A medida que crece la población, también crece el debate sobre cómo llegar a los votantes latinos en 2022

·10  min de lectura

CARROLLTON, Texas — Como demócrata que se postulaba en un distrito suburbano de Texas con mayoría de minorías y que los demócratas consideraban con buena oportunidad de ganar el año pasado, Candace Valenzuela pensó que sabía lo que los votantes querían escuchar.

Valenzuela, miembro del consejo escolar que venció a un coronel retirado de las Fuerzas Aéreas en una segunda ronda por la nominación con el apoyo de grupos liberales, es hija de un hombre afroamericano y una mujer mexicanoamericana que se conocieron en las fuerzas armadas. Se enfrentó a la falta de hogar a los tres años.

Al igual que otros demócratas que se postularon en 2020, su propuesta para el Distrito 24, en los alrededores de Dallas, se centró en el empleo, la economía y la atención de la salud. Pero después de ganar la nominación y el respaldo del Comité de Campaña Congresal Demócrata o DCCC (apoyo que los caucus afroamericano y latino de la Cámara de Representantes habían instado al DCCC a proporcionarle a principios de la campaña) se enfrentó a la presión de los consultores nacionales.

En lugar de hablar de cómo las familias con dificultades se recuperarían del declive económico provocado por la pandemia, dijo en una entrevista reciente durante el almuerzo en un centro comercial donde todos los carteles estaban en español, se le pidió ir tras los hipotéticos votantes moderados y hablar de los padecimientos preexistentes en el seguro de salud que le preocupaba que muchos en la comunidad no pudieran pagar. Quería rebatir las acusaciones de "restar financiamiento a la policía" porque sabía que sus familiares querían protección policial aun cuando apoyaban más transparencia, y le dijeron que lo ignorara, que las encuestas decían que las acusaciones no la perjudicaban.

"Mi instinto fue definitivamente anulado por un montón de otras personas que dijeron: 'No veo esto. No está en los números'", dijo. "Y yo decía: 'Yo vivo aquí'".

La derrota de Valenzuela por poco más de un punto porcentual frente a la republicana Beth Van Duyne (al mismo tiempo que los votantes del distrito respaldaban a Joe Biden frente a Donald Trump por cinco puntos en la contienda presidencial) fue uno de los muchos resultados en 2020 que tiene a los estrategas de ambos partidos preguntándose qué debe cambiar en las elecciones intermedias del próximo año.

Los demócratas saben que, en general, al partido le va mejor con los votantes latinos que a los republicanos, pero hay un mayor reconocimiento de que están lejos de ser monolíticos, incluso dentro de Texas, y que el acercamiento debe comenzar mucho antes.

Los republicanos, por su parte, han visto cómo sus candidatos han obtenido mejores resultados entre los latinos (incluso han ganado dos escaños en el sur de Florida) y quieren aprovechar ese éxito. Trump, por ejemplo, obtuvo ganancias entre los votantes latinos en comparación con su elección de 2016, especialmente en el Valle del Río Grande de Texas y en el sur de Florida.

Los renovados esfuerzos de los partidos son especialmente importantes en Texas, donde el censo de 2020 no solo llevó al estado a ganar dos escaños en la Cámara Baja, sino que mostró que las personas que se identificaron como hispanas o latinas fueron responsables de más del 50 por ciento del crecimiento de la población del estado en la última década, gran parte del mismo concentrado en los suburbios de las principales ciudades como Dallas.

En los distritos suburbanos del norte de Texas, la puesta en marcha de una nueva estrategia para las próximas elecciones intermedias apenas está en marcha.

Aunque la mayoría de los estadounidenses con derecho a voto dijeron haber sido contactados por una campaña o un grupo que apoyaba una campaña en el mes previo a las elecciones de noviembre, menos ciudadanos latinos y asiáticos informaron de tales contactos, según el Pew Research Center. Los demócratas dicen que están trabajando para asegurarse de que eso no vuelva a ocurrir en 2022.

