Medidas de Biden por ómicron son escasas y tardías para un virus tan veloz: expertos

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO-El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tose mientras habla de la lucha del país contra la enfermedad del coronavirus en Washington

Por Alexandra Alper

WASHINGTON, 23 dic (Reuters) - Las medidas adoptadas por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para respaldar a los hospitales y distribuir kits de pruebas del coronavirus, si bien son bienvenidas, son escasas y tardías para frenar el aumento de casos de la variante ómicron durante la Navidad y el Año Nuevo, según expertos.

Un día después de que Biden presentó su plan para distribuir 500 millones de kits de pruebas de coronavirus para uso casero, Anne Rimoin, profesora de epidemiología de la UCLA, elogió su foco en las pruebas, una "herramienta crítica" en la que Estados Unidos estaba "lamentablemente" atrasado.

No obstante, indicó que "por desgracia llega tarde y será una pequeña gota de agua en comparación con el tsunami de casos que se avecina".

Las pruebas prometidas por la Casa Blanca a partir de enero equivalen a apenas una o dos por cada residente en Estados Unidos. Los hogares necesitan muchas más para tomar decisiones diarias sobre su exposición, indicó Rimoin.

"Necesitamos esos tests ahora", dijo. Las pruebas en Estados Unidos van por detrás de la curva por la falta de trabajadores cualificados, la escasez de pruebas a domicilio y la falta de inversión en los últimos meses, según entrevistas con más de una docena de funcionarios, proveedores de salud y fabricantes.

Biden, un demócrata que asumió el cargo en enero, hizo campaña con la promesa de tomar el control de una pandemia a la que su predecesor, el republicano Donald Trump, restó importancia mientras cientos de miles de personas morían.

Varios académicos criticaron a Biden por asegurar que las escuelas y los negocios podrán seguir abiertos y que los vacunados podrán reunirse con seguridad sin hacer énfasis en los riesgos a los que se enfrentan si no se vacunan.

"No paraba de repetir, 'las vacunas funcionan, las vacunas funcionan', como un mantra, un talismán", tuiteó Gregg Gonsalves, profesor de epidemiología de la Universidad de Yale, añadiendo que Biden debería haber dejado claro que la vacuna de refuerzo es clave para protegerse de ómicron.

Asimismo, indicó que el mandatario debería haber hecho de las mascarillas una parte más integral de la respuesta.

"¿Y sobre las mascarillas? Nada. Consigue a la gente N95 y otras mascarillas mejores", escribió. "Esto sonó como un Gobierno que se vio sorprendido y tuvo que correr para ponerse al día".

"Se avecina un maremoto de infecciones, y me habría gustado que el presidente hiciera hincapié en que todos nosotros -estemos vacunados, reforzados o no- podemos hacer más para minimizar los riesgos de transmisión", dijo Joshua Salomon, profesor de política sanitaria de la Universidad de Stanford.

(Editado en español por Carlos Serrano)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.