En medio de la tendencia a derribar, un miamense se compromete a preservar las joyas de la historia de Coral Gables

·8  min de lectura

Los visitantes pasan manejando por la historia cuando atraviesan el distrito histórico MacFarlane Homestead de Coral Gables. Las casas de campo que salpican las calles situadas a lo largo de la carretera 1 de Estados Unidos, que bordea West Grove, albergaron en su día a nativos de las Bahamas cuyos antepasados construyeron los Gables y el adyacente Coconut Grove.

En un momento en el que la rica historia de West Grove —recientemente rebautizada como Little Bahamas— está siendo arrasada por urbanizadores que reconstruyen casas modernas y caras, un trasplantado de Miami adquirió cuatro casas de campo en la zona con el único propósito de restaurar y preservar la historia negra local.

Fabio Riberio adquirió en julio las casitas de 1938 situadas en 4614 de Brooker Street de la Iglesia Metodista Episcopal Africana de San Pablo, una de las más antiguas de Grove, que data de la década de 1890. Luego de desembolsar $789,400 en efectivo, Riberio se convirtió en el propietario de las casas de estilo ferroviario. Al igual que un vagón de tren, estas residencias de 700 pies cuadrados tienen un estrecho pasillo que va desde la puerta principal, pasando por las dependencias del lado izquierdo —una sala de estar, luego dos dormitorios y finalmente un baño— y que conduce a una cocina en la parte trasera de la casa.

Después de haber sobrevivido a algunas de las peores catástrofes naturales del sur de la Florida, como el huracán Andrew en 1992, las casas siguen en pie, con daños causados por las termitas, techos deteriorados y pilares ampollados colocados en los porches de hormigón. En donde algunos podrían ver un pozo de dinero, Riberio considera que la restauración de las casitas es su proyecto de legado.

“A Miami le falta algo de historia”, dijo el gestor de inversiones. “Todo lo que tenemos lo estamos perdiendo muy rápido. La ciudad está haciendo todo lo posible, pero no se puede hacer nada solo”.

Las cabañas se encuentran en el distrito MacFarlane, una zona de terreno de forma triangular adquirida por George Merrick, fundador de los Gables, en 1925 como vecindario segregado para los trabajadores afroamericanos. El distrito ha tenido su cuota de guerras sobre los desarrollos propuestos a lo largo de los años, incluyendo más recientemente una fallida estación de servicio Wawa.

Riberio tiene previsto reunirse con las autoridades municipales a finales de este mes para discutir sus planes de renovación de las cuatro casas antiguas. Calcula que le costará $800,000 restaurar completamente las casas. Una vez que termine el trabajo, Riberio espera retener al único inquilino que queda y encontrar inquilinos para las otras tres casas de campo, reservando una casa para un artista en residencia.

Fabio Riberio, en la foto de arriba, adquirió las casas de campo cerca de West Grove durante el verano. "Me convenció la idea de preservar el valor histórico de esto", dijo Riberio. "Si voy a hacer algo, quiero hacerlo bien".
Fabio Riberio, en la foto de arriba, adquirió las casas de campo cerca de West Grove durante el verano. "Me convenció la idea de preservar el valor histórico de esto", dijo Riberio. "Si voy a hacer algo, quiero hacerlo bien".

Riberio, fundador y gerente del Fondo Neptuno, creció en Brasil. Vive en Coconut Grove desde 2015. Pasa la mayor parte de sus días trabajando desde casa y llevando a sus dos hijos a las actividades. Por eso atribuyó a la casualidad el haber divisado las cuatro casitas hace varios meses, cuando fue a visitar por primera vez el mercado de Trader Joe’s en Gables Station.

Cuando vi estas cuatro casas, me parecieron tan bonitas”, dijo. “Me convenció la idea de preservar su valor histórico”.