El DCCC, el brazo de campaña de los demócratas para la Cámara de Representantes, anunció en junio que estaba haciendo una inversión de "siete cifras" en la organización de "comunidades de color" en todo Texas. Se trata de la primera inversión de este tipo en su historia, según el comité.

BOLD PAC, el comité de acción política del Caucus Hispano del Congreso, ya ha colocado anuncios en español contra Van Duyne por su voto en enero en contra de la certificación de los votos electorales de uno de los estados que ganó Biden.

Los votos de los republicanos en contra de la certificación y los disturbios de ese día en el Capitolio son "algo muy, muy impactante y traumático para los latinos", dijo el representante Rubén Gallego, demócrata por Arizona y presidente de BOLD PAC.

"Lo que vieron el 6 de enero es algo que quedará grabado en la mente de los votantes latinos para siempre", dijo.

Pero es demasiado pronto para sacar conclusiones generales sobre los cambios a nivel de campaña. Varios candidatos potenciales (incluyendo a Valenzuela) están esperando para anunciar sus candidaturas, y otros no están contratando a todo su personal o poniendo en marcha sus operaciones de campo hasta que la Legislatura estatal, controlada por los republicanos, trace las nuevas líneas de distrito en el otoño.

Mientras tanto, gran parte de la energía de ambos partidos se ha centrado en las regiones fronterizas de Texas. Cientos de miles de inmigrantes han cruzado la frontera entre Estados Unidos y México este año, lo que ha desbordado los recursos y ha proporcionado a los republicanos munición política para criticar a la administración de Biden por sus políticas.

Los demócratas esperan contrarrestar los ataques del Partido Republicano a la inmigración y movilizar a los votantes latinos aprobando en otoño una ley que ofrezca una vía de acceso a la ciudadanía a millones de inmigrantes indocumentados.

Sin embargo, la inmigración no siempre es una de las principales preocupaciones de los votantes latinos. El estratega demócrata Chuck Rocha, fundador de Solidarity Strategies y presidente de Nuestro PAC, dice que los latinos en las encuestas y grupos de discusión que ha realizado dicen que están más interesados en las políticas relacionadas con el alivio ante el coronavirus, el empleo y la economía, la atención de la salud y la educación.

Rocha también destacó que los votantes latinos (y los temas que les preocupan) "no son un monolito".

"La gente del valle lleva sombreros y botas de vaquero como yo, y conduce una camioneta de cuatro ruedas, mientras que el mexicano del Condado Dallas va en una de esas patinetas eléctricas con la gorra hacia atrás", dijo Rocha, que es de Texas.

El mensaje de la Casa Blanca también es importante.

Thomas A. Sáenz, presidente y consejero general del Mexican American Legal Defense and Educational Fund, dijo que la administración de Biden estaba agrupando a los latinos con otras comunidades de color en lugar de dirigirse a ellos directamente. Por ejemplo, los latinos registraron la tasa más alta de casos de COVID-19 que cualquier otro grupo demográfico. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los latinos o hispanos tenían 1.9 veces más probabilidades de contraer COVID-19 que una persona blanca.

"Los latinos, en todo el país, han sido los más afectados por la pandemia. Pero, ¿alguna vez se escucha a los dirigentes hablar directamente a la comunidad latina sobre este tema? No, solo se expresan generalidades y, por lo general, se dice que 'los afroamericanos y los latinos' son las comunidades más afectadas", dijo Sáenz.

Los republicanos ven la oportunidad de basarse en sus éxitos de 2020 aprovechando las frustraciones de los votantes latinos con el aumento de los precios de la gasolina, y el aumento de los precios en general. Dicen que los demócratas subestiman lo conservadores que son algunos votantes latinos, especialmente en cuestiones sociales como el aborto.

"Hay cuestiones de bolsillo que resuenan en todos los ámbitos", dijo Mack Morris, subdirector estatal de Americans for Prosperity, un grupo libertario. Se atribuye a una rama del grupo, llamada Libre Initiative, ayudar a los republicanos a hacer incursiones entre los votantes latinos en los últimos años, y recientemente contrató a un director de campo en Dallas.

