En medio de la tensión, primer ministro peruano busca ratificar su cargo ante el Congreso

El primer ministro de Perú, Alberto Otálora, asistió este martes 10 de enero al Congreso para pedir el voto de confianza al Parlamento, un proceso obligatorio al cual debe someterse para ratificar su cargo. Todo en medio de la reactivación de las protestas en el país, las cuales habían sido suspendidas por una tregua navideña y exigen, entre otras, la renuncia de Dina Boluarte. El Gobierno decretó el toque de queda nocturno durante 3 días en la región de Puno por una escalada en la violencia.

Alberto Otálora acudió a la sede del Legislativo peruano en compañía de varios ministros del Gobierno de Dina Boluarte con el fin de explicar las líneas generales de su gestión y cumplir con el procedimiento exigido por la ley, el cual debe ser realizado máximo 30 días después de juramentar el cargo.

Pero Otálora y su equipo ministerial no fueron bien recibidos. Dentro del hemiciclo peruano se escucharon gritos de pedidos de renuncia y acusaciones de “asesinos” por parte de algunos diputados de izquierda.

Los parlamentarios gritaban y sostenían carteles, en los cuales se podían leer mensajes que dan cuenta de la álgida situación política que vive el país andino desde hace meses, que fue agravada por la destitución de Pedro Castillo y la transmisión de mando a Dina Baluarte.

Antes de la llegada del primer ministro al Congreso, el pleno propuso que la sesión fuera suspendida, sin embargo, la mayoría de legisladores votaron para rechazar la moción y procedieron a adelantar el proceso.

Previamente, Otálora había mantenido rondas de diálogo con varios grupos políticos con el fin de obtener los votos de la mayoría simple de 130 congresistas para que su cargo finalmente sea ratificado.

Con EFE y medios locales


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
La situación tras el último remezón político en la interminable crisis peruana
Perú: al menos 18 muertos tras la jornada más fatídica de las protestas antigubernamentales
Perú prohíbe la entrada en su territorio a Evo Morales por "intervención" en sus asuntos políticos