La lucha de la iglesia

La restauración y conservación ha sido un sueño largamente acariciado por el anterior propietario de las casitas, la Iglesia A. M. E. Greater St. Paul, dijo el pastor reverendo Nathaniel Robinson III. Fundada en 1896, la iglesia tiene una larga historia en la comunidad, incluyendo la apertura de la primera escuela para negros. Hoy en día, dijo Robinson, tiene más de 300 miembros que se reúnen en su nueva ubicación construida en 1994 en Thomas Avenue.

Al ver un éxodo de los vecinos de West Grove, los miembros de la iglesia le dijeron a Robinson, cuando llegó en diciembre de 2017, que aspiraban a alquilar las casitas a los vecinos que necesitaran una vivienda asequible.

“West Coconut Grove se está aburguesando. No está siendo cambiado para mejor. Propietarios y urbanizadores externos están llegando a West Coconut Grove y están encontrando maneras de adquirir propiedades y la gente está siendo desplazada”, dijo Robinson. “Para nosotros es importante mantener las viviendas asequibles”.

La iglesia adquirió las casas de estilo ferroviario por $1.67 millones en 2002 de la familia Blumenthal. Max Blumenthal compró las casas y otros edificios a partir de la década de 1930. Los miembros de la familia abandonaron la mayor parte de su cartera inmobiliaria en la zona en 2001, luego de ser demandados por un inquilino que alegó haberse envenenado con plomo por vivir en una de sus casas.

La iglesia intervino y compró las cuatro casas. Se enfrentó a una ardua batalla para restaurarlas, al carecer de dinero para cumplir todos los requisitos de restauración exigidos por la ciudad. Robinson dijo que su congregación también luchó para trabajar a través de la burocracia de la ciudad. Por ello, los miembros de la iglesia votaron a favor de la venta de las cabañas.

Fabio Riberio, viejo admirador de la historia de Coconut Grove, hablando con la agente inmobiliaria Kathrin Rein. Riberio es el nuevo propietario de cuatro casas históricas en el lado de Coral Gables de West Grove el jueves 1 de septiembre de 2022.
Fabio Riberio, viejo admirador de la historia de Coconut Grove, hablando con la agente inmobiliaria Kathrin Rein. Riberio es el nuevo propietario de cuatro casas históricas en el lado de Coral Gables de West Grove el jueves 1 de septiembre de 2022.

“No queríamos verlas desaparecer, pero tampoco queríamos que se deterioraran más. Pensamos que hicimos lo mejor para esas casas”, dijo el líder de la iglesia. “Es un momento agridulce. Es como cuando un padre quiere tanto a su hijo, pero sabe que no puede ofrecerle lo que necesita y se lo da a alguien que puede darle una vida mejor”.

“Véndeme la propiedad”

Vince Lago, alcalde de Coral Gables, dijo que sabía que sería difícil para la iglesia restaurar y mantener las cuatro casas antiguas. Al tener formación en ingeniería, Lago dijo estar familiarizado con el proceso de restauración necesario para estas estructuras históricas. Dijo que se necesitaría entre $1 y $2.5 millones para hacerlo. Lago dijo que hace tiempo que tiene la visión de convertir las cuatro en residencias para artistas, construir un edificio boutique cerca en un terreno vacío e invitar a la comunidad a relacionarse con los artistas de forma habitual. Durante ocho años, dijo que intentó persuadir a la iglesia para que le vendiera las casitas.

Las casitas “son de vital importancia, por las personas que vivían en estos edificios —George Merrick pudo haber tenido una visión—, pero sin estas personas Coral Gables no existiría”, dijo el alcalde.

La ciudad espera que cualquier propietario se atenga al estricto proceso de restauración y Lago dijo que no podía permitir que la iglesia se limitara a dar una nueva capa de pintura a las casas. Dijo que les dijo a los líderes de la iglesia “véndanme la propiedad. La arreglaré. Seremos buenos administradores. Se los prometo”.

La iglesia se negó en todo momento, decidida a mantener las casas para que fueran viviendas asequibles. Habían rechazado las propuestas de Lago y las dos o tres llamadas semanales de promotores e inversores. Entonces llegó Kathrin Rein.

