Casi medio millón de personas sin electricidad después de que el huracán Nicholas tocó tierra en Texas

·4  min de lectura

Más de medio millón de personas están sin electricidad después de que el huracán Nicholas tocara tierra en Texas como una tormenta de categoría 1.

El Centro Nacional de Huracanes advirtió de que la amenaza de “lluvias intensas, vientos fuertes y peligrosas marejadas” es constante.

Cientos de miles de hogares se quedaron sin electricidad en la zona de Houston tras el paso de la tormenta.

La empresa de servicios públicos CenterPoint Energy informó el martes de que unos 440 mil clientes se encontraban sin electricidad, mientras se evalúan los cortes.

Con vientos de hasta 75 mph (120 kph), Nicholas tocó tierra en la península de Matagorda, a unos 16 kilómetros al suroeste de Sargent Beach, en Texas.

Se espera que Nicholas impacte en gran parte de la misma región que sufrió la devastación generalizada del huracán Harvey de 2017. Luisiana, que todavía se está recuperando del poderoso huracán Ida el mes pasado, también se verá afectada.

Nicholas es la decimocuarta tormenta con nombre de la temporada de huracanes del Atlántico de 2021.

La crisis climática está creando condiciones que impulsan tormentas más potentes y con mayores precipitaciones.

Leer más: Nueva York se recupera de las catastróficas inundaciones provocadas por la tormenta Ida

Aunque no está claro si la crisis climática supondrá un aumento del número de huracanes en el futuro, los científicos llevan tiempo advirtiendo que el aumento del calentamiento global probablemente hará que las tormentas que experimentemos sean más destructivas.

El océano absorbe más del 90% del exceso de calor provocado por las emisiones de gases de efecto invernadero -en gran parte causadas por la quema de combustibles fósiles- y esa agua caliente alimenta los huracanes.

Y a medida que el planeta se calienta, se retiene más humedad en la atmósfera, lo que significa que las tormentas tienen el potencial de recibir muchas más lluvias. El aumento global del nivel del mar está agravando el peligro de las mareas de tempestad.

El presidente Joe Biden declaró el martes la emergencia para Luisiana y ordenó la asistencia federal para complementar los esfuerzos de respuesta locales, según la Casa Blanca.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, declaró que “Nicholas” será una tormenta de movimiento muy lento en el estado de Texas que permanecerá durante varios días y dejará caer una enorme cantidad de lluvia.

Se espera que el huracán traiga hasta 20 pulgadas de lluvia a partes de la costa del Golfo y amenace con inundaciones repentinas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La ciudad de Houston se está preparando para las fuertes lluvias. Las autoridades han desplegado vehículos de rescate para aguas altas y han colocado barricadas en más de 40 lugares susceptibles de inundarse, dijo el alcalde Sylvester Turner.

“Esta ciudad es muy resistente. Sabemos lo que tenemos que hacer. Sabemos cómo prepararnos”, confirmó el alcalde.

Al menos 100 personas murieron durante Harvey en la ciudad, que ha sufrido cuatro grandes inundaciones en los últimos años.

Las autoridades cerraron varias escuelas a lo largo de la costa del Golfo de Texas a principios de la semana debido a la llegada de la tormenta. También se cerraron varios centros de pruebas y vacunación de covid en las zonas de Houston y Corpus Christi.

Se espera que las costas del centro y la parte alta de Texas reciban entre 6 y 12 pulgadas de lluvia, con posibles cantidades máximas aisladas de 18 pulgadas. El sureste de Texas, el centro-sur de Luisiana y el sur de Mississippi podrían recibir entre 4 y 8 pulgadas de lluvia en los próximos días.

El gobernador Abbott ha pedido a los lugareños que sigan las alertas meteorológicas y estén en guardia. “Escuchen las alertas meteorológicas locales y presten atención a los avisos locales sobre lo que hay que hacer de forma correcta y segura, y superarán esta tormenta como han hecho muchas otras”, ha dicho.

El Servicio Meteorológico Nacional, que calificó la situación de “peligro para la vida”, emitió una serie de advertencias que incluían avisos de marejada ciclónica, inundación y tormenta tropical.

Las autoridades han emitido una advertencia de huracán desde Port O’Connor hasta Freeport, junto con una vigilancia de huracán desde Freeport hasta el extremo occidental de la isla de Galveston, a pesar de que sólo se espera una fracción de lluvia en comparación con el huracán Harvey.

Se han emitido avisos de tormenta tropical y de marejada ciclónica para Port Aransas hasta Sabine Pass. El tramo desde Sabine Pass hasta la playa de Rutherford, en Luisiana, también está siendo vigilado por una marea de tormenta.

Relacionados

El huracán Nicholas toca tierra en Texas

Tormenta tropical Nicholas aumenta fuerza en Golfo de México

Alerta en Texas, Luisiana y México por la tormenta Nicholas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.