A medida que aumentan los temores bursátiles, no hay lugar para esconderse del mercado a la baja

·2  min de lectura
wildpixel/Getty Images/iStockphoto

A Wall Street le encantan las siglas y los apodos.

Con las tasas de interés bajas, la Reserva Federal y el gobierno federal inyectando billones de dólares a la economía, el mercado laboral recuperado de su caída libre inducida por la pandemia pero de corta duración. TINA rigió en los mercados de inversión. TINA significa no hay alternativa).

En los mercados de capital durante el COVID-19, eso significó acciones. Los precios de los bonos ya eran altos, el sector inmobiliario estaba al rojo vivo y con mucho dinero en busca de dónde ir, el mercado de valores fue el beneficiario del intercambio TINA. No había otro lugar para los inversionistas a largo plazo.

Hasta que TINA tropezó y ahora no hay lugar para que los inversionistas se escondan. No hay alternativa al miedo que se apodera de los mercados de inversión.

Los índices bursátiles están en mercados bajistas. Es el peor año para los bonos estadounidenses en unos 30 años. La inflación está alcanzando un máximo generacional que erosiona el valor del efectivo. No hay alternativa para capear este perverso entorno.

La próxima semana, el indicador de inflación preferido por el banco central acaparará mucha atención. Se espera que el índice de precios de gastos de consumo personal retroceda tras su alza de meses. Será una señal esperanzadora, pero vacilante, de que las presiones inflacionistas pueden estar cediendo. Esto no hará que la Reserva Federal abandone su intención de combatir la inflación mediante el aumento de las tasas de interés a corto plazo.

La inflación no es lo que preocupa a los mercados. Es la estanflación, la potente combinación de una alta inflación y una economía débil. Ese miedo ha echo salir a los pesimistas, y ese miedo no amaina.

Cuando no había otro lugar para el capital de inversión que el mercado de valores mientras los esfuerzos de estímulo inyectaban dinero en la economía, ahora no hay lugar para esconder el capital de inversión mientras se trabaja para drenar ese estímulo de la economía.

Tom Hudson presenta “The Sunshine Economy” en WLRN-FM, donde es vicepresidente de noticias. Twitter: @HudsonsView

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.