Los mejores crutones para ensalada son de queso

Melissa Clark
·4  min de lectura
Aderezo de limón y ajo para una ensalada de escarola con crutones de halloumi ahumado en Nueva York, el 23 de marzo de 2021. Estilista de alimentos: Simon Andrews. (David Malosh/The New York Times).
Aderezo de limón y ajo para una ensalada de escarola con crutones de halloumi ahumado en Nueva York, el 23 de marzo de 2021. Estilista de alimentos: Simon Andrews. (David Malosh/The New York Times).

Es cierto que el queso feta al horno está de moda, pero no tiene nada que envidiarle a un trozo de halloumi soasado, crujiente y ligeramente fundido.

El halloumi (un queso chipriota suave y firme a la vez, elaborado tradicionalmente con una combinación de leche de oveja y cabra, sumergido en salmuera) tiene un punto de fusión más alto que muchos otros quesos. Esto lo hace ideal para cualquier preparación al fuego: ya sea frito en un sartén, soasado a la parrilla o flameado en un saganaki, un sartén pequeño con dos asas que también es el nombre del platillo de queso que se cocina en él.

La alta temperatura saca lo mejor de la naturaleza intensa y salada del halloumi, convirtiendo un queso chicloso en algo magníficamente dorado por fuera y suave por dentro, con la textura de un malvavisco fundido justo antes de ser aplastado en un s’more (un sándwich de galleta, malvavisco y chocolate).

El halloumi soasado es un excelente aperitivo por sí solo, pero me encanta agregarlo a las ensaladas, donde las verduras frescas (de preferencia amargas y vigorizantes) pueden contrastar con la consistencia aceitosa del queso.

Para esta receta, corté el halloumi en cubos antes de freírlo en el sartén. Esto le da más superficie, lo que significa una mayor caramelización y bordes más crujientes. Otra ventaja es que los pequeños cubos dorados que se mezclan con las hojas verdes se asemejan a los crutones, pero al morderlos tienen sabor a queso y una consistencia esponjosa en lugar de ser crujientes y tostados.

Para darle un toque ahumado y picante, me gusta espolvorear pimentón (paprika ahumada) sobre el halloumi justo cuando sale del sartén. De esta manera parece que el queso se asó sobre leña. (O bien, puedes utilizar pimentón normal, que al menos le dará un toque picante).

En cuanto a las hortalizas, elegí la escarola por su agradable acidez y su textura sólida, que no se marchitará de inmediato al contacto con el queso caliente.

Ensalada de escarola con crutones de halloumi ahumado en Nueva York, el 23 de marzo de 2021. Estilista de alimentos: Simon Andrews. (David Malosh/The New York Times).
Ensalada de escarola con crutones de halloumi ahumado en Nueva York, el 23 de marzo de 2021. Estilista de alimentos: Simon Andrews. (David Malosh/The New York Times).

Un puñado de chalota o cebolla morada en rodajas le da un toque penetrante, mientras que las hojas de perejil fresco avivan todo el platillo. Finalmente, como guarnición opcional, espolvoreo semillas de granada por encima. No solo se ven bien, sino que los granos de color rubí aportan un dulzor jugoso que combina perfecto con el toque salado del queso y el sabor a ajo del aderezo.

El halloumi, que antes solo estaba disponible en tiendas especializadas, ha ido apareciendo en muchos supermercados, pero si no lo consigues, puedes utilizar otros quesos firmes idóneos para freír y asar, como el kefalotyri, el blanco, el queso de pan o el panir.

Incluso puedes sustituirlo con feta, aunque puede ser el más difícil de encontrar de todos debido a su nueva fama.

---

RECETA:

Ensalada de escarola con crutones de halloumi ahumado

Rinde: 4 porciones

Tiempo total: 20 minutos

Ingredientes:

Para el aderezo:

1 diente de ajo pequeño, rallado o prensado

1 1/2 cucharadas de jugo de limón fresco, y un poco más al gusto

1/2 cucharadita de sal de mar fina, y un poco más al gusto

5 cucharadas de aceite de oliva extra virgen, y un poco más al gusto

Para la ensalada:

1 cucharada de aceite de oliva extra virgen, y un poco más si es necesario

28 gramos de queso halloumi, cortado en cubos de 2,5 centímetros y secado a palmaditas

3/4 de cucharadita de pimentón dulce (pimentón ahumado)

6 tazas de escarola, cortada en trozos pequeños

1 taza de hojas y tallos tiernos de perejil

1/2 chalota o 1/4 de cebolla morada pequeña, cortada en rodajas finas

Semillas de granada, para decorar (opcional)

Preparación:

1. Prepara el aderezo: En un tazón pequeño, bate el ajo, el jugo de limón y la sal. Deja reposar durante 30 segundos para que la sal se disuelva y, a continuación, incorpora el aceite de oliva y bate. Prueba y añade más sal si es necesario. Reserva.

2. Prepara la ensalada: Calienta 1 cucharada de aceite en un sartén mediano a fuego medio-alto hasta que se reduzca, unos 20 segundos. Agrega el queso y cuece hasta que se dore por un lado, de 1 a 2 minutos; añade más aceite si el sartén se seca. Dale vuelta al queso y espolvorea pimentón encima. Deja que se cueza sin moverlo hasta que se dore por el otro lado, aproximadamente 1 minuto más. Transfiere a un plato forrado con papel de cocina.

3. Pon la escarola, el perejil y la chalota en una ensaladera grande. Agrega el aderezo y el halloumi caliente, mezcla bien; añade más aceite, jugo de limón y sal al gusto. Sirve de inmediato, y adorna con granos de granada, si lo deseas.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company