"La inmigración es un tema importante desde el punto de vista filosófico, pero no suele ser el tema más importante para la comunidad latina. Así que sospecho que gran parte de los mensajes y mucho del enfoque político en los puestos de trabajo en la economía van a resonar tanto en los votantes suburbanos como en los no suburbanos", dijo Morris.

Aunque muchos candidatos republicanos han adoptado mensajes antiinmigrantes que pueden resonar mal entre muchos latinos, los analistas políticos advierten a los demócratas que no den por sentado el voto latino.

"Ciertamente creo que los votantes latinos en 2022 van a ser un voto decisivo, especialmente en los distritos suburbanos", dijo Gallego, añadiendo que puede ser una nueva consideración para muchos consultores políticos.

"Para que tengamos una coalición ganadora como demócratas tenemos que asegurarnos de acercarnos a esos latinos y de que acudan a votar, y tratarlos como un verdadero grupo electoral oscilante", dijo Gallego.

Pero como aproximadamente dos tercios de los latinos votan por los demócratas, otros dicen que el reto principal para los candidatos demócratas es conseguir que esas comunidades salgan a votar, no convencerlos de por quién votar.

"La clave es la participación", dijo Sáenz, de MALDEF. "Aquí es donde los demócratas están, en mi opinión, cometiendo un gran error. Están corriendo un riesgo muy serio de desinterés en la comunidad latina".

Valenzuela fue una de los varios candidatos y estrategas que hicieron saltar las alarmas sobre el acercamiento del Partido Demócrata con los votantes latinos tras las elecciones de 2020.

Durante sus primarias, los caucus hispano, afroamericano, asiático y progresista de la Cámara de Representantes instaron al DCCC a ofrecer a Valenzuela un apoyo temprano, pero el DCCC declaró que tenía una política en contra de intervenir en las primarias.

Valenzuela finalmente recibió un codiciado lugar en el programa Red-to-Blue del DCCC que canaliza la atención y los recursos a las contiendas de alta prioridad, pero junto con él vino la presión para hablar de Trump y el control del lenguaje que utilizó en Twitter.

"Tuve la sensación de que, aunque había mucha más diversidad en las campañas, realmente no se escuchaba tanto", dijo.

Funcionarios y organizadores del partido coinciden en que tienen que hacer un mejor trabajo escuchando a los votantes latinos.

"Lo que sigo escuchando es que la gente no se siente escuchada", dijo Kristy Noble, la presidenta del Partido Demócrata del Condado Dallas, que abarca partes del 24º Distrito y del vecino 32º Distrito, otro potencial campo de batalla de 2022. "Se sienten olvidados por el Partido Demócrata".

Después de ser elegida para liderar el partido del condado en junio, Noble organizó una serie de giras con el propósito de escuchar a varios grupos, incluidos los latinos. Las fechas y los lugares estaban garabateados en una pizarra blanca en su oficina de Dallas mientras ella hablaba.

"Cada una de estas comunidades con las que hemos hablado al querer establecer esto dijo que esto no había sucedido antes", dijo.

El Texas Organizing Project es uno de un puñado de grupos, en su mayoría progresistas, que han estado trabajando durante años para movilizar a los votantes latinos y afroamericanos en el área de Dallas.

La subdirectora Brianna Brown declaró que los estudios del grupo sobre los votantes latinos han descubierto que se sienten desconectados del proceso político, en parte porque los partidos políticos rara vez se ponen en contacto con ellos hasta el periodo previo a las elecciones. Para combatir esto, dijo que el grupo trabaja para identificar a los votantes influenciables a lo largo del ciclo y ponerse en contacto con ellos una y otra vez, preguntándoles qué les preocupa. Esta es una mejor manera de atraerlos al proceso político que presentarse en su puerta una vez y tratar de convencerlos de que apoyen a un candidato en particular.

"Texas es un estado que no vota, no es tanto que sea un estado rojo", señaló.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.