Meghan Markle revela el "dolor insoportable" que sintió por el aborto espontáneo que sufrió hace unos meses

Redacción - BBC News Mundo
·5  min de lectura
Meghan, Duchess of Sussex
Meghan, Duchess of Sussex

"Un dolor casi insoportable experimentado por muchos, pero del que pocos hablan".

En un artículo duro y conmovedor, la duquesa de Sussex, Meghan Markle, reveló este miércoles que sufrió un aborto espontáneo el pasado mes de julio, en un intento expreso de derribar el tabú sobre ello.

"Supe, mientras abrazaba a mi primogénito, que estaba perdiendo a mi segundo hijo", escribió Markle en una pieza de opinión publicada en The New York Times, en la que también se pronuncia sobre la crisis sanitaria y social en Estados Unidos.

En el texto, titulado "Las pérdidas que compartimos", la duquesa de Sussex revela cómo vivieron esa pérdida tanto ella como su marido, el príncipe Harry; insta a la sociedad a tener mayor empatía y lamenta la polarización en su país.

"Quizá el camino de la recuperación empieza con tres sencillas palabras: ¿estás bien? [del inglés "Are you OK?"]".

Una fuente cercana a la duquesa de Sussex confirmó a la BBC que se encuentra actualmente en buen estado y que la pareja quería hablar de lo que había pasado en julio tras darse cuenta de lo común que son los abortos espontáneos.

Un portavoz del Palacio de Buckingham, por su parte, declinó hacer declaraciones sobre el asunto: "Es un asunto profundamente personal del que no comentaremos".

Los duques de Sussex se trasladaron a California para alejarse del foco mediático, tras apartarse de sus funciones en la realeza en enero.

Su primer hijo, Archie, nació el 6 de mayo de 2019.

Madre y feminista

Markle empieza su artículo describiendo una mañana de julio, que parecía como cualquier otra hasta que, tras cambiar de pañal a su primogénito, sintió un "fuerte calambre".

"Me caí al suelo con él [Archie] en mis brazos (...) Supe, mientras abrazaba a mi primogénito, que estaba perdiendo a mi segundo hijo", relata.

Horas después, Markle estaría en un hospital sujetando la mano de su marido. "Sentí la humedad de su palma y besé sus nudillos, húmedos por nuestras lágrimas".

Meghan Markle y el príncipe Harry, junto a Archie.
Los duques tuvieron a su primogénito Archie en 2019.

En opinión de la duquesa de Sussex, perder a un hijo "significa llevar un dolor casi insoportable, experimentado por muchos pero del que pocos hablan".

"En el dolor de nuestra pérdida, mi marido y yo descubrimos que en una habitación de 100 mujeres, de 10 a 20 de ellas habían sufrido un aborto espontáneo. Aun así, pese a lo asombrosamente común que es este sufrimiento, esta conversación sigue siendo tabú, plagada de vergüenza (injustificada), y perpetuando un proceso de luto solitario".

"Sentada en una cama de hospital, viendo cómo el corazón de mi marido se rompía a medida que intentaba sujetar los trozos destrozados del mío, me di cuenta de que la única manera de empezar a recuperarse era preguntar: '¿Estás bien'?"

La duquesa de Sussex hace mención a una entrevista que le hicieron durante un tour por Sudáfrica, en la que destacó su sinceridad sobre su situación. En ella, el periodista le preguntó si estaba bien y ella le agradeció el gesto, sincerándose en un momento en el que trataba de "mantener un rostro valiente en público".

Meghan, duquesa de Sussex
Los duques de Sussex se trasladaron a California para alejarse del foco mediático, tras apartarse de sus funciones en la realeza en enero.

En medio de la presión mediática que sufría la pareja entonces y poco después de haber nacido Archie, Markle reveló que había sido una ingenua sobre el papel que jugarían los tabloides británicos y que le habían advertido que "destrozarían" su vida.

"Le contesté de manera honesta, sin saber que lo que dije resonaría con tantas personas -mamás primerizas y más experimentadas, y cualquiera que hubiese estado, a su manera, sufriendo de manera silenciosa".

Las crisis de Estados Unidos

Es en esas palabras (¿estás bien?) con las que la duquesa de Sussex, de 39 años, insta a comenzar a encarar las difíciles circunstancias que han tenido que experimentar muchas personas este año por el coronavirus o la violencia policial.

La duquesa de Sussex hace mención a algunos de los casos más polémicos ocurridos este año en Estados Unidos, que motivaron protestas masivas contra el racismo, como el de Breonna Taylor o George Floyd.

También lamenta que, en medio de la profunda crisis sanitaria y social en Estados Unidos, la sociedad ya no se pueda poner de acuerdo en lo que es verdad.

"No estamos solo discutiendo sobre nuestras opiniones de los hechos, estamos polarizados sobre si el hecho es, en realidad, un hecho", subraya.

"Estamos en desacuerdo sobre si la ciencia es real (...) sobre si unas elecciones se han ganado o perdido", señala. "La polarización, junto al aislamiento social requerido para combatir esta pandemia, nos ha hecho sentir más solos que nunca".

Análisis de Jonnyt Dymond, corresponsal de la Casa Real de la BBC

Markle dejó claro desde su primer evento como prometida del príncipe Harry que quería que las voces de las mujeres y sus experiencias se escucharan con mayor claridad.

Ahora ha escrito sobre su pérdida, y su angustia. Lo ha hecho en el marco de un año de turbulencias sobrecogedoras. Y ha hecho un alegato a favor de la tolerancia y la compasión.

La duquesa de Sussex entrelaza las dificultades de tantas personas con la covid-19, las batallas sobre la verdad y la mentira en este tiempo de tanta división, y la muerte de afroestadounidenses a manos de la policía.

Y sobre una experiencia que tantas mujeres han sufrido, convierte su dolor en una manera de hacer los abortos espontáneos una conversación cotidiana.

Markle es el segundo miembro de la familia real en hablar públicamente de un aborto espontáneo.

En 2018, la nieta de la reina Zara Tindall reveló que había sufrido dos abortos espontáneos antes de tener a su segundo hijo.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.