Medidas segregacionistas contra mujeres estudiantes vacían las universidades de Afganistán

·4  min de lectura

Las universidades privadas de Kabul lucieron prácticamente vacías este lunes después de que los talibanes impusieran la segregación por sexo en las aulas y el porte del nicab para las mujeres.

“No hay nadie, no hay estudiantes”, dijeron a la AFP por la mañana los guardias de dos instituciones educativas. Otras dos universidades señalaron una presencia muy baja.

“La mayoría de nuestros estudiantes no vinieron”, afirma Reza Ramazan, profesor de informática en la universidad Gharjistan, en la capital afgana, Kabul.

“Ni siquiera sabemos si siguen en el país”, añade. Decenas de miles de afganos, la mayoría calificados, huyeron del país tras la toma de poder de los talibanes el 15 de agosto. Los demás “temen a los talibanes y no saben qué les depara el futuro”.

También lee: La guerra de EU en Afganistán ‘ha terminado’: el último avión deja atrás a cientos de estadounidenses

La víspera, los talibanes, que antes prohibían simplemente que las mujeres estudiaran, anunciaron que aceptaban que estas pudieran cursar estudios en las universidades privadas, pero bajo estrictas condiciones.

Las estudiantes no podrán mezclarse con hombres en las aulas y deberán llevar una abaya negra y un nicab que les cubra el rostro. Además, las mujeres matriculadas en esos establecimientos tendrán que salir de clase cinco minutos antes que los hombres y esperar en una sala hasta que estos últimos hayan dejado el edificio.

Algunas universidades acataron la orden, como la facultad de economía de Ibn-e Sina, que instaló cortinas para separar a los hombres de las mujeres. “Nos impusieron la decisión, no podíamos oponernos”, explica a la AFP Jalil Tadjil, portavoz de la universidad. Pero muy pocos estudiantes vinieron el lunes “debido a la incertidumbre”, añadió.

También están casi vacíos los pasillos de la universidad de Gharjistan, en Kabul. “De nuestros mil estudiantes, menos de 200 vinieron hoy”, dice a la AFP Noor Ali Rahmani, director del establecimiento. El domingo, durante una reunión en el ministerio, su universidad expresó claramente su desacuerdo con los talibanes, afirma.

No te pierdas: ‘No se olvide de mí aquí’, pide intérprete que salvó a Biden en Afganistán

“Dijimos que no aceptaríamos [el nicab] porque es demasiado difícil imponerlo, nuestras estudiantes usan un pañuelo. También les dijimos que eso no estaba escrito en el Corán”.

Los talibanes quieren también que solo profesoras u hombres “mayores” cuya moralidad haya sido probada, puedan dar clases a las mujeres. ¿Pero a partir de qué edad se considera “mayor” a un profesor? ¿Y cómo apreciar su moralidad? Ante este rompecabezas aparentemente surrealista, Rahmani sacude la cabeza con desilusión.

¿Qué se puede hacer? Él espera que la comunidad internacional, tradicional sostén económico de este país pobre, “presione a los talibanes” para que flexibilicen su política. “De lo contrario, nuestros estudiantes no lo aceptarán y tendremos que cerrar la universidad”.

Uno de sus estudiantes de informática, Amir Hussain, de 28 años, confirma que la llegada de los talibanes ha mermado considerablemente las perspectivas de los estudiantes, pero no cree que las universidades cierren. “Los que puedan ir al extranjero, irán”, dice. “Pero los demás tendrán que seguir las reglas, no tendrán opción, de lo contrario serán castigados”.

Te interesa: Afganistán, un país detenido en tiempos bíblicos que el mundo conoció por el 11/9

Otras voces fueron más positivas. “Hoy he hablado con algunas estudiantes, están contentas de ir a la universidad, incluso con velo. Esta apertura de los talibanes es un gran paso adelante”, tuiteó Zuhra Bahman, que lleva años dirigiendo programas educativos para mujeres en el país.

Durante el primer mandato del movimiento islamista (1996-2001) la prohibición de las clases mixtas impidió que casi todas las mujeres pudieran estudiar. En aquel entonces, era obligatorio el uso del burka, cuyo velo cubre completamente el cuerpo, de la cabeza a los pies, con una redecilla a la altura de los ojos.

La abaya, que deberán llevar las alumnas de centros privados, es un largo velo que cubre todo el cuerpo. El nicab, por su parte, cubre el rostro, pero deja los ojos a la vista.

La comunidad internacional espera expectante a ver qué trato dan los talibanes a los derechos de las mujeres, tras su toma del poder el pasado 15 de agosto. Desde entonces, el movimiento islamista ha querido ofrecer un talante más moderado.

Te recomendamos: Qué sitios del Patrimonio de la Unesco están en Afganistán y por qué exigen protección

Respecto al hecho de que las clases mixtas estén prohibidas, “será complicado desde un punto de vista práctico, no tenemos suficientes profesoras ni suficientes salas de clase para separar a las chicas” de los chicos, subrayó a la AFP un profesor universitario, que pidió el anonimato.

“Pero el hecho de que permitan que las chicas vayan a la escuela y a la universidad es, en sí, un paso importante y positivo”, añadió.

Antes del regreso al poder de los talibanes, las estudiantes afganas podían asistir a clases mixtas y a cursos impartidos por hombres. N

—∞—

Con información de AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.