Medvedev y Thiem dejan al tenis frente a un fascinante 2021

HOWARD FENDRICH
·4  min de lectura

Nadie subestima a Novak Djokovic o Rafael Nadal. Tampoco a Roger Federer. Es demasiado prematuro.

Pero el desenlace de la Copa Masters de la ATP dejó planteado una fascinante temporada 2021 en el tenis masculino, con el surgimiento de Daniil Medvedev y la consolidación de Dominic Thiem, dos veinteañeros que parecen tener las virtudes para ascender a la cumbre del deporte.

Forman parte de una camada de jugadores que también incluye a Stefanos Tsitsipas, Alexander Zverev y Andrey Rublev. Todos dan señales que son una realidad, y con la calidad para dar el siguiente paso. Cada uno esgrime argumentos para encender discusiones, mientras se aguarda la reanudación en Australia en enero, si la pandemia de coronavirus lo permite.

“Hemos demostrado que podemos fajarnos con las leyendas, que también podemos ganarles y que también podemos ganar en las grandes citas", dijo Thiem, cuya consagración en el Abierto de Estados Unidos en septiembre le dio su primer trofeo de Grand Slam.

“En los próximos años, los Tres Grandes seguirán peleando por cada título importante, pero supongo que llegará el momento que ellos se retirarán — no sé si en tres, cuatro o cinco años", dijo Thiem. “Luego nos tocará a nosotros ser los favoritos. Se vienen tiempos muy excitantes en el tenis”.

Fue el resumen que dio el austriaco la noche del domingo en Londres tras sucumbir 4-6, 7-6 (2), 6-4 ante Medvedev en la final de la Copa Masters, el último partido del año.

Ambos se instalaron en el duelo por el título tras vibrantes victorias a tres sets que dieron cierto augurio. Como tercero del ránking, Thiem eliminó al número uno mundial Djokovic, y el cuarto Medvedev dejó fuera al segundo Nadal.

“Una hazaña asombrosa de la nueva generación”, destacó Medvedev.

“Es súper para el tenis. Estamos empezando a dejar nuestra huella", dijo el ruso, quien también había doblegado a Djokovic en la fase de grupos del torneo y se convirtió en el primer hombre en los 50 años de historia del certamen que supera a cada uno de los tres primeros del ránking.

Thiem, de 27 años, puede presumir de cuatro finales de Grand Slam, perdiendo dos veces ante Nadal en el Abierto de Francia y una contra Djokovic en el Abierto de Australia Open. Ha alcanzado dos veces la final de la Copa Masters (perdió ante Tsitsipas en 2019). El juego de Thiem desde el fondo es sensacional, pero aún le falta añadir variantes y saber modificar tácticas en el curso de un partido.

Con 24 años, Medvedev ya tenía el antecedente de perder ante Nadal en la final del US Open de 2019, y frente a Thiem en las semifinales este año. Su facilidad para improvisar en el curso de un partido es de las mejores en el circuito — cambió de estrategia para remontar ante Nadal y Thiem en Londres — y es imponente en superficies dura. Pero para llegar a lo más alto y quedarse ahí, pues tendrá que mejorar en polvo de ladrido (0-4 en el Abierto de Francia) y en el césped (nunca ha pasado más allá de la tercera ronda en Wimbledon).

El griego Tsitsipas, el alemán Zverev (quien recién negó denuncias de violencia doméstica hechas por una exnovia) y el ruso Rublev no pasan de los 24 años y se encuentran dentro de los 10 primeros del ránking.

Ninguno ha conquistado un grande, aunque Zverev estuvo muy cerca al ponerse arriba por dos sets pero no pudo frenar la remontada de Thiem en el la final del US Open.

También sería insensato creer que Djokovic (33 años) y Nadal (34) no podrán seguir incrementando su cuenta de títulos de Grand Slam, incluso Federer (39) tras perderse casi toda la temporada tras someterse a dos cirugías en la rodilla derecha.

Los Tres Grandes han monopolizado 53 de los 62 títulos de Grand Slam, y 57 en total: 20 para Federer y Nadal, 17 para Djokovic.

Y en este 2020, se llevaron dos de tres (Wimbledon fue cancelado por la pandemia de COVID-19).

Pero tras tantos años de hegemonía, es evidente que finalmente se han topado con rivales de cuidado.

“Roger, Rafa, (Novak), y también Andy (Murray) — ellos hicieron tanto por el deporte. Son responsables que tanta gente siga el tenis.... Llegará un momento en el que ya no va a estar", dijo Thiem. “Será muy importante no perder a esos aficionados, que sigan inmersos en este gran deporte. Ese será nuestro reto".