Promesa de conservación

En febrero, Rein, agente inmobiliaria de Keller Williams Realty en Coconut Grove, se puso en contacto con la iglesia en nombre de Riberio. Al principio, la iglesia le dijo a la agente inmobiliaria que se negaba a hablar de la venta de las cabañas. Rein insistió. Había trabajado con Riberio durante cinco años y sabía que su cliente quería conservar estas casas. Después de meses de insistencia y negociaciones, Riberio se ganó a la congregación de la iglesia.

“Mucha gente piensa que, a la hora de negociar, lo único que cuenta es el precio más alto. El número uno es el precio; el segundo son las condiciones. Una de las dos tiene que ser fuerte”, dijo Rein, señalando que para la iglesia las condiciones eran más importantes que el dinero.

Las exigencias de la iglesia incluían mantener al último inquilino, Charles Cratit, de 69 años. Ha vivido en su casa desde que tenía un año de edad.

Charles Cratit, de 69 años, ha vivido en su casa de campo en 4614 de Brooker Street desde que era un niño. Cratit da la bienvenida a los planes del inversor Fabio Riberio para renovar y preservar las casas en el Distrito Histórico MacFarlane de la ciudad de Coral Gables el viernes 2 de septiembre de 2022.
Charles Cratit, de 69 años, ha vivido en su casa de campo en 4614 de Brooker Street desde que era un niño. Cratit da la bienvenida a los planes del inversor Fabio Riberio para renovar y preservar las casas en el Distrito Histórico MacFarlane de la ciudad de Coral Gables el viernes 2 de septiembre de 2022.

“Nos llevábamos bien”, dijo Cratit. “No teníamos mucho, pero, mientras tuviéramos un techo y comida, nos las arreglábamos de alguna manera”.

La vida mantuvo a Cratit en la casa de campo. Luego de la muerte de su padre en 1978, Cratit dijo que se quedó para cuidar de su madre. Su salario como bibliotecario de derecho en el Tribunal del Condado Miami-Dade los mantuvo a ambos a flote. Poco después, Cratit se enfrentó a otra muerte en la familia: una de sus hermanas murió y le dejó a su hijo a su cargo. Queriendo proporcionarle estabilidad y raíces a su sobrino, Cratit dijo que se quedó en el lugar. En la actualidad, divide su tiempo entre su “cueva de hombre” y el apartamento de su novia.

Cratit ha aceptado el plan de Riberio, que incluye permitirle quedarse en el lugar y pagar el mismo alquiler que le cobraba la iglesia: $650 al mes.

Recuerdos entrañables

Otros miembros de la comunidad comparten la emoción de la próxima restauración de estas casas que son importantes para su legado.

El vecino de Coconut Grove, Reinaldo Rose, de 69 años, sostiene un cuadro de la artista Neith Nevelson, quien vivió en una de las casas históricas de 1938 que dan a la calle Brooker, que se ve a la derecha, en el lado de Coral Gables de West Grove, el jueves 1 de septiembre de 2022.
El vecino de Coconut Grove, Reinaldo Rose, de 69 años, sostiene un cuadro de la artista Neith Nevelson, quien vivió en una de las casas históricas de 1938 que dan a la calle Brooker, que se ve a la derecha, en el lado de Coral Gables de West Grove, el jueves 1 de septiembre de 2022.

Reinaldo Rose ha vivido en Coconut Grove durante 40 años, los últimos en un apartamento frente a las cabañas. Este veterano de 69 años y nativo de Panamá recordó a las familias e incluso a un artista que residieron en estas casas. Neith Nevelson solía vender sus obras de arte de caballos, desnudos femeninos y rostros de hombres desde su porche.

Después de años de inactividad, Rose, un contratista, dijo que espera ver pronto la restauración y nuevos inquilinos.

“Tiene una mina de oro ahí”, dijo Rose acerca de Riberio. “Todo lo que tiene que hacer ahora es plantar la semilla, regar la hierba y ver cómo crece la tierra”.