Debía hacer la tarea con lo que tuviera en casa y su trabajo emocionó a todos

LA NACION

En medio de la cuarentena vigente por la pandemia de coronavirus, los alumnos de toda la Argentina continúan sin asistir a las escuelas. La educación a distancia se transformó en una forma de continuar con los contenidos desde los hogares.

Luciano tiene 11 años y es alumno del sexto grado de la Escuela General Bermejo de Luján de Cuyo. Tanto él como sus 34 compañeros debían resolver una tarea que les envío su maestra de Arte: hacer un dibujo con lo que tuvieran en casa.

Con los recursos con los que cuenta en el patio de la humilde casa donde vive, Luciano se las ingenió para darle forma a un dinosaurio. Recreó el cuerpo del inmenso reptil con barro, utilizó polvo de ladrillo para la coloración y algunos palillos fueron los elementos que destinó para las garras como para las letras de la firma de la obra.

"Me da una satisfacción enorme rescatar esos trabajos de los chicos, que a pesar del entorno, tienen ganas de seguir adelante. Eso valoriza mucho más su obra", expresó Claudia Arabena, la maestra de plástica, al diario mendocino El Sol.

La tarea de Luciano fue realizada junto a su hermano de cuatro años, un juego conjunto. Desde la escuela envían tareas de plástica cada 15 días para no exigir demasiado a los alumnos en el contexto adverso que les toca atravesar.

Arabena destacó el esfuerzo extra que hacen las familias para que los más chicos puedan continuar con su educación en medio del aislamiento obligatorio."Las mamás de la zona le ponen mucha garra: acompañan, cargan crédito en los teléfonos para enviar las tareas. Ver los resultados me pone muy contenta", concluyó la docente.