Medios estatales chinos relativizan la gravedad de la ola de COVID antes de la cita con la OMS

Pacientes tumbados en camas en un pasillo del servicio de urgencias del Hospital Zhongshan, en medio del brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Shanghái

Por Bernard Orr

Pekín, 3 ene (Reuters) -Medios de comunicación estatales chinos restaron importancia el martes a la gravedad de la oleada de COVID-19 que azota el país, ntes de que sus científicos presenten un informe a la Organización Mundial de la Salud, que espera una "discusión detallada" sobre la evolución del virus.

El brusco giro de China sobre los controles del COVID el 7 de diciembre, así como la exactitud de sus datos sobre casos y mortalidad, han sido objeto de un creciente escrutinio en el país y en el extranjero.

El Ministerio de Asuntos Exteriores chino calificó de "sencillamente irrazonables" las restricciones de entrada impuestas por algunos países, afirmando que "carecían de base científica".

"Estamos dispuestos a mejorar la comunicación con el mundo", declaró a la prensa en Pekín Mao Ning, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores.

"Pero ... nos oponemos firmemente a los intentos de manipular las medidas de prevención y control de epidemias con fines políticos, y tomaremos las medidas correspondientes a la situación de acuerdo con el principio de reciprocidad".

La Organización Mundial de la Salud instó el viernes a las autoridades sanitarias chinas a compartir periódicamente información específica y en tiempo real sobre la situación del COVID. El organismo ha invitado a científicos chinos a presentar datos detallados sobre la secuenciación vírica en una reunión de un grupo asesor técnico prevista para el martes. También ha pedido a China que comparta datos sobre hospitalizaciones, muertes y vacunaciones.

El cambio de normativa en materia de COVID se produjo tras las protestas por la estrategia de "cero casos de COVID" defendida por el presidente Xi Jinping, lo que supuso la mayor muestra de desafío popular durante su presidencia de una década y coincidió con el crecimiento más lento de China en casi medio siglo.

A medida que el virus se propaga sin control, las funerarias informan de un aumento de la demanda de sus servicios y los expertos internacionales en salud predicen para este año al menos un millón de muertes en el país, el más poblado del mundo.

China informó de tres nuevas muertes por COVID el lunes, frente a una el domingo. El número oficial de víctimas mortales desde el inicio de la pandemia asciende ahora a 5.253.

En un artículo publicado el martes, People's Daily, el periódico oficial del Partido Comunista, citaba a varios expertos chinos que afirmaban que la enfermedad causada por el virus era relativamente leve para la mayoría de la gente.

"Las enfermedades graves y críticas representan entre el 3% y el 4% de los pacientes infectados ingresados actualmente en hospitales designados de Pekín", declaró al periódico Tong Zhaohui, Vicepresidente del Hospital Chaoyang de Pekín.

Kang Yan, director del Hospital Tianfu de China Occidental de la Universidad de Sichuan, declaró que en las últimas tres semanas han ingresado en las unidades de cuidados intensivos un total de 46 pacientes en estado crítico, lo que representa alrededor del 1% de las infecciones sintomáticas.

La zona de urgencias del Hospital Zhongshan de Shanghái estaba abarrotada de pacientes el martes, según un testigo de Reuters.

Algunos estaban en camas en el pasillo recibiendo tratamiento intravenoso mientras decenas hacían cola a su alrededor, esperando ver a un médico. No estaba claro cuántos estaban enfermos con COVID.

REUNIÓN DE LA OMS

Antes de la reunión del martes, un portavoz de la OMS dijo que se esperaba una "discusión detallada" sobre las variantes que circulan en China y en todo el mundo, y que se esperaba que científicos chinos hicieran una presentación.

Dos destacados científicos y miembros del comité reunido el martes afirmaron que buscarían una "imagen más realista" de la situación en China.

Pero algunos expertos dudaron de que Pekín fuera muy franca.

"No creo que China sea muy sincera a la hora de revelar información", afirmó Alfred Wu, profesor asociado de la Escuela Lee Kuan Yew de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Singapur.

"Preferirían guardárselo para sí o dirían que no ha pasado nada, que no hay nada nuevo. En mi opinión, podríamos suponer que no hay nada nuevo... pero el problema es que el tema de la transparencia de China siempre está ahí".

Estados Unidos, Francia, Australia, India y otros países exigirán pruebas obligatorias de COVID a los viajeros procedentes de China, mientras que Bélgica ha declarado que analizará las aguas residuales de los aviones procedentes de China para detectar nuevas variantes de COVID.

Las autoridades sanitarias de la Unión Europea se reunirán el miércoles para coordinar la respuesta.

China dejará de exigir cuarentena a los viajeros procedentes de ese país a partir del 8 de enero. Pero seguirá exigiendo una prueba previa a la salida.

PREOCUPACIONES ECONÓMICAS

Ante los contagios entre trabajadores y consumidores chinos, aumenta la preocupación por las perspectivas de crecimiento de la segunda mayor economía del mundo, lo que pesa sobre las bolsas asiáticas.

La Unión Europea ha ofrecido vacunas COVID gratuitas a China ante la creciente preocupación por el aumento de las infecciones.

Pekín aún no ha respondido a la oferta, según un portavoz de la UE, pero la medida llega después de que Alemania enviara el mes pasado 11.500 vacunas COVID de BioNTech a China para uso de los ciudadanos alemanes en ese país.

China ha insistido hasta ahora en utilizar únicamente vacunas de fabricación china, consideradas menos eficaces que las occidentales basadas en la tecnología del ARNm.

Una encuesta publicada el martes mostró que la actividad de las fábricas chinas se contrajo el mes pasado.

Los envíos de diciembre de la planta de iPhone de Foxconn en Zhengzhou ( ), interrumpidos a finales del año pasado por un brote de COVID que provocó el despido de trabajadores y disturbios, se situaron en el 90% de los planes iniciales de la empresa, según una fuente con conocimiento directo del asunto.

Es probable que el "incendio" de infecciones en China en los próximos meses perjudique a su economía este año y lastre el crecimiento mundial, afirmó la directora del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva.

"China está entrando en las semanas más peligrosas de la pandemia", advirtieron los analistas de Capital Economics.

El Ministerio de Cultura y Turismo de China dijo que el mercado turístico nacional registró 52,71 millones de viajes de cara a las vacaciones de Año Nuevo, cifra similar a la del año pasado y solo el 43% de los niveles de 2019, antes de la pandemia.

Las expectativas son mayores para la fiesta más importante de China, el Año Nuevo Lunar, a finales de este mes, cuando algunos expertos esperan que los casos diarios de COVID ya hayan alcanzado su punto máximo en muchas partes del país.

(Reporte de las oficinas de Pekín y Shanghái; Redacción de Marius Zaharia; editado en español por Tomás Cobos y José Muñoz en la redacción de Gdansk)