Rey Carlos III monta guardia junto a féretro de Isabel II

·2  min de lectura

LONDRES (AP) — Una avalancha de personas —desde jubilados londinenses hasta el excapitán de la selección inglesa de fútbol, David Beckham— han hecho fila para pasar junto al féretro de la reina Isabel II colocado en el Parlamento, y son tantas que el viernes las autoridades tuvieron que suspender temporalmente el ingreso de más gente a la kilométrica fila.

Para la tarde, el seguimiento en vivo de la fila para entrar en el histórico Westminster Hall indicaba que se había reabierto, pero el gobierno británico advirtió que el tiempo de espera para cubrir los 8 kilómetros (5 millas) desde el inicio de la fila en Southwark Park hasta el Parlamento era de más de 24 horas. El gobierno también advirtió que “las temperaturas nocturnas serán frías”.

Por la noche, los dolientes seguían entrando en silencio en el Westminster Hall mientras el rey Carlos III y sus tres hermanos montaban guardia durante 15 minutos alrededor del féretro. El llanto de un bebé era el único sonido.

Los asistentes se inclinaban ante el féretro o se persignaban. Varios veteranos de las fuerzas armadas, cuyas medallas brillaban bajo la luz de los focos, saludaron firmemente. Algunos lloraron. Muchos se abrazaron al salir, orgullosos de haber pasado horas en la fila para ofrecer un homenaje, aunque sólo durara unos momentos.

Beckham fue visto en la fila de dolientes cerca de las cámaras del Parlamento a la hora del almuerzo. Se cree que se incorporó a la fila a las 2 de la madrugada y que permaneció en ella durante más de 10 horas. Con una camisa blanca y una corbata negra, se inclinó brevemente ante el féretro antes de salir de Westminster Hall.

“Hemos sido afortunados como nación por haber tenido a alguien que nos ha dirigido de la forma en que lo ha hecho su majestad, durante el tiempo que lo hizo, con amabilidad, con cariño y siempre tranquilizante”, dijo Beckham. “Creo que eso es lo único en lo que todos nos sentimos seguros y continuaremos así con la familia real. Pero creo que su majestad era alguien especial y la echaremos de menos, no sólo en nuestro país, sino en todo el mundo”.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, dijo que acudir a la capilla ardiente de la reina fue una experiencia inolvidable.

“Estar en Westminster Hall en su presencia, con una corona encima de su ataúd, es algo increíblemente emotivo”, dijo a The Associated Press.