Meghan Markle llama a los senadores republicanos porque es una experta en blancos ricos que no hacen nada

·4  min de lectura
 (AFP via Getty Images)
(AFP via Getty Images)

Debido a que han pasado dos semanas desde la última vez que los tabloides hablaron de ella, Meghan Markle vuelve a aparecer en los titulares. Esta vez hace ruido al llamar a los senadores republicanos para presionarlos sobre el proyecto de ley de gastos internos de US$3,5 billones del presidente Biden.

Esto tiene mucho sentido: ¿quién mejor que alguien que representa a la familia real británica, una institución arcaica arraigada en la Edad Media, para asumir las propias actitudes arcaicas al estilo de la Edad Media de EE.UU. respecto a la medicina y la licencia parental remunerada? El Congreso es una colección disfuncional de ancianos blancos ricos que no hacen nada y que están desconectados de las necesidades de las personas a las que se supone representan. Y si hay alguien que sabe cómo conseguir que los ancianos blancos ricos que no hacen nada presten atención, es Meghan Markle.

Al parecer, Meghan se presentó como "la duquesa de Sussex", como tiene derecho a hacer, en sus llamadas a la senadora Susan Collins de Maine y la senadora Shelley Moore Capito de Virginia Occidental. Según la reportera de Politico, Marianne LeVine, Collins muy perturbada dijo: "Para mi sorpresa, me llamó por mi línea privada y se presentó como la duquesa de Sussex, lo cual es un poco irónico". Otros republicanos sugirieron que las llamadas de Meghan la han hecho parecer fuera insensible e indiferente; después de todo, no hay nada menos relacionado con el Partido Republicano que alguien que gasta energía para luchar por algo que no los beneficia de forma personal.

Algo curioso es que Meghan decidió presionar a los senadores sin pedirle apoyo a su esposo, el príncipe Harry. Pero supongo que es bueno que el duque de Sussex no se uniera al esfuerzo de cabildeo, porque el único duque al que el Partido Republicano parece prestar atención en estos días es David. Quizás esta sea una oportunidad perdida, porque nadie sabe lo que es tener licencia pagada mejor que un príncipe cuya vida entera se puede resumir en seis palabras: licencia remunerada financiada por los contribuyentes.

Sin embargo, tengo un par de pequeños problemas con los métodos de Meghan. Sé que estuvo fuera del Reino Unido por un tiempo y puede haber olvidado cómo presionar al Congreso de manera efectiva debido a eso, pero llamar a los senadores como si fuera una vendedora es un error de novato. Sólo hay tres formas comprobadas de llamar la atención de los senadores: sobornarlos (lo que se conoce como "contribuciones de campaña" en la sociedad educada); ayudarlos a realizar transacciones bursátiles a partir de su información privilegiada; o aparecer en Newsmax para afirmar que la vacuna covid contiene un rastreador satánico llamado Luciferase.

Por desgracia, los esfuerzos de Meghan pueden ser en vano, ya que parece que EE.UU. seguirá como uno de los siete países (junto a las Islas Marshall, Papúa Nueva Guinea, los Estados Federados de Micronesia, Nauru, Palau, Surinam y Tonga) que no ofrece licencias familiares remuneradas para sus ciudadanos. Incluso en Corea del Norte, quizá la nación más opresiva del mundo, las nuevas madres tienen hasta once semanas de descanso. Quizás los republicanos respondieron a sus esfuerzos al recordarñe que los padres no necesitan invertir tiempo en la crianza de sus hijos en estos días porque de todos modos los matarán a tiros en la escuela en unos años, que ha sido la posición no oficial del Partido Republicano desde que se asoció de forma tan cómoda con la NRA (Asociación Nacional del Rifle).

Con tan insensible desprecio por el bienestar de los trabajadores, es difícil evitar la conclusión de que la clase gobernante ve a los gobernados con desprecio. Pero quizás no debería sorprendernos. Después de todo, EE.UU. es un país donde la gente tiene que elegir entre alimentos y medicinas y donde el estadounidense promedio muere endeudado. Ambos casos aparecen en la definición del diccionario de "libertad", ¿verdad?

Y así continúa EE.UU., una poderosa economía moderna mezclada con una sociedad atrasada que una vez más depende de las mujeres afroamericanas para pasar a la era moderna. Meghan, al menos lo intentas, pero lamento decirte que, con título real o no, tus esfuerzos tal vez sean en vano.

Relacionados

La duquesa de Sussex, Meghan Markle, llamó a senadores del Congreso para apoyar la licencia familiar pagada

Harry y Meghan son objeto de una campaña de odio impulsada por el algoritmo de Twitter, afirma informe

Trump espera que Meghan Markle se presente a la presidencia en 2024

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.