La memoria de los difuntos perdura mediante un código QR en El Salvador

San Salvador, 2 nov (EFE).- Un código QR permite a los visitantes de un cementerio en la capital de El Salvador conocer la vida y la historia de los familiares de Frederick Meza, un fotógrafo que ha lanzado la iniciativa para que la memoria de los difuntos perdure, en el marco de la celebración del Día de los Difuntos (o Día de los Muertos en otros países).

Basta un teléfono inteligente con conexión a internet para escanear el código, colocado sobre una tumba en el Cementerio General de San Salvador, para conocer el rostro y parte de la historia de Simona Teresa Chacón, llamada cariñosamente por su famila como Mama Tere.

"Ella fue mi abuela, mi segunda madre, la mujer que me ayudó a crecer y creer sueños, a los 98 años nos dejó, pero sus recuerdos de una mujer incansable (...) quedan en nuestros corazones", relata Meza en su sitio Memorial QR.

Meza, fotógrafo de profesión, relató a Efe que la idea de la tumba interactiva nació al conocer su implementación en otros países y de la necesidad contar la historia de sus familiares fallecidos.

"Yo le había hecho fotos desde hace 15 años y entonces tenía todo ese material guardado", indicó y señaló que hizo alianzas para la elaboración de las placas con el código.

Los códigos QR, una especie de código de barras más avanzado, se han vuelto más comunes en El Salvador por la pandemia de la covid-19, dado que restaurantes y comercios ofrecen así sus productos para evitar el contacto de varios clientes con una misma superficie.

"En este caso, el primer objetivo fue familiar, pero luego dije que esto se puede vender, es una idea que puede ser interesante y comencé a construirla para ofrecerla al público", añadió.

Indicó que esta iniciativa sirve para "darle un homenaje, mantener vigente la memoria y sentir como que si la persona aún sigue" con sus familiares.

Agregó que también busca que se utilice de una manera cultural y educativa con las tumbas de personajes históricos o como herramienta para el necroturismo.

Meza ofrece, por un costo de entre 50 y 150 dólares, un espacio virtual para mostrar fotografías, vídeos y la historia los familiares fallecidos.

Esto incluye el precio de la placa, su colocación, los impuestos, además de la redacción de la historia, edición del material audiovisual y el mantenimiento de la página.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.