Tras su silencio, Javier Milei hizo un tibio rechazo al atentado y fue muy duro con el Gobierno

·3  min de lectura
Javier Milei desechó la teoría del “efecto Massa” y explicó las razones detrás de la fuerte caída del dólar
El diputado nacional Javier Milei

Tras un prolongado silencio luego del intento de magnicidio que sufrió la vicepresidenta Cristina Kirchner en la noche del jueves, el diputado por La Libertad Avanza, Javier Milei, hizo alusión al tema por primera vez. En el marco de la sesión especial que se desarrolla este sábado en la Cámara de Diputados, manifestó su “total y absoluto repudio a todo acto de violencia” y fue muy duro con el Gobierno.

“Los liberales queremos manifestar nuestro total y absoluto repudio a todo acto de violencia. La violencia no conduce a nada, en ninguna de sus formas. Al mismo tiempo, queremos señalar nuestra vocación republicana y en ese sentido pedimos por que la Justicia pueda hacer su trabajo con las manos libres, que no sea condicionada por la política”, comenzó su alocución el economista.

A continuación, expresó: “También queremos señalar que como liberales nos parecen lamentables los hechos de los últimos días, donde la política utilizó de manera miserable una situación y un hecho delictivo, algo que cae en la Justicia, para armar un rédito político. Llegó a ser tan dantesco de declarar un feriado. ¿Alguien me puede decir dónde está el feriado para las víctimas de la masacre de Once? ¿O cuando mataron al fiscal Nisman? ¿O cuando fue el atentado a la AMIA o de la Embajada de Israel?”.

Y cerró: “En el fondo, lo que les tiene que quedar claro, es que los políticos no tienen privilegios respecto del resto de la población. No son más importantes que las personas a las que estamos representando. Pero claro, cuando toca a uno de la casta aparecen los hipócritas y la solidaridad. Lo único que a ustedes les importa es cuidar sus privilegios y tenemos que terminar con eso de una vez por todas. Porque hubo muertos ayer, hoy y mañana y la política se sigue mirando el ombligo. Dejamos claro nuestro repudio a la violencia pero no aceptamos de ninguna manera este circo dantesco de la política”.

Minutos antes, el libertario había retuiteado un hilo publicado por su par, la diputada nacional Victoria Villarruel, que afirma: “La libertad de expresión y opinión no es un delito”.

Tras ello, el mensaje explica: “El amor o el odio no lo define el oficialismo según el acuerdo o desacuerdo con el otro. Aquí se busca que seamos silenciados los q pensamos distinto y nos animamos a expresarlo. Visión totalitaria la de tratar de callarnos”.

Debajo del posteo hay un texto que lleva por título “El manifiesto argentino”, que postula: “El manifiesto argentino repudia el intento de magnicidio contra la vicepresidenta de la Nación Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Y considera imperioso y urgente esclarecer lo sucedido, así como exige que se condene al/ los responsables materiales e intelectuales del infame atentado”.

Luego, señala: “El manifiesto argentino exige además que el gobierno nacional se ocupe urgentemente de terminar con la escalada de violencia que puede incendiar a la República. No es tiempo de discursos “buenistas” ni de retóricas presidenciales que no conducen a nada. La urgencia es apresar, juzgare y condenar a los irresponsables promotores de toda forma de violencia, denunciar a la oposición delirante y bestial, y aplicar todo el peso de la ley a quienes avalen acciones cobardes y criminales”.

Y concluye: “La paz y la democracia son los valores a preservar en la República Argentina”.

Javier Milei retuiteó el hilo de Victoria Villaruel
Javier Milei retuiteó el hilo de Victoria Villaruel

La publicación contiene un segundo tuit en el que Villaruel escribió “El ‘amor’ según el kirchnerismo…” e incluyó dos comentarios realizados en Twitter que contienen agravios y amenazas contra su persona.

“Eres una perra mala, a ver si te asesinan a ti, asquerosa”, dice uno de los mensajes, en tanto que otro expresa: “Lo que acaba de decir la diputada por La Libertad Avanza Victoria Villarruel es la cosa más monstruosa, un ataque a los pueblos originarios terrible. Quémenla viva, por favor”.