Meghan se disculpa con corte por olvidar discusión de libro

·3  min de lectura
GBRETAÑA-MEGHAN-DEMANDA (AP)
GBRETAÑA-MEGHAN-DEMANDA (AP)

La duquesa de Sussex se disculpó por mentirle a un tribunal británico sobre el alcance de su cooperación con los autores de un libro empático sobre ella y el príncipe Enrique.

La duquesa, antes conocida como Meghan Markle está involucrada en un proceso legal en Londres por la publicación en un periódico de partes de una carta que le escribió a su padre, de quien está distanciada, tras casarse con el nieto de la reina Isabel II en 2018.

Demandó a la editora del Mail on Sunday y al sitio web MailOnline por violación de la privacidad y derechos de autor. Un juez del Tribunal Superior falló a su favor en febrero, diciendo que la publicación de la carta que Meghan le escribió a su padre, Thomas Markle era “manifiestamente excesiva y, por lo tanto, ilegal”.

Publisher Associated Newspapers intenta revocar esa decisión en el Tribunal de Apelaciones. La editora argumenta que Meghan escribió la carta sabiendo que podría ser publicada e hizo pública la información privada al cooperar con Omid Scobie y Carolyn Durand, autores del libro “Finding Freedom”.

Los abogados de la duquesa han negado antes que ella o Enrique colaboraran con los autores. Pero el exdirector de comunicaciones de la pareja, Jason Knauf, dijo en su testimonio ante el tribunal que él proporcionó información a los escritores y la discutió con Enrique y Meghan.

En una declaración como testigo, Knauf dijo que el libro fue “discutido directamente con la duquesa varias veces en persona y por correo electrónico”. Los correos electrónicos publicados como parte de la declaración de Knauf mostraron que también le envió un correo electrónico a Enrique para discutir el libro y decir que se reuniría con los autores.

Knauf dijo que Enrique respondió: “Estoy totalmente de acuerdo en que tenemos que poder decir que no tuvimos nada que ver con eso. Del mismo modo, darles el contexto y los antecedentes adecuados ayudaría a difundir algunas verdades”.

En una declaración testimonial hecha pública el miércoles, Meghan aceptó “que el señor Knauf sí proporcionó alguna información a los autores del libro y que lo hizo con mi conocimiento, para una reunión que tenía prevista con los autores en su calidad de secretario de comunicaciones”. Agregó: “Desconozco el alcance de la información que compartió”.

La duquesa dijo que no recordaba las conversaciones con Knauf cuando prestó declaración anteriormente en el caso, “y pido disculpas al tribunal por el hecho de que no recordé estos intercambios en ese momento”.

“No tenía absolutamente ningún deseo o intención de engañar al acusado o al tribunal”, dijo.

Associated Newspapers dice que la evidencia de Knauf también socava la afirmación de Meghan de que no tenía la intención de que nadie más que su padre viera la carta.

En su declaración, Knauf dijo que la duquesa le “pidió que revisara el texto de la carta, diciendo ‘obviamente todo lo que he redactado es con el entendimiento de que podría filtrarse’”.

Knauf dijo que Meghan le preguntó si debería dirigirse a su padre en la carta como “papá”, y agregó que “en el desafortunado caso de que se filtrara, provocaría una emoción desgarradora".

En su propia evidencia escrita, Meghan, de 40 años, dijo que no creyó que su padre “vendería o filtraría la carta, principalmente porque no lo presentaría de manera favorable”.

“Para ser claros, no quería que se publicara nada de eso y quería asegurarme de que se minimizara el riesgo de que fuera manipulado o editado de manera engañosa, en caso de que fuera explotado”, señaló.

Los abogados de Meghan dijeron a la Corte de Apelaciones el jueves que, si hubiera querido poner la carta a su padre en el dominio público, el libro “Finding Freedom” habría sido la “oportunidad perfecta” para hacerlo.

La apelación continúa el jueves ante tres jueces superiores. Se espera un fallo en una fecha posterior.

Meghan, otrora actriz de la serie dramática “Suits”, se casó con Enrique en el Castillo de Windsor en mayo de 2018.

Meghan y Enrique anunciaron a principios de 2020 que dejarían los deberes reales y se mudarían a Norteamérica, citando lo que calificaron de intrusiones insoportables y actitudes racistas de la prensa británica.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.