Mendoza se distancia del Gobierno, no hará confinamiento y buscará a “no vacunados”

·3  min de lectura
El gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez, se vacunó este martes contra el coronavirus y les pidió a los mendocinos que se inscriban.
El gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez, se vacunó este martes contra el coronavirus y les pidió a los mendocinos que se inscriban.

MENDOZA.- En la carrera contra el coronavirus, la provincia cuyana busca mantener el “equilibrio entre salud y economía”, sin descuidar la vacunación. Por eso, comienza a tomar distancia de la Casa Rosada con las medidas restrictivas, en rechazo a ir a un nuevo confinamiento el próximo fin de semana, al tiempo que permite la circulación hasta las 23.30, con el objetivo de que el sector gastronómico, por caso, pueda respirar, además de la presencialidad en las escuelas.

También, lanzó un operativo de búsqueda de grupos de riesgo “no vacunados” en toda la geografía provincial, sobre todo en los sectores más vulnerables. Al mismo tiempo, el gobernador Rodolfo Suárez se presentó hoy en un centro de inoculación para recibir la primera dosis, luego de inscribirse como mayor de 55 años sin enfermedades preexistentes.

“Tuve una reunión con los intendentes y vamos a salir a buscarlos porque pensamos que hay mucha gente que no se ha inscripto, aquella gente que tiene dificultades para inscribirse les pedimos que busquen ayuda en los municipios. La idea es vacunar a la mayor cantidad de gente, cuando lo hagamos tiene que empezar a aliviarse la tensión que hay en los hospitales”, expresó el mandatario tras recibir la primera dosis contra el Covid-19 en la Nave Cultural de la Ciudad de Mendoza.

Mayor apertura

Sobre la adhesión a la medida nacional de volver a fase 1 este fin de semana, Suárez fue claro en el rechazo: “Creo que de volver a cerrar todo el fin de semana vamos a perjudicar a muchos sectores, porque ya serían tres fines de semana cerrados y hay muchos restaurantes donde se da mucho trabajo y esto capaz implica que después no puedan volver”, detalló el gobernador, quien se apoya en las curvas estadísticas, donde se observa que “frente a una mayor apertura, no significa que haya más casos”.

Tras la apertura de las inscripciones para personas mayores de 55 años, sin comorbilidades, el mandatario tramitó su turno el pasado domingo y finalmente este martes recibió la primera dosis de la AstraZeneca. “Quiero invitar a todos los mendocinos y mendocinas mayores de 55 años sin comorbilidades, a gestionar su turno tal como lo hice”, señaló desde su cuenta de Twitter el mandatario provincial.

En cuanto a la estrategia de vacunación en cada departamento, desde el gobierno local indicaron que quedará a criterio de los intendentes la metodología de acercamiento y convocatoria de los ciudadanos “no vacunados” hasta el momento, principalmente de zonas más vulnerables. “Hago un balance muy bueno porque es si hay algo que demanda este momento es trabajar todos juntos y tratar de llegar con las vacunas a la mayor cantidad de gente y que nadie quede afuera”, indicó Suarez, y agregó: “La provincia no tiene todas las mismas características y cada departamento tiene su situación distinta, en algunos lugares se va inscribir y luego se va a trasladar a las personas a su centro de vacunación, esta vacuna AstraZeneca tiene la particularidad de que se puede mantener en frío en una heladera común entonces en aquellos lugares más alejados por ahí conviene ir y vacunar”.

Otro problema que se presenta, aunque en menor medida, tiene que ver con la desconfianza que existe en algunas vacunas, como la de AstraZeneca. “Yo no soy un experto en la materia, pero hay que confiar porque el mundo se está colocando esta vacuna. Yo no puedo dar una respuesta científica”, comentó el gobernador.

La situación epidemiológica en tierra cuyana no deja de preocupar. Aunque los contagios se mantienen en una “alta meseta”, la tasa de positividad sigue por encima del 35%. Asimismo, las camas de terapia intensiva reportan una ocupación que supera el 90%.

Desde que la enfermedad llegó a la provincia, se registraron 118.453 transmisiones del patógeno. En tanto, 2.610 mendocinos perdieron la vida.