Francia relaja prohibición a camiones que vengan de GBretaña

PAN PYLAS
·4  min de lectura
Camiones estacionados a lo largo de la autopista M20, donde se ha detenido el tráfico de mercancías mientras permanezca cerrado el puerto de Dover, en Ashford, Kent, Inglaterra, el martes 22 de diciembre de 2020. (Andrew Matthews/PA via AP)

LONDRES (AP) — Francia relajó el martes una prohibición a la entrada de camiones procedentes de Gran Bretaña implementada a causa del coronavirus luego de un enfrentamiento de dos días que había dejado a miles de conductores varados y había planteado miedos de una escasez de alimentos previo a la Navidad en el Reino Unido.

Las autoridades francesas, quienes habían impuesto la prohibición para tratar de proteger al continente de una nueva variante del coronavirus que ha circulado en Londres y en el sureste de Inglaterra, dijo que los transportistas podrían ingresar por ferry o a través de los túneles si mostraban una prueba negativa de coronavirus. Algunos pasajeros también podrían ingresar al continente.

Después de dos días de negociaciones intensas con sus socios británicos y de la Unión Europea, el ministro francés del Transporte, Jean-Baptiste Djebbari, dijo en un comunicado que las próximas horas estarían dedicadas a la instalación de sitios de pruebas para que los conductores británicos pudieran entrar al continente y regresar a sus hogares a tiempo para Navidad. Las pruebas rápidas serán aceptadas en caso que sean capaces de detectar la nueva variante del virus, dijo Djebbari.

Por lo menos 2.800 conductores habían estado esperando impacientemente cerca del puerto de Dover en el Canal de la Mancha para recibir la autorización de cruzar hacia el continente. Las autoridades francesas y británicas les pidieron evitar los puertos hasta que se sometieran a una prueba de diagnóstico.

Francia también dijo que permitiría que viajeros de la UE, junto con ciudadanos británicos con residencia de la UE, regresaran a su país si mostraban un resultado negativo de una prueba de coronavirus realizada en las 72 horas previas. Los turistas británicos siguen teniendo prohibida la entrada.

Unos 40 países impusieron restricciones de viaje a Gran Bretaña, dejando a la nación isleña cada vez más aislada, luego de que el primer ministro británico Boris Johnson advirtió el fin de semana que la nueva variante del virus podría ser un 70% más contagiosa.

Pero las restricciones francesas eran particularmente preocupantes, debido a que Gran Bretaña depende en gran medida de sus vínculos comerciales a través del Canal de la Mancha con el continente europeo para obtener alimentos en esta época del año.

Al mismo tiempo, Gran Bretaña está teniendo un repunte alarmante de infecciones, con una cantidad récord de 36.800 casos reportados el martes, y enfrenta mucha incertidumbre por su salida de la Unión Europea, que está programada en menos de dos semanas. Pese al inminente plazo, el país aún debe concretar sus acuerdos comerciales post-Brexit con el bloque europeo.

“Lo que me parece mal, no sólo es la nueva variante, sino el hecho de que hemos sido muy malos a la hora de lidiar con la pandemia, y parece que ahora nos dirigimos a lo que se conoce como una tormenta perfecta con la mutación que es 70% más infecciosa y el Brexit todo al mismo tiempo”, comentó Jim Gibson, de 73 años y residente de Londres.

Para los conductores, fueron unos días sombríos, con algunas quejas sobre la falta de baños y alimentos.

“Mi familia me está esperando, mis hijos, mi hija, mi hijo, mi esposa”, dijo Greg Mazurek de Polonia. “Se suponía que iba a ser un viaje muy rápido, tres o cuatro días máximo. Estuve 10 minutos en una gasolinera de Gran Bretaña y tardé 20 minutos cargando las cosas y ahora debo esperar dos días aquí en el puerto de Dover".

Los minoristas británicos habían estado cada vez más preocupados por el bloqueo en los puertos, debido a que 10.000 camiones pasan por Dover todos los días, lo que representa alrededor del 20% del comercio del paí

Andrew Opie, director de alimentos y sustentabilidad en el Consorcio Minorista Británico, advirtió de posible escasez de verduras y frutas frescas luego de la Navidad si las fronteras no “operan en gran medida libremente” para el miércoles.

El problema, explicó, es que los camiones vacíos en Inglaterra no pueden llegar al continente para recoger entregas para Gran Bretaña.

“Necesitan volver a lugares como España para recoger el siguiente envío de frambuesas y fresas, y tienen que regresar al siguiente día más o menos, o de otra forma veremos una interrupción", comentó.

El virus ha provocado 1,7 millones de muertes en todo el mundo, incluidas más de 68.000 en Gran Bretaña, la segunda cifra más alta en Europa, detrás de las 69.000 de Italia.

___

Los periodistas de The Associated Press Angela Charlton en París, Jo Kearney en Dover, Inglaterra, Lorne Cook en Bruselas y Frank Jordans en Berlín contribuyeron con este despacho.