Estuvo medio siglo desaparecido y lo encontraron por un video de Facebook

LA NACION

Un hombre de 78 años que era buscado por sus familiares desde hace casi medio siglo fue ubicado gracias a un video viral en Facebook en el cual solicitaba ayuda para un tratamiento médico.

Habibur Rahman era en 1972 un hombre de negocios de 30 años, padre de cuatro hijos y residía en la ciudad de Sylhet en el noreste de Bangladés-, cuando desapareció tras un viaje por trabajo a la ciudad portuaria de Chittagong, reveló este lunes su familia.

Sus parientes -la mayoría de los cuales viven actualmente en el extranjero- lo han estado buscando sin éxito desde entonces. Y ahora lo encontraron, gracias a que la esposa de uno de sus nietos, instalado en Estados Unidos, pudo reconocerlo en un video publicado este mes en Facebook.

"Ella nos alertó e inmediatamente nos dirigimos al hospital donde encontramos a mi abuelo con vida", señaló Kefayat Hussain, uno de los 13 nietos del desaparecido, quien todavía reside en Sylhet.

El joven, de 20 años, indicó que Habibur Rahman confirmó el nombre de su esposa, fallecida en 2000 sin haberlo encontrado, y los de otros miembros de su familia. "Al principio no nos reconoció, pero en cuanto vio a los primos mayores de mi padre, enseguida se dió cuenta que éramos nosotros. Entonces, comenzó a llorar como un bebé", contó. "Hizo muchas preguntas sobre mi abuela, y sobre mis tíos que viven en el extranjero", añadió.

Según Rajiya Begum, la persona encargada de atenderlo durante cinco años, se había convertido en un asceta que vivía en los santuarios sufíes del distrito de Mulvibazar, al sur de Sylhet y fue internado a principios de enero en el hospital de Sylhet tras fracturarse un brazo.

Sin medios para pagar su operación, su cuidadora le pidió a otro paciente que filmara un video y lo colgara en Facebook para tratar de recaudar los fondos necesarios para la intervención. Esa filmación, que fue vista más de un millón de veces, fue la que hizo posible el reencuentro.

Los familiares de Habibur Rahman dijeron que ignoran las causas de su desaparición, pero que están felices de haber encontrado vivo a su ser querido. Su tercer hijo, Jalal Uddin, tenía apenas un año y medio cuando su progenitor desapareció: "mi corazón sangró durante 48 largos años puesto que apenas recordaba el rostro de mi padre", afirmó.

Ahora, se espera que los parientes del anciano viajen a Bangladesh desde Gran Bretaña y Estados Unidos para un inesperado y tan anhelado reencuentro familiar.

Con información de AFP