenables es poder “trabajar en paz”.

Las inevitables consecuencias políticas del ataque a Cristina Kirchner

“No estoy de acuerdo en que haya un feriado nacional para manifestarse. Como en muchos países, acá se sale trabajando. Convocar a un feriado nacional para que la gente salga a marchar no es el camino y no es prudente. La prudencia está en trabajar en paz y convocando a la reflexión a cada uno de los argentinos”, expresó el mandatario provincial en diálogo con LA NACIÓN. “No hace bien dar un feriado con imprecisión y con la premura que se hizo”, sumó.

El mandatario mendocino avanzó con la decisión en plena madrugada, alrededor de la 1.30, luego del discurso por cadena nacional que dio el presidente Alberto Fernández, que convocó a la ciudadanía a tomarse el día en sus trabajos y actividades cotidianas para tomar conciencia sobre lo ocurrido. De acuerdo con Suarez, a esa hora de la noche no se conocía ninguna pieza legal para seguir lo anunciado por el jefe del Ejecutivo nacional. De ahí que optó por apoyar una jornada con actividades normales, dejando en claro que aquellas personas que no se presenten en sus puestos de trabajo no recibirán ninguna sanción.

“Hay que convocar a la paz para reflexionar, para dejar de lado las enormes diferencias ideológicas y fanáticas que hay en Argentina”, expuso Suarez, tras condenar enérgicamente lo ocurrido a la ex presidenta y solicitar un avance estricto de la investigación, aunque cuestionó las palabras de Alberto Fernández. “A ningún argentino le gusta que ocurra esto. Pero no hay que echar más leña al fuego; hay una contradicción en el presidente al decir que esto ocurre por discursos del odio”, completó el mendocino, para hacer hincapié en la preocupación que reina sobre la paz social “por la tremenda situación de pobreza que hay en el país”.

En Jujuy

Por su parte, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, titular de la UCR nacional, también tomé el camino mendocino. En declaraciones a diferentes medios hizo un análisis similar a su par cuyano, luego de repudiar de manera categórica el dramático episodio que vivió la vicepresidenta. “Una reflexión hacia toda la política y a la comunicación, hay que bajar un cambio, la gente está muy mal como para que incentivemos la crispación”, señaló el jujeño, quien rechazó adherir al feriado. “Hoy teníamos un festejo de Franja Morada en Rosario, me parece que no es un día para festejo pero tampoco para dejar de trabajar, por eso he dispuesto que en Jujuy la actividad sea normal”, destacó.